Top Favoritos (Película y Serie)

Ya he publicado cinco tops sobre cosas favoritas: animes, openings, podcast, directores de anime y películas mexicanas, pero hoy toca hablar de mis favoritos de todos los tiempos en las dos categorías más importantes que se relacionan con el blog, mi película y mi serie favoritas. Aquí hablamos de anime, ciencia ficción y cosas por el estilo, pero eso no quiere decir que mis obras audiovisuales favoritas sean japonesas o pertenezcan a ese género. Así que quizás a algunos les sorprenda cuando les diga cuál es mi película favorita de todos los tiempos.

Mi serie favorita

Ya había hablado de ella e incluso tenemos una reseña desde hace varios años. Downtown, serie emitida por MTV a finales de los 90, es mi serie favorita tomando en cuenta tanto obras animadas como de acción real. Es una serie que puedo ver en cualquier momento y disfrutar siempre, pero en cada ocasión, con forme envejezco, he podido darle diferentes lecturas, aunque todas dentro del mismo ámbito un tanto friki en el que vive el protagonista.

Alex Hensen es un joven de 24 años muy inteligente pero poco motivado para aprovechar sus habilidades y lograr algo mejor que su empleo en un centro de fotocopiado. Además, le cuesta trabajo hablarle a la chica que le gusta y prefiere pasar el tiempo con sus amigos frikis jugando Calabozos y Dragones o recorriendo convenciones de Ciencia Ficción en busca de la última figura para su colección. En ciertos aspectos me identifiqué mucho con este personaje, pero esa no fue la única razón por la que me encantó la serie, sino por esa construcción urbana tan underground de Nueva York.

El hecho de que se cancelara antes de su último episodio y sólo cuente con una temporada la hace más mítica y de culto (en su tiempo yo la conseguí en Ares, ahora ya está en YouTube), sin olvidar que no da lugar a especulaciones y todo lo que sabemos de la serie es lo que hay dentro de los trece episodios que la integran. De alguna forma me encantan las series con finales totales en los que ya no hay posibilidades de más, pues eso te permite lograr comprender la totalidad de la obra sin preocuparte de que eventualmente habrá más contenido. Considero que Downtown es una de las mejores series jamás hechas pero que nunca recibió el reconocimiento que merecía.

Como muchos sabrán, Evangelion es mi serie de anime favorita, pero Downtown es mi serie favorita aún por sobre cualquier otra serie de mi infancia, como Malcolm el de en medio (para mencionar una de imagen real) o Hey Arnold! (para mencionar mi caricatura preferida de la infancia). Y si bien no he visto Downtown tantas veces como otras series, es una obra que me sigue fascinando por su simpleza, su naturalidad, su realismo, la construcción de sus personajes, los escenarios citadinos y esa parte friki en el protagonista con la que me he llegado a identificar.

Mi película favorita

Probablemente se sorprenderán cuando lean que mi película favorita no es una obra de animación japonesa, ni siquiera una obra animada, y mucho menos una obra Cyberpunk o de Ciencia Ficción. No, mi película favorita de todos los tiempos es una Movie Road, Slice of Life de comedia familiar con algo de drama, Little Miss Sunshine (2006).

Así es, Pequeña Señorita Sunshine es mi película favorita por sobre cualquier otra y por mucho. El por qué no lo tengo muy claro, pero quizás se deba a esa patética familia disfuncional de perdedores, la naturaleza de su interacción, los problemas que enfrentan, la tragedia y el tono cómico que está presente en todo momento. Sin olvidar el soundtrack que es maravilloso y su leve relación con Malcolm el de en medio y Breaking Bad (Bryan Cranston actúa en las tres obras y algunos eventos tienen lugar en Albuquerque donde trascurre Breaking Bad, que de hecho recién había iniciado grabaciones por lo que no es casualidad que dos de sus personajes aparezcan en el filme cuando la familia pasan por Colorado). Además de que Steve Carrell, mi actor de comedia favorito y protagónico de mi serie de acción real favorita (The Office US) actúa allí; es curioso que mi serie de acción real favorita tampoco sea de Ciencia Ficción, sino un Mockumentary (Falso Documental).

La primera vez que vi Little Miss Sunshine fue en la preparatoria en la clase de Sociología. La profesora había proyectado la película y nos había dejado de tarea entregar un reporte donde indicáramos los roles familiares, la personalidad de cada personajes y la crítica social a los concursos de belleza. Desde ese momento me fascinó la película, sobre todo por la familia misma y el personaje de Dwayne, que era un completo apático de la vida, nunca socializaba y odiaba la escuela y a todo el mundo (un poco como yo en preparatoria).

En un principio me enfoque en la estructura disfuncional de la familia y la burla (o crítica) a los concursos de belleza infantiles, pero con el paso de los años y las incuantificables veces que la he visto desde entonces, pude observar más allá del aspecto disfuncional, más allá de la etapa adolescente de Dwayne y del mensaje de unión familiar, y pude apreciar su comedia, la relación que tiene con otras series que posteriormente me gustaron y la forma de contar la aventura (por simple que fuese) que cinco personas vivieron en una combi mientras viajaban a California. Little Miss Sunshine es la única película que siempre voy a tener ganas de ver, la he llegado a ver dos o tres días seguidos e incluso más de una vez el mismo día. Cada vez que la veo no es que entienda algo distinto, no es tan profunda, pero en cada ocasión me divierte y me la paso tan bien como la primera vez que la vi.

Anuncios

De Akatsuki a Karl Marx

Pese a que como Arqueólogo soy Antropólogo y como Antropólogo soy Científico Social, no soy para nada un experto en cuestiones teóricas, de hecho desconozco a profundidad la mayoría de teorías y sólo en un par de ellas tengo nociones más amplias. Por lo mismo no voy a explicarles de que trata el Materialismo Histórico, o como quizás lo conozcan mejor, el Marxismo. Pero para que puedan entender un poco este ensayo no está de más dar una explicación sumamente resumida de lo que trata esta teoría.

Para el Materialismo Histórico existe un concepto llamado modos de producción, que son las formas mediante las cuales una sociedad produce los bienes materiales necesarios para su subsistencia (como el alimento, por ejemplo). Estos modos de producción integran los instrumentos de trabajo (herramientas), la técnica y la fuerza de trabajo (mano de obra) que finalmente terminan por modificar las relaciones entre los miembros de una sociedad, lo que podemos denominar como régimen económico-social.

El factor económico y todo lo que lo integra será llamado a partir de ahora la estructura. Por otra parte, dentro de una sociedad tenemos otros elementos como las leyes (lo jurídico), la política, la religión, la ideología y demás instituciones; este conjunto de elementos serán la superestructura. Para Marx, la superestructura estaba directamente determinada por la estructura, es decir, las condiciones económicas. Citando a Marx:

…en la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia.

Ahora bien. El plan de Akatsuki era el siguiente, según lo explica el propio Pain durante el capítulo 81: (1) el primer objetivo era hacer dinero, (2) con ese dinero crearían la primera organización de guerra por contrato, pero a diferencia de las Aldeas Shinobi no se dedicarían a hacer misiones a cambio de un pago, y (3) eventualmente se harán con el monopolio de la guerra, cobrando grandes sumas de dinero, lo cual podrán hacer gracias a que ellos tendrán el control de los mecanismos de producción (las bestias con cola). Al tener el control de la estructura, Akatsuki tendrá el control del mundo.

Aquí lo importante es notar que las Aldeas Ninja son la base de la economía de las naciones y por ende necesitan de una determinada cantidad de guerra para que el dinero fluya. La economía basada en la guerra es el modo de producción (la estructura) y la superestructura se determina en torno a la necesidad de guerras y shinobis, lo cual puede observarse en las relaciones sociales. Por eso tenemos una escuela donde los niños aprenden a ser ninjas y no ingenieros, por eso el máximo líder de la aldea ninja es un líder militar y no el señor feudal, por eso se inculca un férreo sentimiento de valor y lealtad a los shinobis para que sean capaces de dar la vida por su aldea. Todos esos elementos sociales, desde la perspectiva marxista, son determinados por la necesidad de mantener un perpetuo estado de conflicto a fin de que la principal fuente de ingresos económicos (las guerras) siempre esté presente.

Santo, el Enmascarado de Plata

El pasado 19 de septiembre teníamos programado grabar un podcast sobre el Cine de Luchadores, en conmemoración del centenario del nacimiento de Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido como El Santo, luchador mexicano famoso por protagonizar un gran número de película de acción y aventura donde enfrentaba a seres de otros planetas, espectros de ultratumba y criminales dementes, con ayuda de otros héroes del ring y numerosos artilugios muy propios de esa clásica, aunque algo desvalorada, Ciencia Ficción Mexicana.

Para mí el Santo es el máximo superhéroe mexicano, muy por encima de Kalimán, Chanoc, Hermelinda Linda y el Chapulín Colorado. El Santo enfrentó de todo, quizás sólo le faltó luchar contra Godzilla. Además del curioso fenómeno cultural como deporte-espectáculo que es la Lucha Libre en nuestro país, estos héroes enmascarados se han infiltrado a tal punto en la cultura popular mexicana, que son un referente de México a nivel mundial.

Debido al sismo sufrido en México el pasado martes ya no nos fue posible grabar dicho podcast, pero como sigue dentro de los planes hacerlo hoy no ahondaré en el tema del Cine de Luchadores, simplemente mencionaré que un 23 de septiembre de 1917 nació el hombre que se convirtió en leyenda, aquel enmascarado de plata que enfrentaba a sus rivales tanto dentro como fuera del ring.

Mexicanos en la Ciencia Ficción Hollywoodense

Durante el mes de Julio en todas las obras reseñadas en el blog participó al menos un mexicano, así que hoy mencionamos a algunos de nuestros compatriotas que han triunfado en Hollywood haciendo Ciencia Ficción.

Desde la 86 entrega del Premio Oscar en 2013, el papel de los mexicanos en la industria cinematográfica de Estados Unidos ha tenido un lugar preponderante. Ese año Alfonso Cuarón y Emmanuel Lubezki ganaron el Óscar a mejor director y mejor fotografía respectivamente. El año siguiente el “Chivo” repitió la hazaña pero esta vez compartiendo el podio con Alejandro Gonzáles Iñárritu en el premio de mejor director, proeza que repetirían un año más tarde Lubezki e Iñárritu. Los mexicanos con premios Óscar cada día son más, y en lo que va del siglo la lista de mexicanos nominados para recibir la estatuilla es aún mayor.

En el caso de las obras de Ciencia Ficción, es obvio que difícilmente ganarán mejor guion o mejor película, aunque siempre están presentes en premios de carácter técnico. Además de la gente detrás de cámaras, la cantidad de los actores mexicanos con presencia en películas hollywoodenses ha crecido considerablemente en los últimos años, pero sobre todo lo ha hecho en películas de ciencia ficción.

En esta lista me centraré en los mexicanos más populares y principalmente en aquellos que participaron en alguna de las películas reseñadas durante este mes. No mencionaré a mexico-americanos que también han hecho Ciencia Ficción como Danny Trejo o Robert Rodríguez. Las películas de Ciencia Ficción son consideradas en base a la catalogación popular y de carácter mercadotécnico, no desde una estricta teoría de géneros.

Alfonso Cuarón

Siendo extremadamente estricto con la teoría de géneros, Alfonso Cuarón no ha dirigido ninguna película de Ciencia Ficción, de hecho ha estado más acercado a la Fantasía con los filmes de La Princesita (1995) y Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (2004), e incluso El Laberinto del Fauno (2006) en donde participó como productor. Aunque tiene dos películas que se han considerado ciencia ficción por motivos de márquetin aunque en esencia no lo son, pero independientemente de ello son filmes grandiosos que le valieron un Óscar y una nominación, me refiero a Gravity (2013) y Children of Men (2006).

Emmanuel Lubezki

El caso de Lubezki el similar, las únicas películas de tinte cienciaficcionero en las que ha participado en el apartado de fotografía son Gravity (2013) y Children of Men (2006).

Guillermo del Toro

Uno de los mexicanos que se ha convertido en un referente de la ciencia ficción es Guillermo del Toro, a pesar de que estrictamente sólo dos de sus obras pertenecen a este género: Pacific Rim (2014) y Mimic (1997). No obstante, también ha abordado de manera magistral el género de la fantasía, como en el caso de Hell Boy (2004) y El Laberinto de Fauno (2006).

Demián Bichir

En 2012 fue nominado al Óscar como mejor actor por la película A Better Life (2011), pero la razón por la que decidí mencionarlo es por su papel del Sargento Lope en Alien Covenant (2017) que aunque no fue nada destacable, por la propia calidad de la película y no por su actuación, no deja de ser Ciencia Ficción.

Diego Luna

Finalicemos con el actor que ha tenido los papeles más importantes en obras de Ciencia Ficción. Su primer rol en una película destacada, a pesar de ser un papel secundario, fue Julio en Elysium (2013), aunque el más representativo ha sido Cassian Andor en Rogue One (2016). Y aunque  Star Wars no es Ciencia Ficción, vale la pena mencionarlo pues la gente asocia esta saga a dicho género.

Humanz

El 20 de junio de 2011 publiqué la que actualmente es la entrada con más visitan en todo el blog, me refiero a la entrada en donde hablo del grupo virtual Gorillaz y que a la fecha tiene más de 26,500 visitas, superando por más de 5 mil a la entrada que ostenta el segundo lugar. La entrada es básicamente un recorrido por la biografía del grupo, desde sus inicios hasta el álbum The Fall.

En ese momento yo no era gran fan del grupo, pero sí me gustaban varias de sus canciones. Con el paso de los años fui descubriendo más de sus sencillos y curiosamente el número de canciones que me gustaron se incrementó considerablemente. Con una cantidad ya considerable de canciones en mi lista de preferidas y con un interés sobre el trasfondo que dio origen al grupo, interés que surgió desde que escribí la reseña, llegué a la conclusión de que por fin podía considerarme fan del grupo.

Hace unas semanas Gorillaz regresó a los escenarios con el álbum Humanz. Pero lo interesante no es que una banda saque un nuevo disco luego de tantos años, sino la recepción por parte de los fans que hicieron que su sencillo Andromeda alcanzara millones de visitas en tan sólo unos días. Quizás los fans de Gorillaz no son tan evidentes, sobre todo porque es un grupo virtual,  pero han dejado en claro que son muy fieles y que decenas de miles, si no es que cientos de miles, esperaban con ansias el regreso de la enigmática banda virtual.

Para mi es impresionante ver como unos dibujos animados ha logrado ese nivel de fama, colaborando con cantantes y músicos de mucho renombre y prestigio de todo el mundo. Cuando decidí escribir sobre Gorillaz en el blog fue porque quería ampliar el universo de temas que se publicaban, quería hablar de todo lo que fuera animación. Y como Gorillaz es la banda animada más famosa del mundo pues era obvio que tenía que escribir de ellos. Nunca imaginé que esa sería la entrada más visitada del blog y que mantendría su posición durante seis años.

La entrada de Gorillaz además de ser la primera sobre algo que no era animación japonesa, fue la primera escrita de un formato que no era reseña y la primera en tener una extensión mucho mayor al resto de entradas publicadas en el blog hasta ese momento. Cuando concebí escribir sobre Gorillaz en un principio sólo planeaba reseñar el video musical de On Melancholy Hill, que era mi canción preferida en ese momento (actualmente creo que ya fue desplazada por Andromeda), pero me alegra haber elegido investigar sobre la historia, tanto la de los músicos que le dan vida al grupo como la propia historia ficticia.

Este año el blog cumple 10 años de existir y creo que rememorar la entrada más exitosa (si la medimos en la cantidad que visitas que tiene) es una grandiosa forma de festejar los logros y el alcance que Café Anime Lair ha tenido en esta primera década de vida. La cantidad de visitas que ha acumulado la entrada sobre Gorillaz equivale al 6.5% del total de visitas recibidas por el blog. 65 entradas tiene más de mil visitas, sólo 4 tienen más de 10 mil, sólo dos más de 20 mil y sólo una más de 25 mil. Los dejo con la que se está convirtiendo en la canción favorita de quienes escuchamos a este inigualable grupo; por cierto que el video en 360° de Saturnz Barz es maravilloso.

Los hijos de los 80 y las caricaturas para milennials

rick-y-morty

Hace algunos días YouTube me recomendó videos de Rick y Morty, serie de la que ya había oído hablar y de hecho me habían recomendado insistentemente. Vi un capítulo random a falta de otra cosa y quede inmediatamente fascinado con esa serie. El primer pensamiento que tuve fue que se trataba del hijo que tendrían Dr. Who y Hora de Aventura, del primero heredaría los viajes espaciales y del segundo la disparata realidad de los mundos y dimensiones que los personajes visitan.

Únicamente he visto el capítulo 7 de la primera temporada, que fue aquel cuyo thumbnail me sedujo más, pero sin duda me daré el tiempo de ver la serie completa, sobre todo porque el formato de Dr. Who en una serie animada completamente irreverente y loca como ésta simplemente me fascina.

maxresdefault-1

No puedo decir mucho salvo mis primeras impresiones, pero creo que Hora de Aventura fue el parteaguas de esta década para abrirle paso a otras series animadas diseñadas para un público infantil pero cuyo complejo trasfondo e interesante historia empezaron a atraer a los jóvenes adultos.

Entre las series más recientes que cumplen con estos criterios tenemos, además de las ya mencionadas, a Steven Universe y Gravity Falls. De la primera he visto igualmente sólo un capítulo y me pareció interesante aunque no me atrapó de forma inmediata, aunque eso sí, las crítica que he leído me decidieron por darle una oportunidad. De Gravity Falls ya voy en la segunda temporada y me gusta mucho, y así como Rick y Morty beben del formato de Dr. Who (al menos en el capítulo que vi pero creo que es así en toda la serie), Gravity Falls se inspira de The X Files. Sin duda series interesante que han logrado ganarse un lugar en el gusto de los jóvenes adultos.

steven-universe

Lo anterior deja al descubierto un extraño fenómeno que en esta ocasión tocaremos muy brevemente. Los Milennials, generación a la que pertenezco, nos hemos convertido en la primera generación que abiertamente se negó a dejar de ver caricaturas al crecer. El hecho de que jóvenes adultos que estamos en nuestros 20 podamos disfrutar de series en apariencia creadas para adolescentes se lo debemos a la Generación X, pues ellos fueron los primeros en optar por ese estilo de vida “friki” que se aferró a cosas que las generaciones anteriores consideraban como sólo para niños.

Los hijos de los años ochenta nos regalaron la posibilidad de que para cuando nosotros estemos adentrados en los 30 el “chavorruquear” ya no sea mal visto, y además nos regalaron las series anteriores, pues todos sus creadores nacieron en esa década. A ellos todavía les tocó ser criticados por ser nerds, frikis, geeks y demás adjetivos, pero para mi generación ya es más normal. Quizás para esos pequeños nativos digitales llamados Generación Z los 30 sean los nuevos 20.

Shin Gojira y el enemigo común

trump-1

Este no es uno de esos típicos ensayo en los que hablo sobre cosas frikis de Ciencia Ficción, este es uno de esos muy contados ensayos en lo que casualmente tomo como pretexto a la Ciencia Ficción para terminar hablando de política. Si a pesar de la advertencia se animan a seguir leyendo espero también se animen a comentar.

En el más reciente filme japonés sobre Godzilla vemos cómo una amenaza de escala global obliga al mundo a unirse para encontrar una forma conjunta de combatirlo. El mundo hace mucho que necesita un enemigo en común para olvidar todas sus diferencias y caminar juntos hacia un futuro de beneficio mutuo y quizás en cincuenta años agradezcamos a Donald Trump por ser ese enemigo en común.

trump-1

Estoy seguro de que están al tanto de todas esas muestras de odio irracional que cierta fracción del pueblo estadounidense ha estado expresando en las últimas semanas y sobre todo en los últimos días desde que Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos. Independientemente de si la decisión de elegirlo fue correcta o no debemos aceptar que por muy agresivas que sean, Trump está cumpliendo las promesas de campaña con las que ganó el voto de sus simpatizantes, cosa totalmente opuesta a lo que pasa en nuestro país.

Por otro lado, a la parte del racismo, la xenofobia, el cierre de fronteras y el mentado muro, también ha habido muestras de apoyo a los latinos, árabes y demás minorías que se verán afectadas por las futuras acciones de Trump. Y dichas muestras no sólo provienen de gobiernos estadounidenses como el de California o de ciudadanos que nunca simpatizaron con su ahora presidente, sino de otros países que se verán igualmente afectados por ese incierto destino que nos espera a todos.

trump-2

Tanto en el mundo árabe, como en China, Japón y México, el enemigo común ha adquirido un nuevo nombre. Y es obvio que muchos países marcharan en su contra por la repercusión económica que les podrían acarrear sus acciones y no tanto por considerarlo un peligro en otra índole, otros quizás sí le crean capaz de desatar la tercera guerra mundial. Honestamente no tengo idea de que tan mal puedan ir las cosas, lo que sí sé es que mientras peor se pongan más unión habrá entre las víctimas, aún si sólo lo hace por seguir la fórmula de: “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

Y ese es justo el problema. Si la Ciencia Ficción nos ha enseñado algo, y nos ha enseñado muchas cosas, es que la humanidad carece de la capacidad de cambiar hasta que no está al borde de la destrucción. Espero que no debamos llegar a tanto, pero de hecho creo que la unión en contra de Trump podría cambiar la mentalidad y la forma en que se hacen muchas cosas aún si están basadas en un miedo infundado (esperamos que sea infundado). Así como pasó en Watchmen (2009), el mundo podría alcanzar un nuevo nivel de unión si tienen un enemigo en común, incluso si las temidas acciones del enemigo termina por ser mentira, que esperemos así sea y las cosas no terminen como en la película Sleep Dealer (2008).

Si le interesa analizar más a fondo la Ciencia Ficción y su relación con los fenómenos sociales, pueden asistir a este curso: http://revistaiconica.com/seminario-analisis-politica-economia-ciencia-ficcion/