The Matrix y el autobús

Este año se cumplió el vigésimo aniversario del estreno de una de las películas cyberpunk más importantes de la historia, si no es que la película no animada más importante que hay (pues ahí tenemos a Ghost in the Shell y Akira). Para conmemorarlo en algunos cines se volvió a proyectar The Matrix, la primera obra de una saga que nos invitara a cuestionar el concepto de realidad y el peligro que la inteligencia artificial podrían representar en un mundo tan dependiente de las máquinas y la informática como lo es el nuestro.

Aún no el reseñado ninguna de las películas, solamente la serie de cortometrajes animados inspirados en el universo de, en ese entonces, los hermanos Wachowski, Animatrix nos regala valiosa información sobre el origen de la guerra en la que la humanidad terminó derrotada y sufrió el destino de convertirse en la fuente de energía de las máquinas.

Muchas cosas han cambiado desde entonces, excepto la apariencia de Keanu Reeves, quienes dirigieron la película en aquellos años del siglo pasado, Andy y Larry Wachowski, ahora conocidos como las hermanas Wachowski, Lilly y Lana respectivamente, han tenido posteriores éxitos en pantalla, como Cloud Atlas, pero ninguna de sus otras películas ha superado lo que lograron establecer con Matrix hace dos décadas.

Hoy les voy a contar en qué contexto vi por primera vez The Matrix allá por el año 2000 o 2001 si no mal recuerdo, cuando el VHS era lo que estaba de moda y las pantallas planas era una cosas de ciencia ficción como lo que vemos en esta película.

Por aquellos primeros años del presente siglo, yo vivía en otro estado y la familia de mi mamá vivía en la zona metropolitana de la Ciudad de México. Generalmente íbamos a visitar a mi abuelo y tías en vacaciones, sobre todo en semana santa o en las vacaciones de verano. El transporte en ese tiempo era el de los típicos camiones feos que ya ni existen, pero había una línea directa desde el pueblo donde vivíamos hasta la Ciudad de México llamada Ómnibus, que tenía mejores asientos, baño, televisión (de esas abultadas con pantalla cóncava que ya son difíciles de encontrar) y era de ruta directa.

Me gustaba viajar en ese tipo de autobuses porque tenían aire acondicionado, eran más amplios y me mareaba menos, pero sobre todo porque solían poner películas que al menos me ayudaban a distraerme en las tres horas que duraba el viaje, algo que para mis diez años de edad era una eternidad. Lo único malo es que las películas que pasaban generalmente eran películas viejas tan malas que la mayoría era directas a videocasete o fueron estrenadas en televisión.

En fin, entre el tedio del largo viaje y las películas malas la mejor manera para pasar el trayecto era dormirse y eso hacía yo casi siempre, pero en una ocasión empecé a ver la película, era rara, en tonos oscuros y no entendía casi nada, ni siquiera recuerdo si estaba doblada o con subtítulos. El chiste es que empecé a ver el inicio y al poco tiempo me dormí, despertándome un par de veces durante el transcurso del viaje y viendo de reojo aquel extraño filme.

Mi mamá veía la película pero tampoco prestándole demasiada atención, no tengo idea de si le estaba entendiendo y si le parecía entretenida. Cuando estábamos casi por llegar me desperté por completo y entre los vagos recuerdos que tengo está el haberle preguntado a mi mamá si todavía no terminaba la película y también que dicha obra estaba bien rara, a lo que ella me dio la razón.

No mucho tiempo después platicaba con algunos amigos de la escuela y creo que a uno le comenté de esa película rara, a lo que él respondió que se trataba de Matrix, que estaba muy buena y no sé qué. Yo no le presté más atención pero con el paso de los años dicho filme se fue ganando un lugar entre el público en general y su popularidad creció lo suficiente como para que yo, ya mayor y un poco más enterado sobre cuestiones de cine, me interesara por verlo, sobre todo cuando salieron las secuelas, ya estaba yo en secundaria.

Cuando ya fui más consiente de este universo creado por las Wachowski, caí en cuenta de que la primera vez que vi The Matrix había sido aquella ocasión en el autobús, y que me había parecido tan rara e inquietante que mejor me había puesto a dormir. Sin embargo, el recuerdo de una extraña película de Ciencia Ficción no desapareció de mi memoria, y aún hoy tengo pequeños flashazos de aquellas escenas que logré ver con los ojos entrecerrados por el sueño. Y la diferencia con otras de esas películas “raras” (hoy podría decir de culto) que mal vi en mi infancia fue que no me dejó perturbado como para querer olvidarla (como El Cubo, que si bien se me hizo muy rara cuando era niño este año la compré y la vi completa por primera vez), al contrario, eventualmente esos recuerdos despertaron mi interés por ver la película.

Anuncios

Entendiendo Cloud Atlas

tumblr_mt8bcsFthw1r412rko2_r1_1280

Advertencia: recomiendo ver la película antes de leer este ensayo, no tanto por los spoilers que contiene, sino para que entiendan más fácilmente de lo que estoy hablando.

La primera vez que vi Cloud Atlas no entendí de qué trataba, pero por alguna razón me gustaba lo que veía. La segunda vez que la vi me quedó más clara la relación que había entre las diferentes historias y para la tercera vez, habiendo visto los comentarios de los directores, las entrevistas con los actores y los detrás de cámaras que incluía el DVD, terminé por comprender la complicada estructura narrativa, que si bien puede resultar muy confusa la primera vez que tienes contacto con este filme en realidad no es tan difícil de comprender. Así que hoy les traigo un pequeño análisis para que sepan cómo desglosar y disfrutar de los numerosos hilos argumentales de esta genial película.

LA ESTRUCTURA

Lo primero que debemos saber es que la estructura narrativa de Cloud Atlas es básicamente una variación de lo que en literatura se conoce como Novela Río. Un perfecto ejemplo de este tipo de novela es la saga Canción de Hielo y Fuego de J. R. R Martin. Quienes hayan leído los libros sabrán que el autor nos narra la historia de muchos personajes desde la perspectiva de cada uno de ellos, pero no lo hace al mismo tiempo, cada capítulo describe los eventos que toman lugar en determinada locación y con determinado grupo de personajes, en capítulos subsecuentes nos narra lo que ocurre en ese mismo momento pero en otro lugar y desde la perspectiva de otro personajes, así el lector tiene la visión global de los eventos. Con forme avanza la novela las historias que al principio parecían independiente se va uniendo en una historia general que aglomera a todos y cada uno de los elementos que empezamos a ver por separado. Como un gran río, donde cada afluente es la historia vista a partir de un personaje en particular y el conjunto de todas las visiones nos da la historia total.

En el cine esto es muy fácil de hacer, porque de hecho es cómo funcionan todas las películas, vemos una escena donde acurren ciertos eventos y actúan determinados personajes y posteriormente vemos lo que acontece en otro lugar al mismo tiempo. Lo complicado es cuando dichas historias no sólo están separadas por la locación, sino por el tiempo. A siglos de distancia los caminos de los diferentes personajes nunca de cruzarían, pero lo que Cloud Atlas no enseña es que no es necesario que los personajes interactúen en persona para que sus caminos se crucen, basta que la influencia de las decisiones que tomaron en su vida afecten a otras personas.

La estructura que maneja Martin, donde en cada capítulo vemos lo que acontece en un lugar y bajo la perspectiva de cierto personaje, es lo mismo que hicieron los Wachowski con este filme. Cada una de las seis historias es un fragmento de la historia global, lo difícil es comprender que a pesar de estar separadas por años de distancia y de usar personajes distintos que nunca interactúan entre sí (salvo en una ocasión) estamos ante la misma historia. Para aminorar ese choque temporal, los directores tuvieron la genial idea de crear un anclaje para que el espectador pudiera seguir la historia como si todo aconteciera en el mismo contexto espaciotemporal, me refiero el uso de los mismos actores en todas las historias pero interpretando papeles distintos.

Lo difícil es saber qué es lo que une las historias, pues algunos elementos son tan sutiles que pasan desapercibidos y eso nos hace pensar que las historias no tienen una relación directa, para ayudarles a ver los elementos de unión les dejo el siguiente esquema.

Entendiendo Cloud Atlas

LAS LECTURAS DE CLOUD ATLAS

Tuve que ver la película tres veces para comprender cómo se relacionaban las historias, los personajes y los actores, y llegué a la conclusión de que hay tres formas en que podemos ver Cloud Altas:

  • Lectura de Novela Río. Esta forma de ver la película es indudablemente la que haremos la primera vez que veamos la película y consiste en tratar de seguir las historias por separado, como si cada una de ellas fuera algo totalmente ajeno e individual del resto. El problema es que al ser seis historia y tener a tantos personajes nos resultará difícil seguir el ritmo durante todo el filme, además de que llegado el momento, el reciclaje de actores y la interacción entre personajes terminará por confundirnos.
  • Una historia lineal. La segunda opción de lectura consiste en ver la película como si fuera una sólo historia lineal. Es decir, debemos hacer caso omiso al hecho de que son personajes distintos en contextos espaciotemporales diferentes y centrarnos en la interacción que los diálogos y las escenas tienen entre las distintas historias. Esto es difícil pero posible gracias a la estructura interactiva que tiene el filme, esto es, cuando el personajes de una historia hace una pregunta la respuesta es dada por un personajes de otra historia como si estuviesen conviviendo, lo mismo pasa con ciertas escenas, su inicio está dentro de una historia pero su conclusión está en otra.
  • Anclaje actoral. La tercera opción consiste en ver Cloud Atlas como si se tratara de una sólo historia pero haciendo caso omiso de los distintos personajes, en su lugar deberemos centrarnos en seguir al actor encargado de interpretar cada papel. Esta opción y la primera terminan por combinarse y confundirnos pues podríamos pensar que como los distintos personajes son interpretados por el mismo actor, estos son una especie de reencarnación.

Lo que yo recomiendo es ver la película varias veces y hacer al menos dos de las tres lecturas propuestas. No obstante la forma correcta es estar conscientes de que son seis historias diferentes, observar cuidadosamente la relación entre los elementos de unión (tanto objetos, como acciones, ideas, diálogos y escenas) y los personajes, y aceptar que la película es sobre un sólo tema: la lucha por el amor y la libertad que ha tomado lugar a lo largo de la humanidad.

Tom-Hanks-in-Cloud-Atlas

LOS DOS TEMAS CENTRALES

Hay dos temas centrales en la película, aunque muchos podrían decir qué sólo es uno (la lucha). El primero de ellos es el amor. En cada una de las seis historias hay un elemento de romance, en ocasiones muy obvio y otras veces no tanto. Este elemento del amor o bien puede complicarnos el entender la relación actores-personajes o bien facilitarla. Me explico, las parejas siempre son interpretadas por la misma dupla de actores y eso puede hacernos creer que son reencarnaciones, cosa que yo no creo. Por ejemplo, en la primera historia, Edwing y su esposa (Tilda) son interpretados por Jim Sturgess y Doona Bae, quienes a su vez dan vida a Hae-Joo Chang y Sonmi-451 respectivamente. Otro caso similar lo vemos en Isaac Sachary y Luisa Rey, interpretados por Tom Hanks y Halle Berry, quienes igualmente interpretan a otra pareja de enamorados, Zachry y Meronym.

El segundo tema es la revolución. En todas las historias tenemos cambios drásticos en la forma de pensar que conllevan a la inconformidad con el sistema presenta y por ende a revelarse en su contra con tal de logar sus sueños, alcanzar una meta o proteger un ideal. En la primera historia vemos el nacimiento de las ideas que estaban en contra de la esclavitud, en la segunda la lucha por proteger nuestras creaciones, en la tercera el surgimiento del feminismo, en la cuarta y quinta vemos la lucha por la libertad y en la sexta la lucha contra los miedos y la ignorancia.  Muchas veces esa lucha no se presenta tan directa, por ejemplo Somni sí se revela contra un sistema rector, pero Cavendish y los ancianos se rebelan contra la enferma Noakes (Hugo Weaving), los Edwing no luchan de frente contra los esclavistas, sino que encaran al padre de Tilda y defiende sus ideas abolicionistas.

Como podemos ver hay muchas lecturas e interpretaciones que podemos hacer de Cloud Atlas, ya que su estructura y la interacción de seis historias diferentes lo permite. A mí en lo personal me gustaron más las historias de Edwing y Frobisher, pero estéticamente me fascino esa distópica ciudad de Nueva Seúl, con esos elementos Cyberpunk que sólo los Wachowski pueden lograr.

Cloud-Atlas-Whos-Who-1

Animatrix. Parte I

Título Original: アニマトリックス (Animatoritsukusu).
Género(s): Ciencia Ficción/Cyberpunk/Nanopunk/Ciencia Ficción Social, Gore, Psicológico, Neo-Noir, Seinen.
Directores: Andy Jones, Mihiro Maeda, Shinichiro Watanabe, Yoshiaki Kawajiri, Takeshi Koike, Koji Morimoto, Peter Chung.
Estudio: Square USA Inc., Studio 4°C, MadHouse, DNA.
Emisión: 2003.
Duración: 9 cortos, 10 minutos cada uno.
Extras: Página Oficial.

Del universo Matrix, surge The Animatrix, una recopilación de nueve cortometrajes basados o inspirados en la famosa saga de ciencia ficción. Algunos fungiendo como precuelas, secuelas o simples spin-off que nos ayudan a comprender un poco más el complejo trasfondo que envuelve a la historia. La producción corrió a cargo de los Hermanos Wachowski y contó con la participación de grandes directores y el apoyo de un gran número de estudios de animación, entre los que destacan Comix Wave Inc., Madhouse, Gainax, Studio 4°C y Production I.G.

La peculiaridad de Animatrix está en el hecho de que retoma distintos elementos que conforman la obra original y los explota en cada uno de sus cortos, otorgándonos con ellos un vistazo más profundo al aspecto psicológico, social y tecnológico. Sin olvidar que cada uno posee una esencia y estilos propios, gracias al trabajo de su director, casa productora y estudio de animación; asimismo, éstos se compaginan perfectamente ya sea con Matrix, Matrix Reloaded o el videojuego Enter The Matrix.

La obra es un deleite para el fanático de la Ciencia Ficción —Cyberpunk en específico— y estoy seguro que dejará un buen sabor de boca a los más cercanos seguidores de Matrix, pues no sólo le hace un excelente tributo, sino que ayuda a los espectadores menos especializados a entender algunos conceptos básicos que se manejan en los largometrajes.

Por toda su variabilidad en géneros, la complejidad de su historia, la profundidad de sus argumentos, la dinámica de su animación y los numerosos estilos de personajes, escenarios y formas narrativas, Animatrix bien merece ser considerada una obra maestra, no sólo por ampliar el universo Matrix, sino por otorgarnos un claro ejemplo de versatilidad dentro de la Ciencia Ficción.

El último vuelo de Osiris

Título Original: The Final Flight of the Osiris.
Género(s): Ciencia Ficción/Cyberpunk.
Director: Andy Jones.
Estudio: Square USA Inc.

Este primer corto presenta un despliegue visual impresionante, con una animación en CGI que logra un detalle corporal tan realista que supera por mucho a todas las obras del mismo formato que, al menos yo, he tenido la oportunidad de ver. La naturalidad y fluidez en los movimientos alcanzan una calidad similar a aquellos famosos efectos de la película. Por su parte, el detalle corporal es alucinante, pues incluso el más pequeño poro es visible en los close-up. Se puede ver, como decimos en México, hasta “la piel chinita” de los personajes.

Los escenarios son perfectos. Tan apegados al filme original que por momentos —y gracias a los ángulos de cámara y el trabajo de fotografía— pareciera que vemos una película de acción real en HD. Finalmente, la música es mínima y se ve opacada por el grandioso despliegue visual y el sonido ambiental, aunque no por ello es mala.

La obra nos muestra los últimos minutos de la nave Osiris y su tripulación, quienes descubren que los centinelas se preparan para atacar Zion. En un despliegue de valentía, una de sus tripulantes entra a la Matrix para advertirles a sus camaradas que la ciudad será atacada, todo esto mientras el resto de la tripulación intenta retrasar el imparable ataque de las máquinas.

El corto pone la antesala para Matrix Reloaded y se conecta directamente con Enter The Matrix, no aporta una cantidad excesiva de información pero nos permite apreciar la primera etapa del ataque a Zion.

El segundo Renacimiento. Parte I

Título Original: The Second Renaissance I.
Género(s): Ciencia Ficción/Nanopunk/Ciencia Ficción Social, Gore.
Director: Mihiro Maeda.
Estudio: Studio 4°C.

Con una animación nipona que refleja el peculiar estilo del Studio 4°C, llega el primer cortometraje de los dos que conforman la historia del El Segundo Renacimiento. El diseño de personajes y escenarios es muy contemporáneo y no abunda en detalles excesivos, es simple y sencillo pero contundente. El apartado sonoro se pierde por el propio peso de la trama y la densidad de los argumentos, pues este par de cortos nos proporcionan información fundamental sobre lo que ocurrió en el pasado, los orígenes de la Matrix y la revolución de las máquinas.

La historia es una especie de documental extraído de los archivos históricos de Zion, que mediante una narración a manera de obra periodística nos cuentan los pormenores sociopolíticos que llevaron a la decadencia de las sociedades humanas. El video nos habla sobre lo que podríamos denominar la ciberpunkización de la humanidad, de cómo ésta construyó y esclavizó a las máquinas, se volvió en extremo dependiente de ellas y sucumbió por su propia avaricia.

El segundo Renacimiento. Parte II

Título Original: The Second Renaissance II.
Género(s): Ciencia Ficción/Ciencia Ficción Social/Cyberpunk, Gore, Seinen.
Director: Mihiro Maeda.
Estudio: Studio 4°C.

La segunda parte se enfoca en la guerra entre humanos y máquinas, mientras que la primera lo hace en el surgimiento y orígenes del conflicto. En este corto vemos la guerra en su máximo esplendo, la derrota de la humanidad y la forma en que las maquinas empiezan a usarnos como su combustible.

Ambos cortos presentan una crítica social impresionante y son un perfecto ejemplo de lo que la mezcla de Ciencia Ficción Social y Cyberpunk pueden lograr, aunado a los aspectos psicológicos, filosóficos, políticos y económicos que maneja. Sin olvidar la constante referencia a las sociedades esclavistas, las revueltas populares y los embargos económicos que algunos países imponen a otros.

De todos los cortos, los dos del Segundo Renacimiento son los únicos que aportan información sustancial del universo Matrix, nos lo explican a detalle y nos aclaran casi en su totalidad los pormenores que llevaron a la humanidad a ser no más que simples baterías. Me parece que ambos son esenciales para quienes quieran seguir a fondo la historia pues actúan como precuela, pero es indispensable haber visto al menos la primera película para tener sentadas las base más generales.

Animatrix. Parte II
Animatrix. Parte III