El Círculo

Título Original: Circle.
Género(s): Ciencia Ficción, Drama, Thriller.
Director: Aaron Hann y Mario Miscione.
Emisión: 2015.
Duración: 102 minutos.
Extras:

Después de El Hoyo estaba deseoso de ver otra película tipo experimento social o alguna película de Ciencia Ficción y Space Opera. Luego de varios minutos buscando en Netflix elegí por azar El Círculo, pues la breve sinopsis parecía promete lo que se figuraba como un experimento social con mucha carga moral, ética y psicológica. Honestamente no esperaba nada bueno, pero ese 90% que según la plataforma de streaming establecía como recomendación para mí fue cierto y el filme superó por mucho mis expectativas.

La historia inicia cuando un grupo de 50 personas despiertan en una extraña habitación, parados en círculos rojos y formando un círculo concéntrico. Frente a ellos unos triángulos en el suelo apuntan a cada persona y en el centro de la habitación hay una especie de orbe. Las personas entran en pánico al no saber cómo llegaron allí ni por qué, pero rápidamente descubre que si tocan a alguien o se salen del círculo son asesinados por un rayo proveniente de aquel orbe.

Luego de algunos asesinatos, algunos integrantes descubren que los triángulos señalan a las personas y ellos pueden elegir a uno de los otros, quien reciba más votos morirá. Sabiendo que la decisión de quién vive y quien muere está en ellos, pronto inician las discusiones sobre por quién deberían votar. Los primeros en sufrir las consecuencias son los más viejos, pero después de algunos turnos cada persona intenta dar su postura del porque debería vivir, aunque todos están de acuerdo que la mujer embarazada y la niña que conforman el grupo deberían vivir.

Con forme los turno avanzan más gente va muriendo, algunos por mala suerte y otros por un voto deliberado de sus compañeros quienes consideraron que sus acciones o pasado les hacía valer menos. Al final, el extraño experimento fungía como una suerte de juego, de reallity show al estilo El Rival Más Débil. Así que nada te garantizaba tu supervivencia, sólo tu inteligencia y la forma en que lograras manipular al resto para que no votaran por ti.

Sólo podía haber un ganador, aquel que sobreviviera al final, pero elegir quien debería serlo desata una enorme polémica ética y moral sobre las razones para votar o no por alguien. Al parecer dicho experimento es resultado de una abducción alienígena, pero nada es certero, lo único que los participantes saben es que si en los próximos dos minutos nadie recibe más votos que ellos, morirán.

El hecho de tener en tus manos la vida de otras personas y los argumentos que puedes dar para que alguien más muera es un experimento social muy interesante y refleja poco a poco la naturaleza de todos los participantes, aquellos que quieren vivir a toda costa, quienes prefieren sacrificarse en lugar de matar a alguien o quienes por la lógica de lo que es socialmente correcto eligen a la niña o a la embarazada para vivir.

No tardan en aparecer los líderes morales dentro del grupo o aquellos que apelan a la inteligencia y la razón para tomar las decisiones, pero también están los manipuladores que usan los prejuicios sexuales, sociales, raciales, étnicos, económicos, religiosos, familiares o emocionales para tratar de convencer a otros que hay persona que valen más que otras y por ende merecen vivir más. Al final, todo es una lucha por sobrevivir o morir haciendo lo correcto.

La historia me recordó dos animes muy buenos, el experimento social que simula un juego y la parte de los extraterrestres me recordó a Gantz y la ambigüedad moral sobre el vivir o morir a costa de otros inevitablemente me remitió a Bokurano, uno de mis animes favoritos de todos los tiempos, que también se asemeja en la diversidad de personajes, la cual es buena y lo suficientemente diversa como para lograr una gama de personalidades y situaciones interesante, pues tenemos desde el inmigrante mexicano ilegal, hasta el pandillero, el joven universitario, el hombre de negocios, el rico, el discapacitado, la lesbiana, el militar, entre muchos otros, y eso le da un juego muy agradable y permite ir rotando el protagonismo entre los diferentes personajes con forme otros van muriendo.

Una cosa que se debe destacar muchísimo es el hecho de que toda la película transcurre por completo dentro de ese cuarto, los actores ni siquiera se mueven salvo cuando mueren y sus cuerpos son arrastrados fuera de la habitación, aun así logran transmitir la personalidad que su personajes les exige y te permiten amarlos u odiarlos en cuestión de minutos. Y eso da pie a un peculiar fenómeno, pues como espectadores seguramente decidiríamos votar por alguno de ellos si fuéramos parte de ese experimento tan sólo por su forma de pensar o la manera de dirigirse hacia los otros.

En lo personal me encantó la película, no es un tema original pues esa cuestión moral de cómo poder decidir quién vive y quién muere cuando nuestra propia supervivencia está en riesgo ya se ha abordado otra veces en el cine, aunque sin duda es un tema del que podemos hablar largo y tendido y espero hacerlo en algún momento en el futuro, pues aunque no lo creamos nuestras decisiones cotidianas pueden llegar a afectan a otros a ese nivel.

Un perfecto ejemplo de lo que acabo de decir que la crisis sanitaria que estamos viviendo. Para cuando esto se publique, seguramente ya estaremos en la fase 3 de la cuarenta por la pandemia de Covid-19, y si las medidas de contención fracasan no podremos pasar toda la vida encerrados en casa, pues la economía colapsaría provocando un caos mayor, obligando a los gobierno a optar por la “inmunidad de manada” y esperar que vivan los que logre reponerse a la enfermedad, aunque eso implique condenar a las personas que están dentro de los grupos de riesgo a una muerte casi segura. Sin ir más lejos, para el momento en que escribo esto (27 de marzo) en países como Italia o España la atención médica ya sólo se está brindando a las personas con mayor probabilidad de sobrevivir, pues sus sistemas de salud están colapsados.

Sin duda el tema de la vida y la muerte como una decisión personal es muy interesante y si bien ésta película no es la más grandiosa obra de la cinematografía, supera por mucha las expectativas que uno podría tener de ella, pues logra hacer que te cuestiones sobre cómo decidirías tú y que tan egoísta o heroico podría llegar a ser. Además de que el hecho de que toda la película transcurra por completo en un espacio cerrado y aun así logre generarte esa emoción, sin grandes efecto ni música de fondo (aunque con una muy buena ambientación sonora), tan sólo con las actuaciones y la propia complejidad del tema es algo para albar. Una película que obviamente recomiendo sobre todo sin son fans de género.

Lost Boy

Título Original: Lost Boy.
Género(s): Ciencia Ficción / Cyberpunk.
Director: Mischa Rozema y Jules Tervoor.
Emisión: 2016.
Duración: 9:00 minutos.
Extras:

Siguiendo con la misma casa productora de nuestra reseña anterior, encontré otro interesante cortometraje que llamó mi atención, Lost Boy. Si bien parece a que estos chicos les gusta hacer esos corto-conceptos en los que la historia no está bien definida, no hay diálogos y se apela a que el espectador construya todo a partir de los escenarios y la ambientación musical, debo admitir que hubo algo que me gustó muchos de este trabajo y fue su vestuario.

En Sundays lo que me gustó fueron los escenarios, aquí me encantó el diseño de vestuario, y no porque sea algo original, sino porque retoma el tradicional estilo madmaxiano totalmente punk y lo ambiente en lo que parece ser un futuro postapocalíptico, pero lo combina con bodyware y cyberware para crear personales que bien podrían ser la evolución tecnológica que los famosos salvajes de la carretera. Los escenarios decadentes me gustaron, me recordaron a Terminator pero sin duda ver esas extremidades biónicas en ropajes punk me fascinó. El tipo de historia que hacen estos chicos así tan conceptual no termina de gustarme, pero al menos por ver la estética y parafernalia con la que van ataviados los personajes creo que vale la pena, fuera de eso no tengo muchos más que decir.

Golden Time

Título Original: ゴールデンタイム (Gôruden Taimu).
Género(s): Drama.
Director: Takuya Inaba
Estudio: Robot Communications Inc.
Emisión: 2014.
Duración: 21 minutos.
Extras:

Golden Time hace referencia al horario estelar en la televisión japonesa, y ya que la historia trata  sobre un viejo televisor que es desechado, el nombre no podría haberle quedado mejor. A primera vista el corto nos muestra un estilo retro, algo artesanal que me recordó inmediatamente el bellísimo anime de Tsumiki no ie, que resulta ser de la misma casa productora, y que luce un poco como una peculiar animación europea.

El estilo es diferente y eso de la un aire de frescura y originalidad, además de que enfatiza la belleza de la historia. Los diseños tanto de los personajes como de los escenarios son muy bonitos y van perfecto con la temática nostálgica del corto. Además, la banda sonora es igualmente buena, ya que tanto lo música como los sonidos ambientales son perfectos, sobre todo estos últimos.

La historia gira en torno a un viejo televisor de 1964 y parece tomar lugar en el Japón de los años ochenta. El viejo televisor es de esos antiguos muebles grandes y pesados de madera, que maravillaran a la audiencia a mediados del siglo pasado pero que fueron desechados debido a la modernidad. El televisor es dejado en un depósito de chatarra donde reciclan metal, allí conocer a otros objetos, un muñeco de cuerda, un ventilador, una cubeta y una pequeña silla, que se han hecho amigos y se ayudan para mantenerse vivos en aquel lugar que los tiene destinados al olvido. Al parecer algunos de ellos han sido desechados por descomposturas y otros simplemente sustituidos por algo más moderno a pesar de que aún funcionan.

Nuestro televisor se reúsa en un principio a aceptar su situación y trata de escapar pero sin lograrlo. Como aún funciona trata de demostrar que puede usarse, pero eso le sale mal y únicamente logra que le quiten sus piezas útiles. Mutilado y sin esperanza deciden acabar con su vida, pero sus nuevos compañeros tratan de impedirlo. Al final, el mueble es reutilizado por un joven trabajador del depósito, dándole una segunda vida aunque muy diferente de la anterior.

Los objetos antropomorfizados con memoria y, digamos, alma suelen vivir interesantes historia algo melancólicas, pues en ellos permanece el recuerdo de tiempos pasados que fueron mejores, cuando eran la novedad y todos los querían. Nuestro televisor solía reunir a la familia y ser un objeto importante, pero ahora es sólo un viejo mueble sin futuro. Esa memoria en los objetos no es otra cosa que una alusión a nuestros propios recuerdos, a las aventuras y vivencias, buenas y malas, que hemos pasado en compañía de algunas de nuestras cosas. Cuando las cosas adquieren eso que llamamos valor emocional es justo porque forman parte de los recuerdos de nuestro pasado, y eso es justamente lo nostálgico en este corto.

Otra razón que lo hace un poco triste es la inevitable referencia a los ancianos, pues así como un televisor viejo es remplazado por las vistosas novedades de lo nuevo, las personas mayores pueden sentirse relegadas por las nuevas generaciones y, si bien ya no son tan ágiles, fuertes ni rápidas como en antaño, eso no significa que debamos hacerlas aún lado. Mantenerse activo es una forma de seguir vivo, pues nos da un propósito y eso es algo muy particular que sucede en Japón, país con uno de los índices de longevidad más altos.

El corto es muy bonito, tiene un estilo distinto que considero es necesario que todos aquellos que consumen anime sepan apreciar, pues de lo contrario quedaremos limitados a un anime genérico donde los diseños son reciclados y vemos personajes que se parece a los mismo animes de hace veinte años. La historia es igualmente buena, pues te deja un emotivo mensaje sobre el valor de las cosas y te permite reflexionar sobre la vejes de una forma indirecta. Además, el hecho de que no tenga diálogos permite que cada espectador viva una experiencia distinta y personal.

Una gran recomendación para aquellos que gustan de consumir historias diferentes en el anime y que saben apreciar el trabajo artesanal que implica hacer, contar y animar una buena historia. Sin duda uno de esos pequeños cortometrajes que a pesar de no ser tan conocidos tienen mucho valor y nunca será un desperdicio darse el tiempo para verlos.

El sueño de las crónicas marcianas

Esta entrada es un tanto peculiar, pues se trata de contarles mi experiencia mientras leía Crónicas Marcianas de Ray Bradbury, pero no al leer como tal, sino por un curioso y agradable efecto secundario que me sucedió durante las noches, así que permítanme contextualizarlos.

Llevaba yo varios días trabajando en mis programas para las clases que imparto en la licenciatura y en mis ratos libres veía largos maratones de Juego de Tronos, pues decidí ver toda la ser de nuevo. Con todas esas horas frente a la pantalla mis ojos empezaron a padecer el síndrome del ojo seco, mi vista estaba cansada y sentía dolor, sobre todo cuando veía el celular por las noches.

Además del problema ocular, mi horario de sueño se alteró debido a que como no he tenido que levantarme temprano desde mediados de diciembre (es mediados de enero cuando escribo esto), me la paso viendo videos en la noche y el resplandor de la pantalla parece que afectó mi ritmo normal del sueño, así que terminaba durmiéndome como a las 2 am y despertando a eso de las 9. Algo normal para muchos pero yo estoy más acostumbrado a dormir a las 12 y despertar a las 7. Tratando de descansar mis ojos y recuperar mi horario, decidí seguir dos de las recomendaciones para dormir mejor que suelen verse en internet, leer y no exponerme a una pantalla antes de dormir.

Leer impediría que me expusiera a una pantalla, y sin el brillo constante por las noches, mis ojos rápidamente empezaron a mejorar. Para leer tomé uno de los libros sin abrir que tenía en uno de mis libreros (tengo tanto libros como películas sin abrir que he comprado incluso hace 10 años). El libro elegido, debido a ese gustillo adquirido en los últimos meses del 2019 por los viajes espaciales, fue Crónicas Marcianas. Lo empecé a leer y me gustó, no al grado de fascinarme (al menos no en los primeros capítulos) pero si como para leerlo todo, unos cuanto capítulos por las noches.

Y sí, empecé a dormir mejor. Pero eso no fue lo más importante, sino que empecé a soñar todas las noches, sueños muy vividos, aterradores al principio pues en uno se me caían los dientes, en otro tenían que operarme el cerebro y en otro había una araña gigante en el techo de la extraña casa en donde estaba. Mis sueño siempre han sido sumamente raros (he soñado varias veces con apocalipsis zombis y en una ocasión sí me comían, hasta sentí las mordidas en mis sueño), afortunadamente estos sueños no llegaron a ser pesadillas y fueron un tanto consientes, por lo que vivía dos o tres historias distintas dentro de uno mismo.

La noche de ayer (para el momento que escribo esto) tuve el mejor sueño de todos, de hecho es uno de los más hermosos sueños que he tenido. No recuerdo muy bien cómo empezó, pero en algún momento llegaba a Marte con un grupo de personas y terminaba haciendo buceo en una especie de laguna un poco parecida a un cenote. Yo no sé bucear aunque sí nadar, pero al final terminaba haciendo algo como espeleología en un hermoso y maravilloso lugar donde bajo las aguas había toda clase de criaturas y plantas fantásticas, de unos colores fosforescentes muy vívidos, azules y verdes neón que destacaban entre las oscuras profundidades de aquel cuerpo de Hoyagua. Lo más parecido que puedo ponerles como ejemplo son las plantas y animales de la película Avatar.

La verdad fue una vista hermosa la que se tenía desde allí abajo, a pesar de que muchas de las plantas y animales que allí merodeaban parecían altamente mortales, pero esa adrenalina de nadar-volar —porque también se sentía como si estuviera flotando en al aire— y tener que esquivar todos los obstáculos era emocionante. Cuando desperté sólo quería volver a dormir para seguir soñando. Honestamente espero que ese sueño haya sido influido por todo lo que he estado leyendo, si es así creo que seguiré leyendo por las noches. (Para el momento en que programo esto, principios de marzo, no he vuelto a leer, pero espero reiniciar pronto con otro libro de Ciencia Ficción).

2019

Se terminó, otro año más escribiendo en el blog (para el momento que escribo esto es 17 de noviembre, pero ya están listas las entradas del resto del año así que la próxima serie o película que vea será la primera reseña del 2020). Este año pude mantener la periodicidad de una entrada cada cinco días, algo que no es fácil pero que, pese a la frustración de tener que ver cosas para reseñas, he podido disfrutar bastante.

Si bien este año actualicé el blog sin falta, también lo dejé un poco abandonado, pues las cuestiones laborales me distrajeron mucho de poner atención a lo que pasaba en el blog, dejando el mes programado por adelantado y sólo regresando cuando las entradas se estaban por acabar. Antes revisaba las estadísticas todo los día, hoy lo hago un par de veces al mes, me emociona cuando superamos las cifras del mes anterior y ya no me pesa tanto cuando no lo hacemos.

En un mundo virtual donde lo inmediato y pre digerido es lo más popular, los blogs que usamos la palabra escrita no tenemos muchas oportunidades. No obstante, hace tiempo que dejé de escribir para ustedes queridos lectores, ahora sólo escribo para mí, para que mi yo del futuro pueda leer a mi yo del pasado y recordar, a partir del contenido audiovisual que consumía y la forma en cómo lo interpretaba, cómo era yo antes.

A pesar de todo, les agradezco a los fieles lectores que nos leen constantemente, gracias por sus comentarios, espero nos sigan leyendo el próximo año y les sigan interesando las cosas que publicamos aquí. Por cierto que este año todas las entradas fueron escritas por mí, a ver si a Vossk se le antoja aportar algo el próximo año. Sobre el Podcast y los demás videos no sé cuándo regresaran, entre que Fany, Vossk y yo no coincidimos en tiempos ni temas de los que hablar, ya pasó todo el año y no grabamos nada, además de que yo personalmente no me he sentido muy motivado de retomar ese proyecto, pero ya veremos qué pasa el próximo año.

De momento les dejo un resumen de las reseñas y ensayos que se publicaron este año (en negritas mi favorita de cada mes):

Enero: ReLIFE ovas, Boku no Hero Academia, Crossing Time, Patrullera Espacial Luluco, Amanchu!

Febrero: Pitch Black, Yo Robot, Brazil, Shiki Oriori.

Marzo: GTO, Luces en el Cielo, Extinción, Extinción y el dilema moral de los sintéticos, Bohemia Rhapsody, El Cubo.

Abril: El niño y la bestia, Final Space, Megalo Box, Super 8.

Mayo: Obras de las que no planeaba escribir, The Matrix y el autobús, Top 5 de anime, The Rain, El Viaje a Agartha, Bird Box.

Junio: Mis sagas cinematográficas favoritas, El Rey de los Monstruos, A Place Further than Universe, Godzilla: Ciudad al filo de la batalla, 7:19, Epidemia.

Julio: La Tierra Errante, Godzilla: el devorador de planetas, Evangelion por Netflix (parte 1), Virus, Los Cazafantasmas, Evangelion por Netflix (parte 2).

Agosto: Tornado, Evangelion por Netflix (parte 3), Keijo!!!!!!!!, Escuela de Rock, Voraz, Evangelion por Netflix (parte 4).

Septiembre: La delgada línea amarilla, El Quinto Elemento, El Día de los Trífidos, Evangelion por Netflix (parte 5), Aho-Girl!, Evangelion por Netflix (parte 6).

Octubre: AggRetsuko Temporada 2, El Origen, Evangelion Death (true)2 por Netflix, My Hero Academia: Two Heroes, Suicide Squad, Gravedad, The Babadook.

Noviembre: El Incidente, Hermelinda Linda 2, Orange is the New Black, Akashic Records, Toradora!, The End of Evangelion por Netflix, Inferno Cop.

Diciembre: Sora no Otoshimono, Marte, 7 Seeds, Talentos Ocultos, El Tren Infinito (primeras impresiones), Un capítulo a la semana.

The Blogger Recognition Award 2

Pues como se me acabaron las entradas programadas es un buen momento para escribir esto y completar las entradas del mes, además de que así podré usar la reseña de la serie que terminé de ver hacer un par de días como la principal del mes de marzo (GTO). En fin, este post es otra de esas cadenas en las que se nominan otros blogs para darlos a conocer y escribir un poco del por qué los recomendamos.

A mí me nominó El Blog de Nocturna Nival, de quien ya había hablado en una entrada anterior. Su blog es sobre anime, cine, televisión y libros, en general hace reseñas y comentario de las obras que consume. Su contenido y estilo me gustan y la variedad de temas y formatos de los que escribe me parece que son su toque distintivo, así que los invito a darse una vuelta por su blog y leer su contenido.

Para esta entrada se supone que debemos seguir ciertas reglas: (1) escribir un post al respecto, (2) enlazar a quien nos nominó, (3) escribir sobre cómo comenzó nuestro blog, (4) dar consejos a los nuevos blogers y (5) nominar a 15 blogs de los que seamos seguidores.

No puedo cumplirlas todas, pero veamos que podemos hacer. Las primeras dos ya están logradas en los párrafos anteriores, de cómo comenzó en blog he hablado en numerosas ocasiones, tanto en el programa piloto del podcast (que esperemos regresa a finales de año) como en algunas entradas. Por lo anterior creo que podemos centrarnos en los concejos.

Escribe a pesar de todo

En un mundo digital en donde a las personas les gusta consumir lo que es fácil, lo ya digerido, lo inmediato, el formato escrito cada vez pierde más terreno en contra de lo audiovisual, podcast y videos son consumidos por millones, pero si lo que a ti te gusta es escribir, hazlo, sin importar nada.

Escribe para ti

No escribas tratando de agradar a los demás, nunca lograrán satisfacerlos a todos. Escribe para ti, escribe lo que te gustaría leer, escribe para tu yo del futuro. Cuando yo me remonto a mis antiguas entradas me traen bellos recuerdos. Escribe algo que tú vayas a disfrutar leer en cinco años.

Establece tiempos

Un factor para mantener una buena cantidad de visitas es la frecuencia de publicaciones, crea un calendario o establece fechas, yo publico cada 5 días. En ocasiones no tendrás nada de contenido, pero fuérzate a escribir algo, eso te hará constante.

No tengas prisa por publicarlo todo, programa

Si pudiste escribir 6 entradas no las publiques todas el mismo día, ni la misma semana, prográmalas y tendrá un mes completo de entradas cada 5 días. Serás constante y tendrás un mes para seguir avanzando y acumulando más contenido. Un blog que nunca deja de publicar es un blog leído.

Estás escribiendo un blog, no una tesis

Usa un lenguaje simple, no escribas párrafos infinitos ni entradas sumamente largas, apóyate de imágenes y aprovecha cada oportunidad para enlazar tus estradas antiguas.

Disfruta sin importar la cantidad de visitas

Si bien la cantidad de visitas en cualquier sitio de internet es importante, pues nos retroalimenta y motiva, que tu cantidad de visitas baje y no sea de miles al día no es motivo para dejar de escribir. Si tu blog no es para un negocio entonces escribe como un disfrute, un pasatiempo, no por la obligación de generar cierta cantidad de números al mes.

No puedo nominar 15 blogs para que hagan esto, casi no consumo otros blogs, a lo mucho leo el blog de quien me nominó y un par más, pero prácticamente no soy un gran consumidor de blogs. Paradójico, lo sé. No obstante nomino a los siguientes:

2018

Con este año cumplimos ocho años en WordPress y once blogueando desde mis primeros inicios. Sin duda uno de los mejores años hasta ahora, pude mantener un ritmo constante al publicar cada cinco días y es el año con más visitas desde 2012. El podcast fue el que sufrió más abandono, pero espero que podamos regresar para el próximo año con toda la temporada ya grabada o al menos parte de ella, pues se vienen buenos estrenos de los que ansío poder hablar, así como la conclusión de series de las que he querido escribir aquí desde hace mucho.

Haré unos pequeños cambios en lo que respecta al blog el próximo año, no muy radicales pero con la tendencia a centralizar el contenido en este espacio, veremos que tal resulta. Este año también pude ver más anime que en otros años y a pesar de que por mucho tiempo no tuve ganas de ver nada, logré reponerme en los últimos meses.

Sin más demora quiero agradecer a todos por su apoyo, tanto a los viejos lectores que nos siguen desde hace años como a los nuevos, muchísimas gracias, espero verlos por aquí el año entrante. A mis queridos colaboradores Vossk y Fany ojalá y sigamos haciendo cosas juntos este 2019. Y a partir de ahora, sólo por llevar un registro personal, dejaré una lista con todas las obras animadas, series y películas que reseñé este 2018 en orden cronológico, así como aquellas que vi por primera vez pero que no he reseñado todavía.

  1. Memories (Katsuhiro Ôtomo, 1995)
  2. Tomorrowland (Brad Bird, 2015)
  3. Watchmen (Zack Snyder, 2009)
  4. Deadpool (Tim Miller, 2016)
  5. Otaku no video (Takeshi Mori, 1991)
  6. Godzilla: Planeta de Monstruos (Kôbun Shizuno, 2017)
  7. Mad Max: Fury Road (George Miller, 2015)
  8. Castlevania (Sam Deats, 2017)
  9. ReLIFE (Tomo Kosaka, 2016)
  10. Súper (James Gunn, 2010)
  11. Temple Grandin (Mick Jackson, 2010)
  12. The Cloverfield Paradox (Julius Onah, 2018)
  13. Trollhunter (André Øvredal, 2010)
  14. Grey’s Anatomy [volvía a ver la serie hasta la temporada 10]
  15. Naruto Shippuden [la terminé saltándome el relleno]
  16. Escape de Nueva York (John Carpenter, 1981)
  17. La Tortuga Roja (Michaël Dudok de Wit, 2016)
  18. Gladiador del Futuro (Norman Jewison, 1975)
  19. Annihilation (Alex Garland, 2018)
  20. Blame! (Hiroyuki Seshita)
  21. Pandora (Park Jung-woo, 2016)
  22. AggRetsuko (Rarecho, 2018)
  23. The Ricochet Splendid (2veinte, 2018)
  24. The Grand Budapest Hotel (Wes Anderson, 2014) [sin reseñar]
  25. The Great Gatsby (Baz Luhrmann,2013) [sin reseñar]
  26. Las Fantasías de Lila (Ziad Doueiri, 2004) [sin reseñar]
  27. El Vengador del Futuro (Paul Verhoeven, 1990)
  28. Mimic (Guillermo del Toro, 1997)
  29. Los Parecidos (Isaac Ezban, 2015)
  30. Paprika (Satoshi Kon, 2006)
  31. The Host (Bong Joon-ho, 2006)
  32. Black Sails (Jonathan E. Steinberg, 2014-2017)
  33. Asobi Asobase (Seiji Kishi, 2018)
  34. Interview with monster girls (Ryô Andô, 2017)
  35. ReLIFE ovas (Tomo Kosaka, 2018) [programada para 2019]
  36. My Hero Academia (Kenji Nagasaki, 2016) [programada para 2019]
  37. Crossing Time (Yoshio Suzuki, 2018) [programada para 2019]
  38. Patrullera Espacial Luluco (Hiroyuki Imaishi, 2016) [programada para 2019]
  39. Amanchu! (Junichi Sato, 2016) [programada para 2019]
  40. Berserk (Shin Itagaki, 2016) [no la terminé de ver]
  41. Pacific Rim Uprising (Steven S. DeKnight, 2018) [sin reseñar]
  42. Roma (Alfonso Cuarón, 2018) [sin reseñar]
  43. AggRetsuko especial de navidad [sin reseñar]
  44. Pitch Black (David Twohy, 2000) [programada para 2019]
  45. Yo Robot (Alex Proyas, 2004) [programada para 2019]
  46. Blade Runner 2049 (Denis Villeneuve, 2017) [sin reseñar]
  47. Brazil (Terry Gilliam, 1985) [programada para 2019]