Bloody Bunny – The First Blood

Título Original: BLOODY BUNNY the first blood
Género(s): Acción, Sobrenatural, Peleas, Gore.
Director: Veerapatra Jinanavin y Chalermphol Wattanawongtrakool
Estudio: 2Spot Studio/RIFF Studio
Emisión: Junio 2016.
Duración: 11 minutos.
Extras: –

Una de las características más odiosas de la imprescindible plataforma YouTube es la tendencia que tiene a hacer “sugerencias” de vídeos para ver después. Basta con hacer click en alguno de ellos, muchas veces por accidente, para que tu página principal se llene con fastidiosas recomendaciones relacionadas (o no) con dicho vídeo. Toma un tiempo regresar todo a la normalidad, pero en ocasiones las sugerencias cumplen su propósito y nos permiten descubrir obras que de otra forma no llegaríamos a ver.

Bloody Bunny – The First Blood es una corta serie de animación creada por la compañía tailandesa 2Spot Communications, empresa dedicada al ámbito del entretenimiento. Aparentemente crean personajes que emplean en campañas publicitarias, aplicaciones móviles y mercancías varias, obteniendo ingresos a partir de las diversas licencias. Sus más de 200 personajes han demostrado ser muy populares por aquellas lejanas tierras, incentivando a crear esta animación con una protagonista muy particular.

En un oscuro mundo habitado por lo que parecen ser muñecos de peluche, Bloody Bunny busca venganza contra una misteriosa organización que realiza crueles experimentos; para ello debe asaltar la ciudad capital de Dizzyland y derrotar a las fuerzas de élite dirigidas por un poderoso rival. La serie cuenta con 15 episodios, sin embargo, cada capítulo apenas rebasa el minuto de duración, lo que nos permite terminar la totalidad de la obra en poco más de diez minutos.

Los personajes son muy llamativos a pesar de poseer un diseño muy simple y su transición a tres dimensiones está muy bien cuidada. La calidad en la animación es impresionante, extremadamente fluida y limpia, que se complementa de manera excelente con toda clase de efectos en dos dimensiones que añaden gran dinamismo a las sorprendentes secuencias de acción que presenciamos en todos los episodios. Es evidente que cada apartado fue cuidadosamente trabajado para dotar a esta obra de una calidad superior.

Otro aspecto que me parece bastante acertado es la total ausencia de diálogos. Por la estructura de la obra, parece que se planeó así desde un principio y el resultado es excelente; la línea argumental está siempre presente, narrada por las imágenes que presenciamos. El ritmo puede parecer un tanto exagerado y quedan muchos cabos sueltos que permiten al espectador formular sus propias teorías, invitando a verla nuevamente para tratar de desentrañar los secretos de este extraño mundo.

Parecido a una combinación retorcida entre Kill Bill y Happy Tree FriendsThe First Blood es un trabajo de animación de primer nivel, ideal como debut de la conejita sangrienta titular. Lamentablemente por ahora parece ser el único en su tipo, pues aunque el personaje aparece en un par de animaciones más, no existe fecha para la aclamada continuación solicitada fervientemente por todo aquél que por casualidad llegue a dar con este interesante corto.

Happy Tree Friends

Título Original: Happy Tree Friends
Género(s): Comedia, Gore, Horror, Ciencia Ficción, Fantasía.
Creado por: Aubrey Ankrum, Rhode Montijo, Kenn Navarro.
Estudio: Mondo Mini Shows, Mondo Media, G4 Media.
Emisión: 1999 – Presente
Duración: 75 cortos para Internet, 39 episodios para televisión, 11 Smoochies, 10 Kringles, 16 episodios irregulares, 2 vídeos interactivos, 5 episodios Ka-Pow!, 12 Breaks, 5 “Love Bites” y 7 Episodios para uso doméstico. (182 en Total)
Extras: Página Oficial (en inglés)

Happy Tree Friends es una serie animada en Flash enfocada totalmente a un público adulto creada por Aubrey Ankrum, Rhode Montijo, Kenn Navarro y Warren Graff. Desde su creación a finales del siglo pasado, se ha vuelto un importante fenómeno de internet llegando a ostentar el apelativo de “serie de culto”, a pesar de su temática extremadamente violenta y emisión irregular.

La serie es protagonizada por una variedad de adorables animalitos antropomórficos que durante los diversos episodios sufren las más horribles, sangrientas y violentas muertes posibles salidas de la retorcida mente de sus creadores. Las escenas gore son vívidas, y en muchas ocasiones exageradas, con predilección por la tortura y el desmembramiento.

The End is Near!

En 1999, mientras trabajaba para Mondo Mini Shows, Rhode Montijo tuvo esta idea y se la presento a sus colegas y ejecutivos. Intrigados por los posibles resultados, Mondo les dio luz verde para animar un pequeño corto y mostrar el producto final. El corto, titulado Banjo Frenzy, en el que un dinosaurio asesina salvajemente a una ardilla, un castor y un conejo fue del agrado de la compañía, quienes de inmediato les entregaron su propia serie de Internet y todo un equipo de escritores y animadores para dar forma a lo que se conocería como Happy Tree Friends.

Tras su debut en el año 2000, HTF se convirtió en un éxito que nadie esperaba. Pronto se propagó desde su humilde sitio web hasta los grandes servicios de entretenimiento como YouTube, donde cada pequeño episodio llegó a recibir millones de visitas al mes. Poco después, el trabajo de Montijo y su equipo asaltó festivales de cine, convenciones y rompió récords de descargas en los principales sitios de Podcasts.

En varios países, los episodios comenzaron a transmitirse por televisión, donde pueden ser disfrutados por los fans aún hoy en día. Motivados por el éxito de su creación, el equipo ha lanzado ya cuatro DVD’s recopilatorios. El vídeo músical de la canción The Carpal Tunnel of Love de la banda de rock Fall Out Boy es un episodio de Happy Tree Friends creado especialmente para la ocasión, con todo y las horribles muertes características.

Como toda serie animada, cuenta con especiales para conmemorar días festivos, como Navidad, Día de San Valentin o Halloween y sus propios Spin-Offs que relatan la historia de algún personaje o nada tienen que ver con la serie principal. También existen multitud de animaciones y juegos en Flash relativos a la serie. De entre ellos destacan los “Smoochies”, animaciones interactivas de personajes individuales muriendo de diferentes formas.

Resistance is futile

El Show cuenta con 21 personajes principales, que han ido apareciendo desde el debut de los cuatro originales en el episodio piloto. Todos ellos son animales endémicos del bosque o sus alrededores, con forma ligeramente humana y en su mayoría poseen grandes dientes incisivos y pequeñas narices en forma de corazón. Al principio, tenían un papel parecido al de niños jugando, pero conforme la serie avanzó, el concepto de la edad fue abandonado y en episodios más recientes se les puede ver realizando todo tipo de actividades, llegando a establecer sus propias personalidades y preferencias.

Los episodios comienzan con uno o más personajes realizando sus actividades cotidianas. Sin embargo, pronto estas situaciones se convierten en verdaderas masacres que terminan con la muerte inevitable de cualquiera que se encuentre cerca, generalmente por accidentes desafortunados que involucran instrumentos a primera vista inofensivos. Algunos obviamente poseen enfermedades mentales como trastorno por estrés postraumático, trastornos obsesivo-compulsivos y esquizofrenia, que en la mayoría de los casos acaban con su vida y la de sus amigos. Siempre reencarnan listos para el episodio siguiente sin recuerdos de sus muertes anteriores.

Estéticamente, la animación ha mejorado mucho desde los primeros días y el diseño minimalista de los personajes hace a los episodios agradables a la vista, al menos hasta que todo se tiñe de carmesí y vísceras. Las ambientaciones no son detalladas, pero cumplen con su objetivo, e incluso ayudan en el posterior proceso de exterminación.

Mientras que los personajes no hablan un lenguaje avanzado, son capaces de articular sonidos y balbucear palabras provenientes del inglés. Esto, según su creador, favorece un entendimiento universal de los episodios, sorteando efectivamente la barrera del idioma. Los episodios primigenios duraban alrededor de cuatro minutos, mientras que los de televisión poseen tres segmentos de siete minutos.

Trust no One

Desde sus inicios Happy Tree Friends ha levantado polémica debido a la desmedida violencia gráfica que inunda cada uno de sus episodios y animaciones. Padres de familia se inconformaron con la “mascarada” del show: extrema violencia y brutalidad oculta tras adorables conejillos, fábrica de pesadillas, otra herramienta comercial y daño irreparable a la moral de los niños.

Pero ya se ha dicho que HTF está enfocado a un público adulto. Not For Children or Big Babies!”(Ni para niños ni bebés grandes) fue la primera advertencia que Mondo utilizó. Sin embargo también nos hace, poco a poco, insensibles frente a la violencia.

Happy Tree Friends debe mirarse por gente adulta con un concepto muy definido de lo que busca, capaz de establecer sus propios límites y respetarlos. El show perfecto para aquellos que gozamos de un retorcido sentido del humor, es inquietante y divertido al mismo tiempo.