Keijo!!!!!!!!

Título Original: 競女!!!!!!!! (Keijo!!!!!!!!).
Género(s): Spokon, Comedia, Ecchi, Shônen.
Director: Hideya Takahashi.
Estudio: Xebec.
Emisión: 2016.
Duración: 14 episodios.
Extras:

Keijo! se basa en el manga homónimo creado por Daichi Sorayomi. En un principio cuando escuché de él me pareció que era el típico anime Ecchi, simple, si trama ni personajes complejos, que sólo basaba su popularidad en mostrar a voluptuosas mujeres en trajes de baño, con eso en mente me decidía a verla pensando sólo en el atractivo visual, sin embargo, la serie fue mucho más de lo que esperaba.

La historia gira en torno a un deporte ficticio llamado Keijo en el cual mujeres se enfrentan sobre un pequeño espacio de tierra firme en medio de una alberca, el objetivo es derriban a las contrincantes o hacerlas caer de la plataforma, pero únicamente pueden usar los pechos o el trasero para tocarse. Con esa simple premisa uno esperaría encontrar muchas situaciones muy sugerentes a lo largo de la historia.

El protagónico corre a cargo de Nozumi Kaminashi, un personaje que encarna todos los estereotipos del anime Shônen pero en mujer, es fuerte, aguerrida, enérgica y nunca se da por vencida sin importar lo difícil de la situación. Su mayor sueño es convertirse en una jugadora profesional de Keijo y ganar la mayor cantidad de dinero que pueda, para ello ingresa a una academia, pero su desempeño inicial no es tan bueno y termina en el último grupo, junto a Sayaka Miyata, una ex jugadora de Judo, Kazane Aoba una tímida pero inteligente jovencita y Non Toyoguchi, una voluptuoso, tierna y muy torpe chica. Las cuatro se harán buenas amigas y se apoyarán para salir del último lograr y ser parte de la élite.

A final de cuentas es una serie escolar y vemos a las protagonistas en su rutina diaria en la escuela, bastante irregular tratándose de una institución educativa que enseña un deporte tan poco común como este. Las chicas reciben clases sobre la ciencia del trasero y las tetas, para poder usarlas de manera eficiente en las competencias, además de extenuantes rutinas de ejercicio para fortalecer su cuerpo. Como en toda serie escolar, las chicas son las típicas fracasadas cuyas habilidades estar por debajo de las chicas de élite, pero gracias a su esfuerzo y determinación terminan mejorando sus habilidades.

La parte escolar ya la consideraba prometedora siendo que siempre me han gustados los animes con este tema, pero que en la escuela enseñaran keijo me pereció bastante raro, rayando en lo ridículo, aunque eso sí, muy cómico. Sin embargo, el anime japonés nos ha demostrado que puede haber escuelas para todo, pues si hay colegios para ser superhéroe (My Hero Academia), jugador profesional de Duelo de Monstruos (YuGiOh GX), bruja (Little Witch Academia) o donde el uniforme te da poderes extraños (Kill la Kill), por qué no una escuela para un deporte que se juega con el trasero.

Por cierto, la diferencia social que hay entre las chichas de la clase común y las de élite es muy marcada y puede prestarse para un interesante análisis sobre cómo la clase social determina las ventajas educativas que una persona puede tener. Aunque la serie no es tan profunda para meterse en esos asuntos. Por el contrario, hermana a todas las estudiantes a pesar de enfrentarlas en un principio, que es parte del desarrollo tradicional del anime Shônen, pues al principio las enemigas son la clase de élite, luego se hace amigas y la nueva amenaza a vencer son las estudiantes de otra escuela con quienes se enfrentan en un torneo.

La forma en que las chicas crecen y mejoran sus habilidades es parte también del género, pues primero se enfrentan contra las mejores de su escuela, quienes demuestran habilidades impresionantes, que las protagonistas logran aprovechas para mejorar sus propias técnicas y adquirir más poder. Después enfrentan a las chichas de la otra escuela, cuyos poderes son infinitamente mayores de lo que esperaban, pero a quienes logran hacer frente gracias a su coraje y convicción.

Uso “poder” cuando me refiero a las habilidades que van adquiriendo las chicas en este deporte porque literalmente la actividad física queda de lado y en las competencias lo que vemos son habilidades sobrehumanas que rayan en los superpoderes, hay transformaciones de forma así como técnicas que bien podrían competir contra cualquier ataque de los Guerreros Z. Esta exageración en donde un trasero puede ser más fuerte que el acero o los pezones una arma mortal le da justo ese toque de emoción y comedia que caracteriza a la serie y que aunado al leve erotismo y casuales desnudos te mantendrán pegado a la pantalla.

Visualmente la serie tiene un diseño genérico pero funcional, hace a las competidoras sexis sin exagerar demasiado y les da una personalidad variada para que todos tengan a su favorita. La música está bien y ambienta adecuadamente, sobre todo la tonada que usan para las escenas de mayor suspenso. Los escenarios no destacan muchos aunque no hay tanto que ver pues las principales escenas de acción suceden en el campo de juego.

Si bien la premisa en bastante común en este género y las personalidades de las chicas son parte de lo genérico, la serie resulta muy divertida y no sólo por el elemento Ecchi. Yo ni siquiera creo que podamos catalogarla dentro de este género, pues si bien hay algunos toques sexuales y lésbicos en realidad no hay una atmósfera de erotismo, es más que nada comedia, y los problemas personales de las chicas son más como de un anime Shôjo. A lo muchos es una serie con una muy generosa cantidad de fan-service, repleto de oppais y pantsu-shots.

Las batallas llegan a ser sumamente intensas y hasta brutales, tanto que olvidamos que es un simple deporte y terminamos enganchado por el fabuloso y sensual despliegue de poder, y me gusta que el poder y la acción estén por encima de la parte sexual. Otra cosa que me gustó mucho y es de aplaudir es la ausencia total de relleno, dado el tipo de batallas es común en otras series que un enfrentamiento de pocos minutos dure cinco capítulos, aquí cada capítulo es una batalla distinta y no tenemos que esperar al siguiente para ver el desenlace ni soportar tediosos minutos de introspección o recuerdos del personaje, esa fluidez en la historia me encantó.

La verdad la serie me pareció muy divertida y mucho más interesante de lo que esperaba en un principio, no se vale de la parte sexual para atraparte, tal vez sólo para llamar tu atención en un principio, pero después todo se enfoca en mostrarte lo exigente que el Keijo puede llegar a ser. Si les gustan series como Dragon Ball, Naruto o My Hero Academia por los poderes y las batallas, esta serie les va a gustar también. La parte de la historia personal de cada protagonista y los dramas personales que deben superar sí están tratados muy a la usanza del Shôjo, pero no la hacen dramática ni sentimental. Una serie divertida, emocionante, levemente sugerente, algo inverosímil y exageradísima que vale la pena ver aunque lamentablemente no tendrá una segunda temporada pues el manga fue cancelado y el anime no recibió el apoyo suficiente.

Anuncios

Punch Line

Punch Line 1

Título Original: パ ン チ ラ イ ン (Punchi Rain).
Género(s): Comedia, Ecchi, Sobrenatural, Henshin, Ciencia Ficción.
Director: Yutaka Uemura.
Estudio: MAPPA.
Emisión: Abril 2015 – Junio 2015.
Duración: 12 Episodios.
Extras:

Hay animes que empiezas a ver porque crees que son la típica serie de comedia con fan-service sin mayor complejidad, pero en ocasiones descubres que una serie que empezó de esa manera se convierte en algo más profundo, con complejos temas de Ciencia Ficción como los viajes en el tiempo y elementos sobrenaturales de índole espiritual; sin olvidar un desarrollo que va girando la trama hacia elementos cada vez más inesperados. Ese es el caso de Punch Line.

La calidad del anime está dentro del promedio que podemos esperar de las series comerciales, buena música pero no sobresaliente, una animación muy agradable y un diseño de personajes que si bien caen en el cliché sí tienen algunos momentos de originalidad. El fan-service es contante pero muy ligero y decente, básicamente se basa en el uso exclusivo de pantsu-shots, que de hecho resultan un elemento importante para el personaje principal.

Punch Line 8

La serie gira en torno a Yuta Iridatsu, un chico común que se excita de sobremanera cuando ve las pantaletas de una mujer. En una ocasión mientras viajaba en el autobús, es víctima de un secuestro, pero es rescatado por Strage Juice, la heroína con poderes mágicos que lucha por la justicia. Sin embargo, después del incidente Yuta muere y su espíritu termina a la deriva. Más tarde, el espíritu de Yuta conoce a Chiranosuke una entidad espiritual en forma de gato que le revela a Yuta una misión para salvar el mundo de la destrucción, pues al parecer un meteorito se estrellará contra la tierra y es su deber evitarlo. Inician así una serie de situaciones cómica en las que el espíritu de Yuta deberá evitar la destrucción del mundo mientras ayuda a sus amigas Mikatan, Ito, Rabura y Meika.

La serie tiene un principio muy intenso y eso te engancha al instante, pero con forme se desarrolla la historia te das cuenta de que no se trata de una serie Ecchi con toques de Mahô Shôjo. Luego de la presentación de los personajes empezamos a ver el ámbito espiritual y conocemos las reglas básicas que rigen a los espíritus así como la misión de Yuta. Hasta aquí todo tiene pinta de ser como esas obras donde el protagonista tiene que viajar en el tiempo muchas veces hasta que logre hacer las cosas de modo correcto, como en El Día de la Marmota, 8 Minutos antes de Morir o Al Filo del Mañana. Eventualmente descubriremos que esto no es así.

Punch Line 11

Con forme pasan los capítulos se va esbozando un trasfondo secreto de héroes que buscan salvar al mundo y grupos secretos que quieren su aniquilación. Sale a la luz el grupo Qmay, responsable de que el meteorito se estrelle con la tierra, conocemos el pasado de Yuta y Mikatan y descubrimos que sus poderes, conocidos como estado Uber, son producto del virus Hércules. Eventualmente la serie pasa de ser algo cómico y Ecchi con cosas espirituales, a una temática de ciencia ficción con grupos extraños y más complejos de lo que pudimos imaginar en un principio.

Chiranosuke revela a Yuta que no es la primera vez que intenta usar al espíritu de Yuta para detener al meteorito, sino que van más de 600 mil millones de intentos y que él pertenece a algo llamado “El Proyecto de Salvación Humana”. Cada que un Yuta fracasa, su espíritu debe regresar en el tiempo para inténtalo de nuevo; así hasta que algún Yuta logre llevar a la tierra por una línea temporal que no contemple su destrucción. Pero no estamos hablando del mismo Yuta, cada Yuta es de una línea temporal distinta y cuando fracasa la tierra de su línea temporal es destruida y él muere. Podría seguir explicando cómo se dan estos viajes en el tiempo pero eso generaría spoilers que le quitaría la sorpresa a quienes aún no han visto la serie.

Punch Line 10

Como podemos ver la historia se vuelve realmente compleja, pero el manejo teórico sobre los viajes en el tiempo es sencillamente perfecto. Cada que la historia se reinicia en realidad está empezando por primera y única vez en esa línea temporal. Y si eso nos parece complejo, las cosas que hacen todavía más confusas cuando agregamos un cambio de cuerpo en los personajes, que a su vez implica cambio de sexo y género. Con forme conocemos el pasado de Yuta (Pine), Mikatan (Chiyoko) y Guriko nos damos cuenta que los personajes no son como nosotros creíamos. Y no obstante lo complicados que llegan a resultar, incluso los eventos más aleatorio están justificados y explicados debidamente.

La serie tiene cambios muy radicales, pues de repente suelta cosas muy densas que te dejan desconcertado, sobre todo después de estar viendo escenas de comedia sin sentido saturadas de fan-service. Tenemos un trasfondo inesperado para cada personaje, extraños poderes y organizaciones secretas, viajes en el tiempo, cambios de cuerpo y fabulosas y épicas batallas. Un excelente ejemplo de que el uso de fan-service no implica poca complejidad en los argumentos y una genial recomendación para quien busque cosas ligeras y cómica que se complejizan con forme pasan los episodios pero sin llegan a nada demasiado intrincado e incomprensible.

 Punch Line 5

Ikkitousen Great Guardians

Título Original: 一騎当千(Ikkitousen Great Guardians).
Género(s): Shônen, Súper Ecchi, Peleas, Romance, Yuri.
Director: Koichi Ohata.
Estudio: Arms.
Emisión: Junio 2008 – Agosto 2008.
Duración: 12 episodios.
Extras: Great Guardians OVA, Ikkitousen, Ikkitousen DD, Ikkitousen XX.

Luego de dos inigualables temporadas, Ikkitousen regresa con más peleas, chicas hermosas, cuerpos esculturales y ropa destrozada. Great Guardians es la tercera entrega de la saga y conserva toda la calidad de sus precuelas, más una mejora indiscutible en el desarrollo de personajes e historia.

La animación y el audio mantienen un nivel similar al de Dragon Destiny, con buenos gráficos y música adecuada que se acoplan perfectamente, aunque sin llegar a ser demasiado sobresalientes. El aspecto sexual aumenta considerablemente y pierden prácticamente toda la censura sutil característica de la serie, y pese a que no hay escenas de sexo, no se pierde la oportunidad de mostrar a las protagonistas totalmente desnudas en cada ocasión.

A pesar de que el ecchi y las peleas eran la carta fuerte en las primeras dos temporadas, en ésta se dejan a un lado para dar mayor peso a la historia. Sin embargo, las peleas son relegadas un poco y ya no vemos las gloriosas riñas entre colegios ni una majestuosa batalla final. Aun así, es posible apreciar algunas peleas de menor magnitud, pero éstas distan mucho de aquellas en donde los protagonistas peleaban hasta la inconsciencia.

Uno de los aspectos más significativos es el crecimiento y desarrollo de todos los personajes. En la primera temporada sólo nos centramos en Hakufu y el colegio Nanyo, mientras que en Dragon Destiny los personajes principales son del colegio Seito. Para Great Guardians se retoman la mayoría de los personajes de las dos temporadas anteriores más otros nuevos, y se combinan perfectamente dando protagonismos y madurez a cada uno de ellos, en especial a algunos personajes olvidados de la primera temporada.

La historia es prácticamente la misma de toda la saga. Los personajes están atados al destino del héroe legendario del cual son la reencarnación y tendrán que pelear contra otros luchadores. A demás de las típicas peleas y las numerosas escenas de pantsu-shots, la historia se centra en el pasado de algunos personajes y los sentimientos y personalidades de otros, lo que nos permite conocerlos más a fondo; Hakufu y Gentoku se encasillan en su personalidad moe, Kan-u Unchô muestra su lado sentimental y sus tendencias yuri, mientras que Ryofu Housen toma el papel protagónico.

La serie comienza cuando Ryofu Housen, quien había muerto en la primera temporada, es encontrada viva y sin memoria por Ryomô Shimei. A lo largo de la serie Ryofu intentará recordar su pasado y descubrir la razón por la cual aún vive. Sin embargo, las cosas se complican cuando Saji Genpô, una misteriosa chica con la capacidad de usar genjutsu, intenta apoderarse de la mente de los demás luchadores para destruirlos y tener el poder total.

La trama es sencilla y sin muchas complicaciones, lo que la hace realmente buena es el hecho de recurrir al pasado de los personajes y explorar sus verdaderos sentimientos y motivaciones para mostrarnos a unos protagonistas más maduros, realistas y humanos, con pasiones y miedos que influyen directamente en el supuesto destino al cual están condenados. Esto nos permite notar que no sólo ellos han cambiado, sino que la saga entera ha madurado, conservando su calidad con el paso de los años y evitando caer en versiones absurdas que se alejan de la idea original.

Ikkitousen es una de las mejores series es su género, y la idea de que madure y deje a un lado el Ecchi y las sensuales peleas por una historia con más contenido y emotividad me parece un gran acierto. Aunque no debemos olvidar que Ikkitousen sin desnudos no es Ikkitousen.

Súper Ecchi

El Súper Ecchi (スーパーエッチ) es un subgénero del Ecchi y se caracteriza por contener escenas, temáticas y desnudos más fuertes. Al igual que su congénere, el Súper Ecchi se enfoca en la sexualidad como argumento principal pero sin caer en la pornografía.

Los recursos que éste subgénero utiliza para generar sus historias y llevar a los personajes a situaciones excitantes y sugerentes son básicamente los mismos que en el Ecchi normal, la diferencia entre ambos radica en los desnudos y las alusiones sexuales. En primer lugar, los desnudos en el Súper Ecchi son totales y, a diferencia del Ecchi, no utiliza los elementos del escenario como forma de censura.

Para diferenciarlos con facilidad podemos enfocarnos en la censura del busto. El Ecchi jamás mostrará los pezones de las chicas, para lo cual se valdrá de todo tipo de trucos a fin de cubrirlos en cada escena, a diferencia del Súper Ecchi que los mostrará explícitamente. En segundo lugar, el Ecchi nunca hace alusiones a elementos pornográficos, mientras que el Súper Ecchi sí.

Es común encontrar referencias a felaciones cuando una chica come un plátano o a bukakes cuando derrama leche sobre su cuerpo; la acción sexual como tal no existe, pero la referencia es muy obvia. En cuanto al sexo, este existe físicamente pero está altamente censurado a fin de que nunca se muestre de forma directa una penetración.

Quiero recalcar que no es forzoso que existan escenas de sexo en todos los anime ecchi o súper ecchi, la mayoría de las series de estos géneros se limitan a presentar circunstancias que resulten lo suficientemente excitantes para un personaje adolescente (besos, caricias o interacción nudista).

Escenas como las pantsu-shots y las shitapai son mucho más explícitas. Las primeras pueden llegar a mostrar la ropa demasiado pegada al cuerpo e incluso marcar los labios vaginales de las chicas (cameltoe). Por su parte, las shitapai suelen remarcar los pezones a través de la ropa, por lo que es muy frecuente el uso de prendas mojadas.

Ecchi

El género Ecchi (エッチ) es aquel que se basa del toque excitante para enganchar al espectador. Es decir, el argumento principal e incluso la historia entera pasan a segundo plano, siendo la parte sexual la más importante. Aunque esto no quiere decir que un anime ecchi no deba debe tener un trasfondo como base para las acciones de los personajes. Las series de este género están destinadas generalmente a un público masculino, pues los desnudos que se muestras suelen ser femeninos.

En una serie de este tipo siempre encontraremos las recurrentes pantsu-shots  (tomas en las que es posible ver la ropa interior del personaje), las shitapai (escenas en las que una chica utiliza una prenda que sólo cubre la parte superior de sus pechos) y el fan-service (desnudos parciales, nunca totales ni explícitos). Es importante aclarar que estos tres elementos no son exclusivos del Ecchi, pues muchas otras obras los usan como recurso sin que por ello deban ser consideradas parte de género.

Un error común es considerar Ecchi a todo anime que muestre chicas sexys y con ropa sugerente, sin embargo, esto no es del todo cierto. Para que una obra audiovisual pueda ser considerara parte del género debe tener, dentro de su desarrollo argumental, acciones o eventos que llevan a los personajes hacia situaciones sugerentes y excitantes. A diferencia del anime pornográfico, un buen anime Ecchi debe generar la situación con base en el propio desarrollo de su historia y no forzarlo ni inventarlo de la nada como ocurre en el porno. En animes como Ikkitousen el tema central son las peleas y estas son las que llevan a las chicas a quedar en poca ropa generando dicha situación sugerente.

Ikkitouse (Takeshi Watanabe, 2003)

Algo que siempre debemos considerar es que ni el romance ni el erotismo son lo mismo que el Ecchi. En el romance y el erotismo la historia gira en torno a las relaciones y los sentimientos que llevan a los personajes a un punto de verdadera sensualidad, mientras que en el Ecchi las temáticas suelen ser más cómicas e informales y el aspecto de la sexualidad se enfoca más en el deseo y la excitación del momento que en el amor.

También es importante recordar que en el Ecchi jamás encontraremos un desnudo total y las escenas de sexo, de existir, nunca serán explícitas. El recurso básico en cuanto a los desnudos es usar elementos del ambiente para cubrir las partes íntimas del personaje. Cuando existen escenas de sexo generalmente se crear un planteamiento en el que el espectador inferirá que los personajes tendrán relaciones pero jamás verá tales escenas.

Bokusatsu Tenshi Dokuro-chan (Tsutomu Mizushima, 2005)

El Ecchi cuenta con una mala reputación debido a múltiples factores, uno de ellos es el desconocimiento del género, ya que muchas personas por lo regular lo asocian con la pornografía, algo totalmente erróneo. Otro factor es la falta de buenas historias ya que muchos de los anime presentan temáticas pobres. El problema es causado en gran parte por el público, pues al enfocarse en la parte sexual olvidan que la estructura de la historia es igualmente importante, y debido al alto consumo de Ecchi con historias pobres los productores rara vez se preocupan por desarrollar series de calidad.

Para catalogar un anime como Ecchi hay que tener en cuenta las prioridades de éste. Sorprender a una chica en la bañera, por ejemplo, puede ser Ecchi si el argumento obliga al personaje a entrar al baño y esto se repite de manera frecuente. Si el incidente es un caso aislado y únicamente ocurre una vez durante toda la obra entonces fue un mero recurso de enganche y no un evento característico del género.