Star Wars: Clone Wars

Título Original: Star Wars: Clone Wars
Género(s): Sobrenatural, Peleas, Fantasía, Comedia, Drama.
Director: Genndy Tartakovsky.
Estudio: Cartoon Network Studios y Lucasfilm Ltd.
Emisión: 7 de noviembre de 2003 – 25 de marzo de 2005
Duración: 3 Temporadas repartidas en dos volúmenes, 25 episodios en total.
Extras: TIE Fighter.

Star Wars vuelve a estar presente en la mente del colectivo, con una nueva trilogía que muchos creímos imposible, películas complementarias como la aclamada Rogue One y por supuesto, la avalancha inevitable de mercancía. El material original atraviesa tres etapas: la trilogía clásica, las terribles precuelas y la nueva serie de películas desarrolladas por Disney, cada una adaptada al contexto de su propia época. En mi caso, me tocó presenciar el surgimiento y declive de las precuelas.

Al igual que mi editor, no soy gran fan de Star Wars y sólo unos pocos personajes me mantienen interesado en este gigantesco universo que ha cautivado a millones durante demasiadas generaciones. De entre las películas, las únicas que no me parecen totalmente aburridas son El Imprerio Contrataca, La Venganza de los Sith y Rogue One. Recuerdo que hubo una gran campaña mediática para promocionar la última de las precuelas, pero al final la película no pudo satisfacer las expectativas de los seguidores.

Afortunadamente no todo fue un desperdicio, pues de entre todo este hype apareció uno de los mejores trabajos en el universo de Star Wars, Las Guerras Clon. Se trata de una mini-serie animada producida por Cartoon Network Studios en asociación con Lucasfilm y dirigida por Genndy Tartakovsky, uno de los creadores más prolíficos de la compañía. Su objetivo principal era conectar El Ataque de los Clones con La Venganza de los Sith y de paso generar interés en la tercer película.

El primer volumen se compone de 20 episodios de 3 minutos de duración aproximadamente. Recuerdo que solían aparecer repentinamente entre bloques de la programación habitual de Cartoon Network para dejarte con la boca abierta. Cinco episodios de más de diez minutos de longitud componen el volumen final y dan cierre a la historia, que efectivamente nos deja justo al inicio de La Venganza de los Sith. La serie tiene gran énfasis en la acción, sin dejar a un lado el argumento.

Los primeros episodios nos relatan diferentes batallas que tienen lugar a lo largo y ancho de la galaxia conforme avanza la guerra. Al final del primer volumen comienzan a resaltar dos historias en particular que tienen su respectivo desenlace en la segunda parte. La calidad en la animación es fascinante, extremadamente dinámica y perfecta para las desenfrenadas secuencias de acción, aunque resulta evidente el uso de modelos tridimensionales en varias secuencias.

Si bien el estilo de dibujo puede parecer fuera de lugar en un principio, basta con ver un par de episodios para quedar atrapado en esta pequeña muestra de las legendarias Guerras Clónicas. El apartado técnico (efectos, sonido, voces) es magnífico. Un punto que se ha mencionado mucho entre los fans en el que estoy completamente de acuerdo es que esta animación supera a cualquiera de las precuelas, incluso introdujo personajes que más adelante fueron retomados en otros trabajos.

La serie tiene un ritmo particular que le otorga su propia identidad. Los episodios tienen un enfoque distinto, pero siempre están presentes dos características que encantan. Muchas de las increíbles secuencias de acción carecen de música, dejando que los movimientos de los personajes acaparen toda nuestra atención. También suele haber una breve pausa antes de que ocurra alguna reacción que desate otra serie de escenas emocionantes.

Star Wars: Clone Wars es una de mis obras favoritas dentro de este universo y aunque ya no forma parte de la línea argumental oficial es un trabajo de animación de primer nivel que se puede disfrutar sin problemas. Ganadora de múltiples premios, Clone Wars mejoró mucho a los personajes, actualizo el estilo visual y rindió un digno homenaje a la creación de George Lucas, pero también demostró que la franquicia puede llegar muy alto de la mano de un equipo creativo independiente.

Anuncios

Villanos

Título Original: Villainous
Género(s): Sobrenatural, Comedia.
Director: Alan Ituriel
Estudio: Cartoon Network Latinoamérica y AI Animation Studios.
Emisión: 15 de mayo de 2017
Duración: 10 Episodios.
Extras: –

Aunque la era digital se consideró como el fin de la televisión tradicional, lo cierto es que lamentablemente aún estamos muy lejos de tal hazaña. Al menos, ahora existen alternativas que cada día se hacen más populares como los conocidos servicios de streaming o de vídeo bajo demanda. Las grandes cadenas no tienen otra alternativa que incursionar en nuevos terrenos para permanecer vigentes y en ocasiones, tales plataformas abren sus puertas a nuevos creadores de contenido.

Villanos es una mini-serie animada co-producida por Cartoon Network LA y AI Animation Studios para la aplicación móvil Cartoon Network Anything. Logró la suficiente notoriedad para trasmitirse en el canal oficial de YouTube y finalmente la televisión. Creada por Alan Ituriel, es una de las pocas animaciones mexicanas producida para dicha cadena. Ituriel trabajó en Ánima Studios hasta que presentó su proyecto en la Cumbre IdeaToon y así contactó a los ejecutivos de Cartoon Network.

La serie está compuesta por diez cortos de duración variable. Balck Hat Inc. es una compañía consultora para villanos, dirigida por el malévolo Black Hat y su equipo de tres secuaces menos malvados. El catálogo de productos está compuesto por terribles artilugios desarrollados por el Dr. Flug para ayudar a otros malhechores a deshacerse de sus respectivos héroes rivales, pero las cosas siempre terminan fuera de control debido a los pequeños y a menudo cómicos defectos de los inventos.

Lo primero que salta a la vista es la impresionante calidad en la animación y los efectos de sonido. El diseño de los personajes es reminiscente de ese estilo clásico de Cartoon Network durante la primera década del nuevo milenio, con trazos simples pero bien definidos, complementados con colores llamativos que resaltan bastante sobre una ambientación lúgubre. Se hacen patentes los avances en técnica y tecnología desde los días de Santo Contra Los Clones.

Otro punto a resaltar es que a pesar de sus orígenes se mantiene completamente neutral, sin molestos chistes locales, estereotipos o “mexicanismos” fuera de lugar. El formato de mini-serie le queda de maravilla y los cortos se volvieron rápidamente populares debido a su calidad sobresaliente. El creador tiene toda la intención de continuar con el proyecto luego del apoyo recibido por un creciente número de fans, y lo cierto es que no habíamos visto algo parecido en mucho tiempo.

Villanos me recuerda a otras series como Coraje el Perro Cobarde, Invasor Zim y Las Sombrías Aventuras de Billy y Mandy, la primera una de mis caricaturas favoritas de antaño que no solían seguir una estructura tradicional, tocaban temas oscuros y aunque suministraban sus dosis de comedia, en el fondo permanecía un sentimiento de terror. El proyecto es un acierto total, otro excelente ejemplo del talento nacional y una verdadera joya oculta de la animación.

Little Witch Academia (TV)

Título Original:リトルウィッチアカデミア (Ritoru Witchi Akademia).
Género(s): Fantasía, Comedia, Sobrenatural.
Director: Yoh Yoshinari.
Estudio: Trigger.
Emisión: Enero 8 – Junio 25 2017.
Duración: 25 episodios.
Extras: OVA, The Enchanted Parade.

El trabajo original es una verdadera joya oculta de la animación y la campaña de crowdfunding para la secuela alcanzó su meta ese mismo día. De inmediato, los creadores expresaron sus agradecimientos al recién formado grupo de seguidores y prometieron dar su mejor esfuerzo para entregar un trabajo de la más alta calidad, objetivo que cumplieron en todo sentido. Con renovada esperanza, se indicó que el proyecto continuaría, buscando realizar un largometraje o una serie de televisión.

Al año siguiente, tras la emisión del último episodio de Space Patrol Luluco, Trigger anunció la llegada de Little Witch Academia  en formato serie para enero de 2017 a través de Netflix, primero en Japón, y con un estreno a nivel mundial meses después. La serie cuenta con 25 episodios y está dividida en dos “temporadas”. La primera de ellas está más enfocada a la vida escolar de los personajes, mientras que la segunda parte posee un tono más serio para formar un único arco argumental.

Atsuko Kagari es una chica ordinaria quien creció maravillada por el show mágico de la bruja Shiny Chariot. Aún después de su súbita desaparición de los escenarios hace años, “Akko” busca hacer realidad su sueño de convertirse en bruja, por lo que asiste a su primer año en la academia mágica Luna Nova. El prestigio de la escuela se ha hundido con el paso de las generaciones y ahora no queda opción más que aceptar estudiantes procedentes de familias no mágicas.

Akko llega a Luna Nova luego de un agitado primer día donde conoce a sus futuras compañeras Sucy Manbavaran y Lotte Yanson; además, por coincidencia logra apoderarse del Shiny Rod, la varita mágica que Chariot usaba en su espectáculo. Convencida de que este hallazgo es una señal del destino, nuestra protagonista está más que lista para iniciar su nueva vida en el mundo mágico; sin embargo, surgen las primeras complicaciones: le sobra entusiasmo, pero su talento es inexistente.

Gracias a su inquebrantable voluntad y al apoyo de sus amigos, la joven bruja vivirá toda clase de aventuras mientras busca hacer realidad su sueño y de pasó cambiará el modo de ver el mundo a un par de personajes. La serie tiene lugar en su propia línea temporal y reinicia los acontecimientos de sus predecesores, por lo que no es necesario ver las OVAs para entender el argumento; el nuevo elenco de personajes, a quienes se suman viejos conocidos, es más que bienvenido.

La historia es sencilla y extremadamente divertida, los capítulos tienen gran variedad de situaciones que mantienen a la serie fresca y conservan nuestro interés en lo que sucederá a continuación, con todo tipo de reacciones y secuencias inesperadas. La animación es de primer nivel, aunque en comparación con los trabajos originales, existen súbitos descensos en calidad y son notorios algunos de los atajos empleados por el staff. El apartado sonoro, música y voces, siguen siendo magníficos.

Esta versión de Little Witch Academia amplía de forma excelente el material original; los nuevos personajes, situaciones y escenarios contribuyen a la creación de un mundo en verdad mágico que nos invita a explorarlo de la mano de las protagonistas. Aunque el anime se centra en Akko, quien puede resultar molesta en un principio, los personajes secundarios también tienen sus momentos y, junto a la protagonista, experimentan un verdadero crecimiento personal durante la serie.

Existen algunos detalles como el ritmo o la transición entre ciertos capítulos; además algunos episodios, pueden resultar considerablemente inferiores. Sin embargo, es de reconocer que Little Witch Academia continúa el legado de sus antecesoras, con ese estilo tan particular, casi mágico, que nos atrapó desde el principio y que le permite ser reconocida como una obra animada de primer nivel. Sin duda merece tener una secuela que nos permita seguir explorando este mundo tan interesante.

Bloody Bunny – The First Blood

Título Original: BLOODY BUNNY the first blood
Género(s): Acción, Sobrenatural, Peleas, Gore.
Director: Veerapatra Jinanavin y Chalermphol Wattanawongtrakool
Estudio: 2Spot Studio/RIFF Studio
Emisión: Junio 2016.
Duración: 11 minutos.
Extras: –

Una de las características más odiosas de la imprescindible plataforma YouTube es la tendencia que tiene a hacer “sugerencias” de vídeos para ver después. Basta con hacer click en alguno de ellos, muchas veces por accidente, para que tu página principal se llene con fastidiosas recomendaciones relacionadas (o no) con dicho vídeo. Toma un tiempo regresar todo a la normalidad, pero en ocasiones las sugerencias cumplen su propósito y nos permiten descubrir obras que de otra forma no llegaríamos a ver.

Bloody Bunny – The First Blood es una corta serie de animación creada por la compañía tailandesa 2Spot Communications, empresa dedicada al ámbito del entretenimiento. Aparentemente crean personajes que emplean en campañas publicitarias, aplicaciones móviles y mercancías varias, obteniendo ingresos a partir de las diversas licencias. Sus más de 200 personajes han demostrado ser muy populares por aquellas lejanas tierras, incentivando a crear esta animación con una protagonista muy particular.

En un oscuro mundo habitado por lo que parecen ser muñecos de peluche, Bloody Bunny busca venganza contra una misteriosa organización que realiza crueles experimentos; para ello debe asaltar la ciudad capital de Dizzyland y derrotar a las fuerzas de élite dirigidas por un poderoso rival. La serie cuenta con 15 episodios, sin embargo, cada capítulo apenas rebasa el minuto de duración, lo que nos permite terminar la totalidad de la obra en poco más de diez minutos.

Los personajes son muy llamativos a pesar de poseer un diseño muy simple y su transición a tres dimensiones está muy bien cuidada. La calidad en la animación es impresionante, extremadamente fluida y limpia, que se complementa de manera excelente con toda clase de efectos en dos dimensiones que añaden gran dinamismo a las sorprendentes secuencias de acción que presenciamos en todos los episodios. Es evidente que cada apartado fue cuidadosamente trabajado para dotar a esta obra de una calidad superior.

Otro aspecto que me parece bastante acertado es la total ausencia de diálogos. Por la estructura de la obra, parece que se planeó así desde un principio y el resultado es excelente; la línea argumental está siempre presente, narrada por las imágenes que presenciamos. El ritmo puede parecer un tanto exagerado y quedan muchos cabos sueltos que permiten al espectador formular sus propias teorías, invitando a verla nuevamente para tratar de desentrañar los secretos de este extraño mundo.

Parecido a una combinación retorcida entre Kill Bill y Happy Tree FriendsThe First Blood es un trabajo de animación de primer nivel, ideal como debut de la conejita sangrienta titular. Lamentablemente por ahora parece ser el único en su tipo, pues aunque el personaje aparece en un par de animaciones más, no existe fecha para la aclamada continuación solicitada fervientemente por todo aquél que por casualidad llegue a dar con este interesante corto.

Life: Vida Inteligente

Título Original: Life.
Género(s): Thiller, Survival-horror.
Director: Daniel Espinosa.
Emisión: 2017.
Duración: 103 minutos.
Extras: –

Existen numerosos iconos inolvidables del cine de ciencia-ficción que, aunque a su vez fueron reensayos o mezclan numerosos elementos de material anterior, consiguen sobrepasar a los originales para convertirse en obras de culto como Alien, La Mosca o Star Wars. Existen otras que por diversos factores no consiguen resaltar o que quizás llegaron demasiado tarde y de inmediato son catalogadas como copias descaradas que buscan colgarse de la fama de algún clásico.

En esta época donde presenciamos el resurgimiento de grandes series como las ya mencionadas, suelen aparecer otras películas que rápidamente pasan desapercibidas, muchas de ellas con justa razón. Life fue una de ellas, catalogada como otro intento de copiar Alien: El Octavo Pasajero y junto con el anticipado estreno de Alien: Covenant pronto pasó al olvido. El hype por Covenant desapareció rápidamente luego de un par de semanas en taquilla y entonces decidí darle una oportunidad a esta cinta.

Un grupo de científicos a bordo de la Estación Espacial Internacional tiene la misión de analizar muestras del suelo marciano recuperadas recientemente. Las muestras llevan consigo una forma de vida unicelular en aparente hibernación. Maravillados por el descubrimiento, consiguen reanimar al extraterrestre. La criatura crece rápidamente y resulta ser más inteligente de lo esperado. Pronto las cosas se salen de control, se cometen errores y ahora la tripulación está encerrada con un monstruo abordo.

El resto de la cinta toma muchos clichés del genero y de forma inevitable transcurre justo como lo esperamos. Los personajes no son memorables y toman una serie de decisiones cuestionables que nos hace perder toda esperanza en ellos; en fechas recientes esta ha sido una crítica recurrente hacia todo tipo de cintas ambientadas en el espacio, los fans analizan minuciosamente la película desde un punto de vista “científico” y terminan decepcionados.

Sin embargo, Life no busca ser una película con tintes realistas en el espacio como quizás lo fueron The MartianInterstellar, Gravity o (lo intentó ser) Alien: Covenant, sino una película de monstruos reminiscente de las clásicas Serie B de los noventas y eso lo consigue en todo momento. El argumento y los personajes son flojos, pero los escenarios, iluminación y sonido son bastante buenos, a pesar de que el CGI empleado para dar vida al antagonista disminuye en calidad por momentos.

La criatura es lo suficientemente original para mantenernos interesados en el filme. Comienza como una simple célula que va evolucionando hasta adquirir diversas formas; su batalla por la supervivencia contra los humanos es muy entretenida de observar, pues en varias ocasiones demuestra ser más racional y astuta que sus oponentes. Puede que su diseño no inspire horror a primera vista, pero funciona muy bien en los escenarios escogidos para las escenas en que aparece.

Life no es una de las mejores películas de ciencia-ficción en los últimos años, pero si un thriller espacial bastante entretenido que retoma muchos elementos clásicos, donde es más fácil aliarse con la criatura para ver como devora sin remordimiento a los ilusos que perturbaron su sueño. Aunque el argumento es predecible, o mejor dicho, inevitable, la cinta aporta suficiente variedad e incluso cuenta con un giro final al estilo de las viejas películas de monstruos.

Dejando a un lado las comparaciones, Life es una película palomera decente, fácil de digerir y sin muchas complicaciones que nos permite pasar un buen rato disfrutando del ataque imparable del intrigante calamar marciano, criatura que se gana el título de verdadero protagonista; y aunque el final queda abierto para poder desarrollar una secuela, quizás sea mejor dejarla como una única historia que vale la pena volver a vivir de vez en cuando.

Santo contra los Clones

Título Original: Santo Contra Los Clones.
Género(s): Acción, Sobrenatural, Peleas.
Director: Carlo Olivares Paganoni.
Estudio: Cartoon Network Latinoamérica y LMT Animation Studio.
Emisión: Octubre 27 – Noviembre 24 2004.
Duración: 5 Episodios.
Extras: –

Buscando entre las viejas entradas del blog recordé una en particular intitulada El síndrome de viejo, donde mi editor recuerda de forma amarga los horribles programas de televisión transmitidos en durante nuestra infancia; hace referencia a dos clases en particular antes de la apertura hacia nuevos contenidos a finales de los noventa: programas norteamericanos con décadas de atraso y producciones nacionales deplorables.

Aunque mi experiencia fue muy similar, jamás pude soportar ver ni diez minutos de esos programas nacionales como el grotesco Chavo del Ocho o espantosas comedias americanas como La niñera. La televisión por cable, a la que tuve acceso a inicios del nuevo milenio, tampoco era muy diferente. Recuerdo haber visto las mismas series en Cartoon Network, aunque al menos este canal poseía mucha más variedad de vez en cuando.

Quizás debido a estas experiencias que desarrollé una apatía hacia todo tipo de producciones nacionales y por desgracia consideraba a lo mexicano como chafa o de menor calidad. Fue gracias al mismo Cartoon Network que comencé a reconsiderar las cosas, ya que de vez en cuando emitían pequeños cortos, spots, comerciales o eventos especiales que presentaban un contenido con un estilo diferente, adaptado al público latinoamericano.

Una serie en especial fue creada específicamente para ser trasmitida en México; apareció una buena noche al aire y de acuerdo con los registros desapareció al mes siguiente. Sin embargo, recuerdo haberla visto muchas veces debido a que me resultaba realmente entretenida y distinta a la programación habitual del canal. La obra en cuestión era Santo Contra Los Clones, protagonizada por el legendario Enmascarado de Plata.

La lucha libre ha sido un elemento siempre presente en la cultura mexicana contemporánea, alcanzando su momento culminante con las surrealistas películas de luchadores de los años sesenta, donde los enmascarados actuaban como superhéroes al más puro estilo Serie-B. De entre ellos el más famoso fue El Santo, protagonista de más de cincuenta cintas donde enfrenta criaturas sobrenaturales, científicos locos o criminales extravagantes.

Muy pocas veces logré ver una de estas películas pero desde que recuerdo, el prefijo Santo vs… provoca todo tipo de reacciones. Santo Contra Los Clones es una serie animada compuesta por cinco cortos episodios creada por Carlo Olivares Paganoni para Cartoon Network Latinoamérica. En ella El Santo debe detener el plan del Dr. Clon, un científico perverso que busca matarle al emplear un ejército de clones de sus más temibles adversarios y posteriormente conquistar el mundo.

La animación tiene sus fallas, pero funciona bien para dotar a la obra de un estilo propio y aunque el argumento es la típica historia donde el héroe derrota al villano para salvar el día, son quizás las múltiples referencias a la vida cotidiana en el Distrito Federal (ahora Ciudad de México) lo que nos mantiene interesados en la trama. Aparecen todo tipo de monstruos universales para enfrentar al enmascarado, quien los derrota sin mucho esfuerzo como si fuera otro día en el trabajo.

Santo Contra Los Clones es una serie muy entretenida y extravagante; para aquellos que tuvimos la oportunidad de verla al aire durante su corto tiempo de vida también es una especie de cápsula del tiempo nostálgica. Un claro ejemplo de una producción mexicana de calidad, que sale de la mediocridad y nos recuerda que existe mucho potencial pendiente de ser descubierto y patrocinado, en ocasiones por empresas extranjeras a falta de apoyo nacional.

Bayonetta: Bloody Fate

fhgfhg
Título Original: ベヨネッタ ブラッディフェイト (Beyonetta: Buraddi Feito)
Género(s): Acción, Sobrenatural, Peleas.
Director: Fuminori Kizaki.
Estudio: Gonzo.
Emisión: 23 Noviembre 2013.
Duración: 90 minutos.
Extras:

Establecer una nueva serie no es algo fácil. Para la recién fundada PlatinumGames fue la perfecta oportunidad para darse a conocer como un estudio de calidad dentro del ámbito de los videojuegos. El staff ya había trabajado en series de renombre como Resident Evil y Devil May Cry, además de contar con el apoyo de SEGA. El resultado fue Bayonetta, un título de acción hack ‘n’ slash impresionante, pero que falló al momento de vender por enfocarse a un público objetivo reducido.

El juego cayó en el olvido durante varios años; las similitudes con otros títulos anteriores de varias compañías disminuían más su atractivo. Tiempo después, otros lanzamientos de PlatinumGames como Metal Gear Rising o el esperado NieR: Automata revivieron el interés por conocer sus trabajos anteriores. Bayonetta y su secuela vieron nuevamente la luz; en 2013 se lanza una OVA basada en los sucesos del primer juego, aunque los acontecimientos están resumidos para seguir un orden diferente.

bayonetta-2

Tras 500 años de sueño ininterrumpido en el fondo de un oscuro lago, la bruja Bayonetta despierta en un nuevo mundo. Incapaz de recordar su pasado, batalla contra hordas de ángeles que se interponen en su camino por descubrir la verdad. Su viaje la lleva a la ciudad europea de Vigrid, cuna de la tecnología más avanzada del mundo, donde enfrenta a viejos conocidos mientras desentraña una conspiración que lleva medio milenio en marcha y el secreto detrás de los Ojos del Mundo.

En el apartado técnico el OVA posee una calidad más que aceptable, con una animación de primera acompañada por excelentes efectos de sonido en increíbles secuencias de acción. Los juegos de PlatinumGames resaltan por su acción desenfrenada y a menudo exagerada hasta lo absurdo. Bloody Fate respeta esta tradición; conserva todos los elementos característicos del Bayonetta original: protagonista pícara en atuendo revelador pelea contra varios monstruos hasta hacerlos polvo.

byr.gif

De vez en cuando aparecen otros personajes para dar la ilusión de que existe una trama y que ésta avanza. Luego de cincuenta minutos, las cosas se vuelven un tanto caóticas, pero es fácil dejarlas a un lado para disfrutar de las batallas contra los ángeles, que conservan esos diseños tan llamativos y se trasladan muy bien a la pantalla, o contra algún jefe de los que aparecen el juego. A menudo se emplean imágenes generadas por computadora que combinan bien con la animación en dos dimensiones.

Bloody Fate es una genial adaptación del videojuego original que dará a los fans un buen rato de diversión; se enfoca en resumir de forma aceptable los acontecimientos del juego y las batallas, proporcionando grandes secuencias de acción mientras luce fabulosa; por otro lado, posiblemente se quede corta al momento de satisfacer a quienes no estén familiarizados con este universo por su argumento apresurado y predecible, además de un par de personajes un tanto molestos.