Humanz

El 20 de junio de 2011 publiqué la que actualmente es la entrada con más visitan en todo el blog, me refiero a la entrada en donde hablo del grupo virtual Gorillaz y que a la fecha tiene más de 26,500 visitas, superando por más de 5 mil a la entrada que ostenta el segundo lugar. La entrada es básicamente un recorrido por la biografía del grupo, desde sus inicios hasta el álbum The Fall.

En ese momento yo no era gran fan del grupo, pero sí me gustaban varias de sus canciones. Con el paso de los años fui descubriendo más de sus sencillos y curiosamente el número de canciones que me gustaron se incrementó considerablemente. Con una cantidad ya considerable de canciones en mi lista de preferidas y con un interés sobre el trasfondo que dio origen al grupo, interés que surgió desde que escribí la reseña, llegué a la conclusión de que por fin podía considerarme fan del grupo.

Hace unas semanas Gorillaz regresó a los escenarios con el álbum Humanz. Pero lo interesante no es que una banda saque un nuevo disco luego de tantos años, sino la recepción por parte de los fans que hicieron que su sencillo Andromeda alcanzara millones de visitas en tan sólo unos días. Quizás los fans de Gorillaz no son tan evidentes, sobre todo porque es un grupo virtual,  pero han dejado en claro que son muy fieles y que decenas de miles, si no es que cientos de miles, esperaban con ansias el regreso de la enigmática banda virtual.

Para mi es impresionante ver como unos dibujos animados ha logrado ese nivel de fama, colaborando con cantantes y músicos de mucho renombre y prestigio de todo el mundo. Cuando decidí escribir sobre Gorillaz en el blog fue porque quería ampliar el universo de temas que se publicaban, quería hablar de todo lo que fuera animación. Y como Gorillaz es la banda animada más famosa del mundo pues era obvio que tenía que escribir de ellos. Nunca imaginé que esa sería la entrada más visitada del blog y que mantendría su posición durante seis años.

La entrada de Gorillaz además de ser la primera sobre algo que no era animación japonesa, fue la primera escrita de un formato que no era reseña y la primera en tener una extensión mucho mayor al resto de entradas publicadas en el blog hasta ese momento. Cuando concebí escribir sobre Gorillaz en un principio sólo planeaba reseñar el video musical de On Melancholy Hill, que era mi canción preferida en ese momento (actualmente creo que ya fue desplazada por Andromeda), pero me alegra haber elegido investigar sobre la historia, tanto la de los músicos que le dan vida al grupo como la propia historia ficticia.

Este año el blog cumple 10 años de existir y creo que rememorar la entrada más exitosa (si la medimos en la cantidad que visitas que tiene) es una grandiosa forma de festejar los logros y el alcance que Café Anime Lair ha tenido en esta primera década de vida. La cantidad de visitas que ha acumulado la entrada sobre Gorillaz equivale al 6.5% del total de visitas recibidas por el blog. 65 entradas tiene más de mil visitas, sólo 4 tienen más de 10 mil, sólo dos más de 20 mil y sólo una más de 25 mil. Los dejo con la que se está convirtiendo en la canción favorita de quienes escuchamos a este inigualable grupo; por cierto que el video en 360° de Saturnz Barz es maravilloso.

Los hijos de los 80 y las caricaturas para milennials

rick-y-morty

Hace algunos días YouTube me recomendó videos de Rick y Morty, serie de la que ya había oído hablar y de hecho me habían recomendado insistentemente. Vi un capítulo random a falta de otra cosa y quede inmediatamente fascinado con esa serie. El primer pensamiento que tuve fue que se trataba del hijo que tendrían Dr. Who y Hora de Aventura, del primero heredaría los viajes espaciales y del segundo la disparata realidad de los mundos y dimensiones que los personajes visitan.

Únicamente he visto el capítulo 7 de la primera temporada, que fue aquel cuyo thumbnail me sedujo más, pero sin duda me daré el tiempo de ver la serie completa, sobre todo porque el formato de Dr. Who en una serie animada completamente irreverente y loca como ésta simplemente me fascina.

maxresdefault-1

No puedo decir mucho salvo mis primeras impresiones, pero creo que Hora de Aventura fue el parteaguas de esta década para abrirle paso a otras series animadas diseñadas para un público infantil pero cuyo complejo trasfondo e interesante historia empezaron a atraer a los jóvenes adultos.

Entre las series más recientes que cumplen con estos criterios tenemos, además de las ya mencionadas, a Steven Universe y Gravity Falls. De la primera he visto igualmente sólo un capítulo y me pareció interesante aunque no me atrapó de forma inmediata, aunque eso sí, las crítica que he leído me decidieron por darle una oportunidad. De Gravity Falls ya voy en la segunda temporada y me gusta mucho, y así como Rick y Morty beben del formato de Dr. Who (al menos en el capítulo que vi pero creo que es así en toda la serie), Gravity Falls se inspira de The X Files. Sin duda series interesante que han logrado ganarse un lugar en el gusto de los jóvenes adultos.

steven-universe

Lo anterior deja al descubierto un extraño fenómeno que en esta ocasión tocaremos muy brevemente. Los Milennials, generación a la que pertenezco, nos hemos convertido en la primera generación que abiertamente se negó a dejar de ver caricaturas al crecer. El hecho de que jóvenes adultos que estamos en nuestros 20 podamos disfrutar de series en apariencia creadas para adolescentes se lo debemos a la Generación X, pues ellos fueron los primeros en optar por ese estilo de vida “friki” que se aferró a cosas que las generaciones anteriores consideraban como sólo para niños.

Los hijos de los años ochenta nos regalaron la posibilidad de que para cuando nosotros estemos adentrados en los 30 el “chavorruquear” ya no sea mal visto, y además nos regalaron las series anteriores, pues todos sus creadores nacieron en esa década. A ellos todavía les tocó ser criticados por ser nerds, frikis, geeks y demás adjetivos, pero para mi generación ya es más normal. Quizás para esos pequeños nativos digitales llamados Generación Z los 30 sean los nuevos 20.

Shin Gojira y el enemigo común

trump-1

Este no es uno de esos típicos ensayo en los que hablo sobre cosas frikis de Ciencia Ficción, este es uno de esos muy contados ensayos en lo que casualmente tomo como pretexto a la Ciencia Ficción para terminar hablando de política. Si a pesar de la advertencia se animan a seguir leyendo espero también se animen a comentar.

En el más reciente filme japonés sobre Godzilla vemos cómo una amenaza de escala global obliga al mundo a unirse para encontrar una forma conjunta de combatirlo. El mundo hace mucho que necesita un enemigo en común para olvidar todas sus diferencias y caminar juntos hacia un futuro de beneficio mutuo y quizás en cincuenta años agradezcamos a Donald Trump por ser ese enemigo en común.

trump-1

Estoy seguro de que están al tanto de todas esas muestras de odio irracional que cierta fracción del pueblo estadounidense ha estado expresando en las últimas semanas y sobre todo en los últimos días desde que Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos. Independientemente de si la decisión de elegirlo fue correcta o no debemos aceptar que por muy agresivas que sean, Trump está cumpliendo las promesas de campaña con las que ganó el voto de sus simpatizantes, cosa totalmente opuesta a lo que pasa en nuestro país.

Por otro lado, a la parte del racismo, la xenofobia, el cierre de fronteras y el mentado muro, también ha habido muestras de apoyo a los latinos, árabes y demás minorías que se verán afectadas por las futuras acciones de Trump. Y dichas muestras no sólo provienen de gobiernos estadounidenses como el de California o de ciudadanos que nunca simpatizaron con su ahora presidente, sino de otros países que se verán igualmente afectados por ese incierto destino que nos espera a todos.

trump-2

Tanto en el mundo árabe, como en China, Japón y México, el enemigo común ha adquirido un nuevo nombre. Y es obvio que muchos países marcharan en su contra por la repercusión económica que les podrían acarrear sus acciones y no tanto por considerarlo un peligro en otra índole, otros quizás sí le crean capaz de desatar la tercera guerra mundial. Honestamente no tengo idea de que tan mal puedan ir las cosas, lo que sí sé es que mientras peor se pongan más unión habrá entre las víctimas, aún si sólo lo hace por seguir la fórmula de: “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

Y ese es justo el problema. Si la Ciencia Ficción nos ha enseñado algo, y nos ha enseñado muchas cosas, es que la humanidad carece de la capacidad de cambiar hasta que no está al borde de la destrucción. Espero que no debamos llegar a tanto, pero de hecho creo que la unión en contra de Trump podría cambiar la mentalidad y la forma en que se hacen muchas cosas aún si están basadas en un miedo infundado (esperamos que sea infundado). Así como pasó en Watchmen (2009), el mundo podría alcanzar un nuevo nivel de unión si tienen un enemigo en común, incluso si las temidas acciones del enemigo termina por ser mentira, que esperemos así sea y las cosas no terminen como en la película Sleep Dealer (2008).

Si le interesa analizar más a fondo la Ciencia Ficción y su relación con los fenómenos sociales, pueden asistir a este curso: http://revistaiconica.com/seminario-analisis-politica-economia-ciencia-ficcion/

Vi anime original y me emocioné

20160820_123945

El sábado pasado fui a Mixup a comprar unos audífonos para escuchar el podcast, porque sí, cuando termino de editarlo primero lo escucho completo desde Audacity con los Headset, después lo paso al celular (anteriormente al iPod pero ya se me descompuso) para escucharlo nuevamente, primero con los Headset y posteriormente con unos audífonos convencionales. La razón de hacer esto es porque el audio cambia un poco cuando se escucha con uno u otro dispositivo y porque también a veces hay variaciones de volumen y calidad antes y después del renderizado.

Pero en fin, regresando a lo que quería contarles, fui a esta tienda (no me están patrocinando) y compre unos audífonos azules idénticos a los que tenía y que perdí hace un par de semanas, luego caminé entre los estantes de películas buscando la tercera temporada de Game of Thrones. Llevaba dinero suficiente para comprar ambas cosas sin problemas, ahorros que había hecho de mi quincena anterior (aunque a mí me pagan cada mes), así que me puse a buscarla. Para mi fortuna, tardé un tiempo en encontrarla y en ese inter descubrí que allí venden anime original.

20160820_124049

En muchas tiendas de películas originales es posible encontrar anime y series populares (Dragon Ball, Los Caballeros de Zodiaco, películas de Ghibli), pero la mayoría tienen la misma selección y no cuentan con esas joyas que uno anhelaría ver en los estantes y, por qué no, comprar, pese a que ya las hayamos visto o las tengamos pirata. Sin embargo, hoy fue un caso diferente, además de los clásicos de Miyazaki o algunas que otra obra de Mamoru Hosoda (Tokikake, Summer Wars, Los niños Lobo) pude ver grandes clásicos de los viejos tiempos, como Paprika, del grandioso Satoshi Kon, Aplassed Ex Machina, Ghost in the Shell, alguna de las Óperas Espaciales de Leiji Matsumoto y las tres películas que hasta ahora integran Rebuild of Evangelion, entre otros clásicos animados que no vienen de Japón, como la formidable oda a la ciencia ficción pulp europea, Heavy Metal.

Después de unos minutos mirando embelesado aquella fabulosa selección y abriendo discretamente mi cartera para hacer cuentas y ver cuántas de ellas podría comprar, decidí que quizás lo más raro y difícil de conseguir sería Heavy Metal, sobre todo porque estaba en Blue Ray, así que la tomé y di una última vuelta por el lugar antes de regresar para llevarme las tres películas de Evangelion. Lamentable o afortunadamente me topé con la tercera temporada de Game of Thrones rebaja de su precio original, así que después de dudar unos segundos decidí comprar la serie y dejar al resto de animes originales para otra ocasión, una en la que tenga más dinero. Aunque si hubiera visto 5 cm por Segundo de Makoto Shinkai estoy seguro que no estaría viendo a Tyron Lanister fornicar con cinco prostitutas en este momento (a quien engaño, estoy escribiendo esto el mismo sábado y aún no he abierto el dvd, pero no dudo que pueda haber una escena así).

20160820_211702

Game of Thrones. Primera temporada vs libro

 

Juego de Tronos 1

Por ahí del 2010 me enteré, gracias al podcast de La Biblioteca de Trantor, de la existencia de una saga de Fantasía Épica a la altura de la famosa obra de Tolkien. Felix, locutor del podcast, hablaba de Canción de Hielo y Fuego, escrita por George R. R. Martín. Entre las cosas que mencionaba de ella estaba el rumor de que sería adaptada a la televisión por parte de HBO, al poco tiempo se estrenó Juego de Tronos, que rápidamente ganó adeptos entre el público. Yo tomé la decisión de no ver la serie antes de leer los libros, pues no quería que mi imaginación se viera determinada por la fisonomía de los actores que le darían vida a cada personaje, como me había pasado con Los Juegos del Hambre.

Pasaron los años y fue hasta este mes que me animé por fin a ver la primera temporada, a pesar de que sólo he leído el primer libro. Me rehusaba a hacerlo por no querer contaminar la imagen que yo mismo me había generado de los personajes, pero los constantes e inevitables spoilers me hicieron decidir verla, eso y el hecho de que no tengo dinero como para comprar los robustos libros que integran la saga literaria.

Juego de Tronos 3

La calidad narrativa de Martin me atrapó y en menos de un mes leí las casi 800 páginas que integran el primer libro. La descripción de algunos eventos resulta tan poética que te sumerge en la atmósfera, así esté relatando eventos tan insignificantes como cuando Bran escala por los techos y paredes del palacio o acciones más fuertes como cuando Daenerys y Khal Drogo intiman por primera vez. La mencion de los detalles es muy rica y en eso se queda muy, pero muy, corta la serie de televisión. Sabemos que el énfasis que los escritores ponen para describir escenarios lo hacen con la intención de ponernos en contexto, el problema es que la impresión que te deja como espectador ver los mismos elementos como meros fondos en el escenario es insignificante si la comparamos con lo que te hace sentir el imaginarlos.

El problema que tiene la novela, al menos al principio, es que la cantidad de personajes, lugares y situaciones son abrumadoras, al principio no entiendes qué es lo que pasa, quién es quién y en dónde están, mucho menos el porqué. En eso sí es mucho mejor la serie, pues al menos a mí me costó unas 200 páginas empezar a identificar de qué personajes hablaba el escritor, y de hecho muchas cosas que yo creía haber entendido de cierta manera resultaron ser diferentes cuando vi la serie, y no por una mala adaptación, sino por mi propia confusión causada por la gran cantidad de personajes y lugares. Leer una Novela Río tiene estas dificultades, pero una vez que comprendemos cómo se van entrelazando las historias es fácil ver el trasfondo general; aunque claro, siempre es más fácil entender qué es lo que pasa cuando al nombre le ponemos una cara.

Juego de Tronos 2

En cuestión narrativa la serie de televisión se queda muy corta, pero sin duda es mucho más digerible que el libro, sobre todo por la complejidad que este alcanza dada la gran cantidad de situaciones que toman lugar al mismo tiempo. No obstante, hay muchas escenas que están en extremo simplificadas y si no han leído los libros resultarán menos importantes de lo que son. Cuando Arya se pierde en los laberintos del castillo en Desembarco del Rey y se topa con los cráneos de los dragones es una de las escenas que más me gustaron en el libro, pero es extremadamente cutre en la serie.

La serie me gustó mucho y de hecho entendí cosas que no me habían quedado claras en la novela. Es una gran adaptación pero le falta ese toque poético e intenso que logra Martin en sus libros, aunque por otro lado creo que leer el libro y ver la serie, en ese orden, complementa perfectamente la historia, pues los sucesos del libro te permitirán entender mejor el contexto de muchas cosas, mientras que la simplificación de la serie de ayudará a comprender aquellos que no te hubiesen quedado claros. No soy un experto pues sólo he visto la primera temporada y leído el primer libro, así que estoy bastante atrasado del ritmo actual de la saga, pero me parece que si vas a consumir uno deberías forzosamente consumir el otro.

Juego de Tronos 4

La Atadura Terrenal

Titan AE 2
Titan AE

Hay un error común al ver películas o series de Ciencia Ficción y Fantasía, este consiste en creer que todos los “aparentes” humanos que salen en pantalla son en realidad eso, humanos. Las personas tratamos, quizás de manera inconsciente, de buscar una atadura terrenal en cada personaje antropomorfo que vemos. Sin embargo, ver humanos en un contexto totalmente ajeno a la tierra tiene dos posibilidades: (1) que en realidad sean humanos o (2) que no lo sean y su apariencia se deba a que los diseñadores de personajes no quisieron complicarse la existencia.

Cuando se trata de humanos reales los espectadores tratamos, en nuestra mente, de buscar una explicación de cómo llegó nuestra especie allí, sobre todo cuando la obra no lo especifica. En películas de fantasía es más sencillo, pues generalmente siempre se trata de humanos que conviven con otras especies que se extinguieron en antiguas eras; recordemos que la fantasía deriva en gran parte de los mitos y las leyendas creacionistas de cada pueblo. Así, por ejemplo, en El Señor de los Anillos, estamos viendo el pasado de la raza humana, que al pasar de los años fue la única que sobrevivió (terminaba la era del Elfo y comenzaba la del Hombre).

la-comunidad-anillo-696x392
La Comunidad del Anillo

Cuando hablamos de Ciencia Ficción la cosa se complica un poco más, pues los personajes antropomorfos pueden no ser humanos. En La Planete Sauvage se dice que son humanos, aunque muy primitivos y desdeñados, a la sombra de una civilización extraterrestre mucho más avanzada. No se especifica la temporalidad, visualmente parecen humanos de la prehistoria, pero lo más probable es que todo se desarrolle en el futuro. Al ver ese filme lo único que pude pensar fue: ¿cómo llegaron los humanos allí? El hecho de que sean humanos y compartan una cultura nos obliga a buscar un origen común con ellos.

Algo similar al caso anterior es lo que pasa con Titan AE. Allí si vemos cómo fue que los humanos terminaron dispersos por el espacio y es fácil generar esa atadura terrenal. Lo mismo con aquellas obras que sí explican el éxodo terrestre, como El Juego de Ender, Warhammer 40k o After Earth (M. Night Shyamalan, 1013). Si son humanos, la atadura terrenal es fácil, pues finalmente, sin importar lo mucho que se hayan expandido por el universo tenemos un origen común. Lo que a mí siempre me causa curiosidad es saber cómo y por qué abandonaron la tierra cuando esto no se explica en la obra.

Star Wars Episodio 4
Star Wars Episodio 4

Hay un ejemplo muy bueno sobre humanos en el espacio que en realidad no son humanos, pero que dado el desarrollo del filme muy pocas personas se habían puesto a analizarlo, me refiero a Star Wars. La introducción lo dice muy claro: “Hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana…”, o sea, que es anterior a la humanidad y se desarrolla fuera de nuestra galaxia, por lo que no pueden ser humanos. Aunque claro, como lucen exactamente iguales y su lengua, organización política y formas de comercio son idénticas, nunca nos pasa por la mente el hecho de que no hay humanos en toda la saga.

Cuestionarse y teorizar sobre el origen de esos humanos en el espacio o si esos personajes que lucen como humanos en realidad lo son es algo que me parece muy interesante, sobre todo porque permite dar rienda suelta a la imaginación e inventar explicaciones que o bien pueden promover el crecimiento de la obra en general o, al menos, motivar a los fans para desarrollar su propios universos basados en posibles explicaciones de los cabos sueltos que este tipo de obras suelen tener.

Portadas de Anime

MANG3081 Inlay

Elegir una serie, película o anime a menudo resulta difícil, sobre todo cuando la fuente que te proporciona el contenido tiene un repertorio muy amplio. En portales como Crunchyroll o Netflix podemos pasar horas hojeando su amplio catálogo para finalmente no decidirnos por ninguna serie. Lo primero que nos llama la atención sin duda alguna es la portada, en portales de streaming o descargas por internet tenemos la facilidad de leer reseñas e incluso comentarios de otros usuarios, los cuales pueden o no alentarnos a ver determinado contenido, pero cuando vamos a la frikiplaza o acudimos al tianguis con nuestro proveedor de anime local lo único que nos queda es la imagen que tenemos frente a nosotros. Yo, personalmente, he comprado muchas series y películas, originales y piratas, basándome únicamente en lo atractiva que me parece la portada.

En una de mis últimas andanzas por la Frikiplaza de la Ciudad de México, hace ya algunos meses, me dedique a husmear brevemente en las vitrinas de anime, no compré nada ni busque a conciencia, sólo me dediqué a ver portadas y una en particular llamó mucho mi atención, tanto que anoté el nombre (Welcome to the Space Show) y al llegar a mi casa busqué sobre ella en internet, la reseña que leí me pareció interesante y ahora estoy decidido a regresar y cómprala. Pero lo importante no es consumir la serie, sino la experiencia que te deja el elegir algo únicamente por como luce. Green Green, Baldr Force Exe Resolution, Bokurano, Girls Bravo, Karas, Rec y Texhnolyze son sólo algunas de las series que he visto gracias a que me llamó la atención su portada. Sin mencionar aquellas que compré basado en lo mismo y que aún no veo.

flipped_keyart

Elegir un tanto a ciegas sin saber de qué tratan las series es algo emocionante, y más cuando te toca algo que realmente vale la pena. Buscar entre las cajas repletas de bolsitas con discos pirata o en los estantes y vitrinas de tiendas oficiales es como buscar un tesoro esperando que nuestros ojos elijan sabiamente. Yo, al menos, me arrepiento de muy pocas de mis elecciones, en la mayoría de los casos me he topado con muy buen contenido. Pero no sólo he aplicado esa técnica con el anime, también con las películas de acción real.

Uno de mis hobbies, si podemos llamarlo así, es entrar a esas tiendas donde venden películas originales en el centro y simplemente recorrer uno a uno todos los estantes, cuando veo algo que sé que quiero o estoy buscando lo tomo, pero en ocasiones únicamente elijo aquellas de las que no sepa nada pero que su portada me invite a verla. Aunque también suelo elegir aquellas que tienen en su portada las ramitas de olivo que indican los premios que han ganado en festivales de cine alrededor del mundo.

Love_&_Dance

Entre las películas que he elegido con esta técnica se encuentran tres obras maestras que me han gustado mucho: Flipped (Rob Reiner, 2010), Sipur Hatzi-Russi (Eitan Anner, 2006) y Another Earth (Mike Cahill, 2011). La primera es una historia romántica preciosa, cuasi perfecta, que no cae en lo meloso ni hostigoso, la segunda también es de romance pero tiene otras particularidades sociales muy interesante dado el lugar en que se desarrolla, y la tercera es simplemente la sublimación de la existencia humana y de los errores que podemos cometer condensados en una historia de Ciencia Ficción que está fuera de todo cliché y cuya originalidad y frescura (pese a lo letárgico de su ritmo) sólo puedo comparar con Moon.

En ocasiones sólo compro anime por su portada o películas laureadas de las que no sé absolutamente nada. En ocasiones son obras maestra y en otras termino durmiéndome a la mitad. Pero a final de cuentas, esa práctica de elegir a ciegas es algo que me gusta mucho hacer, sobre todo por la sensación de descubrimiento, pues hay veces que leer reseñas, análisis o recomendaciones en internet resulta tedioso, genera spoilers o simplemente nos quita las ganas de ver algo que a quien escribió la reseña no le gustó pero que a nosotros bien podría parecernos una maravilla. Dicen que en gustos se rompen géneros, así que muchas veces elegir sin saber es la mejor forma para no créanos una idea previa de lo que estamos por ver, y así poder disfrutar de las sorpresas de un hallazgo cinematográfico, que puede que muchos ya conozcan, pero que para nosotros en ese momento resultará muy significativo.

another earth