Depredador (Podcast)

Predator podcast (9)

En 1987 nació uno de los extraterrestres más emblemáticos que el cine nos ha regalado, uno de los más representativos íconos de la cultura pop y uno de los cazadores más fieros del universo entero. El Depredador o Yautja, llegó a la tierra para cazar humanos y exhibir sus cráneos como trofeos, pero al mismo tiempo trajo consigo algunos de los elementos más originales que el cine de Ciencia Ficción había visto hasta entonces.

Con un rugido característico, armas nunca antes vistas, un camuflaje perfecto y una cultura donde el honor, el valor y la fuerza son lo más importantes, es que se nos presenta a este imponente alienígena. Si bien el éxito inicial de Predator no fue inmediato, los aportes que dio a la construcción de vida extraterrestre los pusieron, al cabo del tiempo, en un puesto de honor entre las películas de culto.

Predator podcast (3)

Depredador se integra actualmente por tres filmes: Predator (John McTiernan, 1987), Predator 2 (Stephen Hopkins, 1990) y Predators (Nimród Antal, 2010), así como un par de crossover y una gran variedad de videojuegos y cómics, sin olvidar los innumerables fanfic que han expandido el universo de este fiero cazador espacial. El argumento que da origen a toda la saga es muy básico: un extraterrestre viaja por el espacio cazando criaturas en distintos planetas. Pero a pesar de ello, los pequeños chispazos que nos van rebelando tanto la naturaleza biológica como social de Yautja son suficiente para desarrollar y expandir las distintas historias que esta criatura es capaz de generar.

Predator, el primer filme, es sin duda alguna el más icónico de todos, pues nos presenta a este genial personaje y nos introduce en un universo nuevo y lleno de posibilidades. Quién no recuerda al imponente Dutch (interpretado por Arnold Schwarzenegger) y su grupo de titánicos machos luchar contra una criatura invisible entre la selva. Imperceptible, letal y mortal, el Depredador es uno de los más grandes e indispensables clásicos del cine de ficción y monstruos, así que decidimos rendirme homenaje con este sencillo podcast.

Predator podcast (8)

Ir a descargar

Descarga de Spreakers
https://www.spreaker.com/user/deficciones/deficciones-11-depredador

Descarga de iTunes
https://itunes.apple.com/mx/podcast/deficciones-spreaker/id977184934?mt=2

Predator podcast (7)

Game of Thrones. Primera temporada vs libro

 

Juego de Tronos 1

Por ahí del 2010 me enteré, gracias al podcast de La Biblioteca de Trantor, de la existencia de una saga de Fantasía Épica a la altura de la famosa obra de Tolkien. Felix, locutor del podcast, hablaba de Canción de Hielo y Fuego, escrita por George R. R. Martín. Entre las cosas que mencionaba de ella estaba el rumor de que sería adaptada a la televisión por parte de HBO, al poco tiempo se estrenó Juego de Tronos, que rápidamente ganó adeptos entre el público. Yo tomé la decisión de no ver la serie antes de leer los libros, pues no quería que mi imaginación se viera determinada por la fisonomía de los actores que le darían vida a cada personaje, como me había pasado con Los Juegos del Hambre.

Pasaron los años y fue hasta este mes que me animé por fin a ver la primera temporada, a pesar de que sólo he leído el primer libro. Me rehusaba a hacerlo por no querer contaminar la imagen que yo mismo me había generado de los personajes, pero los constantes e inevitables spoilers me hicieron decidir verla, eso y el hecho de que no tengo dinero como para comprar los robustos libros que integran la saga literaria.

Juego de Tronos 3

La calidad narrativa de Martin me atrapó y en menos de un mes leí las casi 800 páginas que integran el primer libro. La descripción de algunos eventos resulta tan poética que te sumerge en la atmósfera, así esté relatando eventos tan insignificantes como cuando Bran escala por los techos y paredes del palacio o acciones más fuertes como cuando Daenerys y Khal Drogo intiman por primera vez. La mencion de los detalles es muy rica y en eso se queda muy, pero muy, corta la serie de televisión. Sabemos que el énfasis que los escritores ponen para describir escenarios lo hacen con la intención de ponernos en contexto, el problema es que la impresión que te deja como espectador ver los mismos elementos como meros fondos en el escenario es insignificante si la comparamos con lo que te hace sentir el imaginarlos.

El problema que tiene la novela, al menos al principio, es que la cantidad de personajes, lugares y situaciones son abrumadoras, al principio no entiendes qué es lo que pasa, quién es quién y en dónde están, mucho menos el porqué. En eso sí es mucho mejor la serie, pues al menos a mí me costó unas 200 páginas empezar a identificar de qué personajes hablaba el escritor, y de hecho muchas cosas que yo creía haber entendido de cierta manera resultaron ser diferentes cuando vi la serie, y no por una mala adaptación, sino por mi propia confusión causada por la gran cantidad de personajes y lugares. Leer una Novela Río tiene estas dificultades, pero una vez que comprendemos cómo se van entrelazando las historias es fácil ver el trasfondo general; aunque claro, siempre es más fácil entender qué es lo que pasa cuando al nombre le ponemos una cara.

Juego de Tronos 2

En cuestión narrativa la serie de televisión se queda muy corta, pero sin duda es mucho más digerible que el libro, sobre todo por la complejidad que este alcanza dada la gran cantidad de situaciones que toman lugar al mismo tiempo. No obstante, hay muchas escenas que están en extremo simplificadas y si no han leído los libros resultarán menos importantes de lo que son. Cuando Arya se pierde en los laberintos del castillo en Desembarco del Rey y se topa con los cráneos de los dragones es una de las escenas que más me gustaron en el libro, pero es extremadamente cutre en la serie.

La serie me gustó mucho y de hecho entendí cosas que no me habían quedado claras en la novela. Es una gran adaptación pero le falta ese toque poético e intenso que logra Martin en sus libros, aunque por otro lado creo que leer el libro y ver la serie, en ese orden, complementa perfectamente la historia, pues los sucesos del libro te permitirán entender mejor el contexto de muchas cosas, mientras que la simplificación de la serie de ayudará a comprender aquellos que no te hubiesen quedado claros. No soy un experto pues sólo he visto la primera temporada y leído el primer libro, así que estoy bastante atrasado del ritmo actual de la saga, pero me parece que si vas a consumir uno deberías forzosamente consumir el otro.

Juego de Tronos 4

Noveno Aniversario

CAL logo 2

Hoy, al compartir una publicación en la página de Facebook, caí en cuenta de que faltan quince días para el noveno aniversario del blog. Y sí, sé que ustedes están leyendo esto el 27 de junio, pero como ya estoy trabajando y donde me estoy quedando de momento o no tengo Internet o está muy lento, he decidido escribir esto con antelación y dejarlo programado para que se publique el día exacto.

Nueve años es mucho tiempo para un pequeño blog que reseña los animes, entre otros escritos, que su administrador ha visto. Hace tiempo platicaba con Vossk sobre el hecho de que muchos de los blogs contemporáneos y que escribían del mismo tema ya no existen o en su defecto están abandonados. Muy pocos blogs superan los tres años de edad, en los primeros años publican mucho y con una frecuencia establecida (generalmente una vez a la semana) pero con el paso del tiempo y las ocupaciones dicha frecuencia va disminuyendo hasta cesar por completo. En este blog nunca ha pasado eso (ni pasará, mientras vivamos) pero sí han habido un par de temporadas en las que las publicaciones disminuyen, como la etapa actual que esperemos termine en octubre, con nuestro regreso triunfal para el mes de noviembre.

Sin contar la escuela, escribir en este blog es lo que más tiempo he hecho en toda mi vida, es el trabajo al que más le he dedicado tiempo, esfuerzo y dinero (bueno, sólo el dominio, de hecho hacer el podcast cuesta más), y lo mejor de todo es que me hace muy feliz trabajar en este espacio. Este año no habrá un especial ni nada por el estilo, eso lo dejaremos para el año entrante cuando cumplamos una década, pero no quería dejar pasar una fecha tan importante para mí.

Les agradezco a todos nuestros fieles lectores y espero seguir contando con sus visitas y comentarios por mucho tiempo más. Las reseñas, el anime y las cosas frikis seguirán, de esos vivimos, pero con forme envejezcamos y maduremos (según) llegará eventualmente diferente tipo de contenido. El Podcast y los videos de YouTube seguirán aunque en mucho menor medida durante los próximos meses, pero los retomaremos para fin de año.

TIE Fighter

Título Original: Star Wars: TIE Fighter
Género(s): Seinen, Acción, Mecha.
Director: Paul Johnson.
Estudio: N/A
Emisión: 24 Marzo 2015.
Duración: 7:27 Minutos.
Extras:

La saga de Star Wars es una de las más influyentes en la historia de la ciencia ficción. Con una nueva trilogía en proceso, además de numerosos proyectos tie-in, su futuro está asegurado en los años venideros y posiblemente seguirá siendo motivo de inspiración para millones de personas. Su fandom es uno de los más variados; los seguidores se han encargado de rellenar los vacíos entre películas, creando nuevos personajes e historias.

No soy un gran seguidor de Star Wars, aunque he visto todas las películas varias veces, en gran medida debido a que el aspecto que más me llama la atención, los villanos, son de los más incompetentes que he encontrado jamás. Gracias a la llamada plot armor, sus protagonistas son prácticamente invencibles y pueden acabar con multitud de enemigos a pesar de la obvia ventaja que éstos tienen, ya sea por sus recursos o por su número.

En la trilogía original, el Imperio es el antagonista principal y a excepción de sus dos comandantes, Darth Vader y El Emperador, todas las demás fuerzas imperiales son un montón de carne de cañón para que el héroe en turno se  luzca. El Efecto Stormtrooper es bien conocido por todos los fans, ridiculizando a los temibles soldados quienes jamás podrán hacer que uno de sus disparos acierte a pesar de estar a escasos metros de su objetivo.

En las precuelas, los soldados imperiales son reemplazados por los hilarantes droides de la Confederación de Sistemas Independientes, que terminan como algo cómico a lo mucho y en ningún momento representan una amenaza a los héroes dentro del canon. Varios proyectos han tratado de devolver un poco de dignidad a estos villanos, en su mayoría videojuegos como Battlefront o cortometrajes hechos por fans en casa. La animación que ahora nos ocupa es uno de los mejores ejemplos.

TIE Fighter es un corto animado con poco más de siete minutos de duración creado por Paul Jonhson basado en el videojuego del mismo nombre lanzado en 1994, empleando un diseño muy parecido a ese anime mecha de los ochentas como Macross, Robotech o Gundam. El dibujo y animación es resultado del trabajo de un solo hombre durante cuatro años, con música de Zakir Rahman y efectos de sonido a cargo de Joseph Leyva.

El argumento aborda una de muchas batallas entre el Imperio y las fuerzas de la Rebelión. Una flota es descubierta por una sonda y pronto ambos bandos se enfrentan en el espacio profundo cerca de un campo de asteroides. El combate es equilibrado al inicio; pero pronto las fuerzas rebeldes son aplastadas por la superioridad imperial, todo narrado con impresionantes gráficos de una calidad que rivaliza con la de cualquier estudio profesional.

Seguimos a tres pilotos imperiales que utilizan los tres modelos diferentes de caza TIE para darnos un verdadero festín visual mientras destruyen a sus enemigos. La animación es muy dinámica, aunque tiene varios detalles en las facciones de los personajes y en el movimiento de los soldados cuando abordan las naves. La obra no tiene voces, todo es narrado por la genial banda sonora y los exquisitos efectos de sonido extraídos de fuentes oficiales.

El corto es una verdadera joya para todo fan de la animación en general y gana un poco de valor adicional por mostrar al fin la victoria del bando imperial; todo sin sables láser, Fuerza, trucos mágicos o política. Una gloriosa batalla espacial que nos recuerda un poco el porqué del título de la franquicia y seguramente servirá de inspiración para muchos artistas novatos que deseen superar la increíble calidad impuesta por este trabajo en un futuro.

La Atadura Terrenal

Titan AE 2
Titan AE

Hay un error común al ver películas o series de Ciencia Ficción y Fantasía, este consiste en creer que todos los “aparentes” humanos que salen en pantalla son en realidad eso, humanos. Las personas tratamos, quizás de manera inconsciente, de buscar una atadura terrenal en cada personaje antropomorfo que vemos. Sin embargo, ver humanos en un contexto totalmente ajeno a la tierra tiene dos posibilidades: (1) que en realidad sean humanos o (2) que no lo sean y su apariencia se deba a que los diseñadores de personajes no quisieron complicarse la existencia.

Cuando se trata de humanos reales los espectadores tratamos, en nuestra mente, de buscar una explicación de cómo llegó nuestra especie allí, sobre todo cuando la obra no lo especifica. En películas de fantasía es más sencillo, pues generalmente siempre se trata de humanos que conviven con otras especies que se extinguieron en antiguas eras; recordemos que la fantasía deriva en gran parte de los mitos y las leyendas creacionistas de cada pueblo. Así, por ejemplo, en El Señor de los Anillos, estamos viendo el pasado de la raza humana, que al pasar de los años fue la única que sobrevivió (terminaba la era del Elfo y comenzaba la del Hombre).

la-comunidad-anillo-696x392
La Comunidad del Anillo

Cuando hablamos de Ciencia Ficción la cosa se complica un poco más, pues los personajes antropomorfos pueden no ser humanos. En La Planete Sauvage se dice que son humanos, aunque muy primitivos y desdeñados, a la sombra de una civilización extraterrestre mucho más avanzada. No se especifica la temporalidad, visualmente parecen humanos de la prehistoria, pero lo más probable es que todo se desarrolle en el futuro. Al ver ese filme lo único que pude pensar fue: ¿cómo llegaron los humanos allí? El hecho de que sean humanos y compartan una cultura nos obliga a buscar un origen común con ellos.

Algo similar al caso anterior es lo que pasa con Titan AE. Allí si vemos cómo fue que los humanos terminaron dispersos por el espacio y es fácil generar esa atadura terrenal. Lo mismo con aquellas obras que sí explican el éxodo terrestre, como El Juego de Ender, Warhammer 40k o After Earth (M. Night Shyamalan, 1013). Si son humanos, la atadura terrenal es fácil, pues finalmente, sin importar lo mucho que se hayan expandido por el universo tenemos un origen común. Lo que a mí siempre me causa curiosidad es saber cómo y por qué abandonaron la tierra cuando esto no se explica en la obra.

Star Wars Episodio 4
Star Wars Episodio 4

Hay un ejemplo muy bueno sobre humanos en el espacio que en realidad no son humanos, pero que dado el desarrollo del filme muy pocas personas se habían puesto a analizarlo, me refiero a Star Wars. La introducción lo dice muy claro: “Hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana…”, o sea, que es anterior a la humanidad y se desarrolla fuera de nuestra galaxia, por lo que no pueden ser humanos. Aunque claro, como lucen exactamente iguales y su lengua, organización política y formas de comercio son idénticas, nunca nos pasa por la mente el hecho de que no hay humanos en toda la saga.

Cuestionarse y teorizar sobre el origen de esos humanos en el espacio o si esos personajes que lucen como humanos en realidad lo son es algo que me parece muy interesante, sobre todo porque permite dar rienda suelta a la imaginación e inventar explicaciones que o bien pueden promover el crecimiento de la obra en general o, al menos, motivar a los fans para desarrollar su propios universos basados en posibles explicaciones de los cabos sueltos que este tipo de obras suelen tener.

Portadas de Anime

MANG3081 Inlay

Elegir una serie, película o anime a menudo resulta difícil, sobre todo cuando la fuente que te proporciona el contenido tiene un repertorio muy amplio. En portales como Crunchyroll o Netflix podemos pasar horas hojeando su amplio catálogo para finalmente no decidirnos por ninguna serie. Lo primero que nos llama la atención sin duda alguna es la portada, en portales de streaming o descargas por internet tenemos la facilidad de leer reseñas e incluso comentarios de otros usuarios, los cuales pueden o no alentarnos a ver determinado contenido, pero cuando vamos a la frikiplaza o acudimos al tianguis con nuestro proveedor de anime local lo único que nos queda es la imagen que tenemos frente a nosotros. Yo, personalmente, he comprado muchas series y películas, originales y piratas, basándome únicamente en lo atractiva que me parece la portada.

En una de mis últimas andanzas por la Frikiplaza de la Ciudad de México, hace ya algunos meses, me dedique a husmear brevemente en las vitrinas de anime, no compré nada ni busque a conciencia, sólo me dediqué a ver portadas y una en particular llamó mucho mi atención, tanto que anoté el nombre (Welcome to the Space Show) y al llegar a mi casa busqué sobre ella en internet, la reseña que leí me pareció interesante y ahora estoy decidido a regresar y cómprala. Pero lo importante no es consumir la serie, sino la experiencia que te deja el elegir algo únicamente por como luce. Green Green, Baldr Force Exe Resolution, Bokurano, Girls Bravo, Karas, Rec y Texhnolyze son sólo algunas de las series que he visto gracias a que me llamó la atención su portada. Sin mencionar aquellas que compré basado en lo mismo y que aún no veo.

flipped_keyart

Elegir un tanto a ciegas sin saber de qué tratan las series es algo emocionante, y más cuando te toca algo que realmente vale la pena. Buscar entre las cajas repletas de bolsitas con discos pirata o en los estantes y vitrinas de tiendas oficiales es como buscar un tesoro esperando que nuestros ojos elijan sabiamente. Yo, al menos, me arrepiento de muy pocas de mis elecciones, en la mayoría de los casos me he topado con muy buen contenido. Pero no sólo he aplicado esa técnica con el anime, también con las películas de acción real.

Uno de mis hobbies, si podemos llamarlo así, es entrar a esas tiendas donde venden películas originales en el centro y simplemente recorrer uno a uno todos los estantes, cuando veo algo que sé que quiero o estoy buscando lo tomo, pero en ocasiones únicamente elijo aquellas de las que no sepa nada pero que su portada me invite a verla. Aunque también suelo elegir aquellas que tienen en su portada las ramitas de olivo que indican los premios que han ganado en festivales de cine alrededor del mundo.

Love_&_Dance

Entre las películas que he elegido con esta técnica se encuentran tres obras maestras que me han gustado mucho: Flipped (Rob Reiner, 2010), Sipur Hatzi-Russi (Eitan Anner, 2006) y Another Earth (Mike Cahill, 2011). La primera es una historia romántica preciosa, cuasi perfecta, que no cae en lo meloso ni hostigoso, la segunda también es de romance pero tiene otras particularidades sociales muy interesante dado el lugar en que se desarrolla, y la tercera es simplemente la sublimación de la existencia humana y de los errores que podemos cometer condensados en una historia de Ciencia Ficción que está fuera de todo cliché y cuya originalidad y frescura (pese a lo letárgico de su ritmo) sólo puedo comparar con Moon.

En ocasiones sólo compro anime por su portada o películas laureadas de las que no sé absolutamente nada. En ocasiones son obras maestra y en otras termino durmiéndome a la mitad. Pero a final de cuentas, esa práctica de elegir a ciegas es algo que me gusta mucho hacer, sobre todo por la sensación de descubrimiento, pues hay veces que leer reseñas, análisis o recomendaciones en internet resulta tedioso, genera spoilers o simplemente nos quita las ganas de ver algo que a quien escribió la reseña no le gustó pero que a nosotros bien podría parecernos una maravilla. Dicen que en gustos se rompen géneros, así que muchas veces elegir sin saber es la mejor forma para no créanos una idea previa de lo que estamos por ver, y así poder disfrutar de las sorpresas de un hallazgo cinematográfico, que puede que muchos ya conozcan, pero que para nosotros en ese momento resultará muy significativo.

another earth

El Viaje al Oeste Estelar

Star Wars cantina
Star Wars

Cuando uno se mete a analizar Teoría de Géneros, termina por percatarse de que muchos de ellos surgen, retoman o modifican géneros anteriores o que en dado caso son exactamente iguales y únicamente matizar sus escenarios y temáticas con elementos nuevos, pero en esencia siguen siendo el mismo género. Eso mismo pasa con dos géneros que en apariencia son diametralmente opuestos, pero que en el manejo de sus argumentos, temas y construcción de personajes son prácticamente lo mismo, me refiero al Western y al Space Opera.

Antes de que el Space Opera fuera llamado como tal, hubo una época de transición en la que muchas de las películas del género fueron denominadas como Western Espacial, término que de hecho podríamos considerar como una variante temático-visual del Western (o del Space Opera en dado caso). Dicha variante retoma más elementos fantásticos que Científicos, por lo que el Western Espacial está más cercano a la Fantasía que a la Ciencia Ficción Soft. La película cuya mejor determinación de género es ésta es Star Wars (George Lucas, 1977), pues se desarrolla por completo en el espacio y hay presencia de elementos un tanto sobrenaturales, sin olvidar que la construcción de sus personajes, escenarios y el desarrollo de su historia nos remiten al Western (tan simple como que el término Space Opera deviene de Horse Opera que era otra forma de llamar al Western).

Galaxy Express 999
Galaxy Express 999

Antes de entrar de lleno en el Space Opera, mencionemos los elementos más sobresalientes que retomó tanto del Western como del Spaghetti Western. En primera, algunas obras —como la ya mencionada Star Wars— retoman escenarios que lucen como el viejo oeste, pero con pistolas laser y naves en lugar de revolver y caballos. No obstante, son muy pocas las obras que llegan a tener un símil visual tan cercano con el Western como ocurre con la Saga de Lucas, la mayoría, al desarrollarse en el espacio, tendrán una apariencia por completo diferente. En cuanto a la construcción de personajes sí hay una cercanía mayor, puede que el protagonista sea el Cowboy que lucha por la justicia, como Luke Skywalker o los múltiples personajes heroicos de Leiji Matsumoto (todos son el mismo) o que sea un antihéroe heredado del cine italiano al estilo de Django, como en Cowboy Bebop. Así mismo, casi como regla siempre habrá un némesis que de juego a nuestro protagonista e incluso una damisela en peligro.

Ahora bien, el elemento más importante que crea el símil entre Space Opera y Western es el viaje. En las películas de vaqueros tenemos que los pioneros y exploradores viajaban hacia el oeste, a descubrir y poblar las lejanas e inhóspitas tierras habitadas por los nativos, ya fuese para extraer oro, criar a su ganado, huir de la justicia, asaltar diligencias o buscar venganza (estos últimos referenciando al Spaghetti Western). El viaje se emprendía para descubrir lo desconocido y llegar a donde nadie jamás había llegado, que es lo mismo que hicieron siglos más tarde los primeros exploradores espaciales. Incluso la lucha contra los nativos puede semejarse a los conflictos con razas extraterrestres (Avatar de James Cameron es la versión espacial de Danza con Lobos, aunque Avatar no es precisamente Space Opera). Lo que no debemos olvidar del viaje, sin importar la razón de este, es que para ambos géneros debe ser un elemento que detone la acción en la historia y los conflictos entre los personajes.

Cowboy Bebop 1
Cowboy Bebop

El viaje es retomado por el Space Opera del Western, pero este lo retoma a su vez de la Fantasía Épica. Sin embargo, no debemos olvida que el género de los viajes espaciales bebe de otra fuente, que en este caso es la Ciencia Ficción. El género de la tecnología futurista le otorgó a la Opereta Espacial toda su tecnología y herramientas y ayudó a transformar los viejos escenarios en locaciones futuristas. Debido a la estética y la parafernalia, visualmente es más fácil ubicar a la Space Opera como un subgénero de la Ciencia Ficción, pero ya vimos que argumentalmente de hecho está más apegada al Western y la Fantasía.

La Space Opera es un subgénero por sí mismo. En su neutralidad debe ser indistinguible entre uno u otro de los géneros que la conformaron, pero en la realidad las diferentes obras tienen la tendencia de apegarse o al Western o a la Ciencia Ficción. Star Treck es un ejemplo de neutralidad (hasta cierto punto), Star Wars está más cercano al Western que a otra cosa y Battlestar Galactica es más Ciencia Ficción que nada. Así es como dos géneros aparentemente opuestos tienen más en común de lo que aparentan, aunque no hay que caer en extremismos y pensar que obras como Cowboy vs Aliens es un ejemplo de esta simbiosis en particular.