El algoritmo

Korone Algori

Creo que ya todos hemos visto las maravillas que el algoritmo de YouTube puede lograr o las horribles adicciones que también podría provocarnos. Por allí de diciembre de 2020 el mentado algoritmo empezó a recomendarme ciertos clip de una vTuber con forma de perrito (Korone), la insistencia fue tanta que finalmente me decidí a ver uno y al día siguiente mis recomendaciones estaban atascadas con video de Hololive. Un simple clip bastó para hacerme caer en el Rabbit Hole.

Pero no todas las recomendaciones generan resultados tan dramáticos. Luego de decidir tomar un descanso de anime y películas para reseñar aquí en el blog me puse a ver videos de Cuéntame Cómo Pasó, como ya lo platiqué en la entrada respectiva. Pues bueno, hoy les vengo a platicar de los caminos por los que me ha llevado la programación de YouTube y que me han enganchado por el lapso de varias semanas a diferentes series disponibles en la plataforma.

Cuéntame algor

Después de encontrar un canal que resumía los episodios de Cuéntame hasta la temporada 8 (que casualmente el canal de televisión que ha vuelto a emitir dicha serie en México ya llegó a esa misma emporada), seguí vagando entre Hololive y los canales de podcast que frecuento. Pero en algún momento apareció por allí un video de Los Chicharrines y un podcast creciendo donde los entrevistaban. Recuerdo que los llegué a ver varias veces y eran los únicos payasos que me gustaban y cuyos show disfrutaba, pues nunca me han gustado los payasos. El Chippendale, Lupe, la Abuelita y demás personajes se me quedaron muy grabados de aquellos días de infancia.

Gracias a ese podcast conocí la historia de Los Chicharrines, su origen como payasos al lado de su papá Chirrín, el primer payaso en Chihuahua en llegar a la televisión, así como la forma en que la censura de productos dañinos para la salud (dulces y botanas) en la televisión provocó el final de las barras infantiles, por eso Chabelo salió del aire, porque los patrocinadores ya no podía anunciarse en televisión en un esfuerzo por reducir la obesidad infantil. En fin, que pasé varios días disfrutando de su nuevo show en su canal de YouTube.

Chicharrines Algor

Mientras veía a los mentados payasos al algoritmo le pareció adecuado recomendarme videos de Shark Tank México. No recuerdo porqué pero terminé viendo un Pich (la presentación de un emprendedor ante los inversionistas) y cuando me di cuenta llevada casi dos semana viendo prácticamente sólo Shark Tank cada que entraba a YouTube, me sumergí en el lore de esa serie más rápido que en el de Hololive y no era el único, pues varios internautas (cuándo fue la última vez que escucharon a alguien usar ese término) comentaban que las había pasado lo mismo.

Así fue como entendí que Ana nunca invertía, que Emmanuel le entraba si iba 50/50 con el Artur, que si Arturo te decía que eras un gallazo era porque estaba fuera, que si tu marca tiene nombre en inglés dejaba fuera a Paty, que si tu producto tenía azúcar o era de cadena fría haría que Rodrigo estuviera fuera y si no era el caso de que tu producto tuviera esas características seguro él ya lo había vendido hace 30 años, que Jorge Vergara era de pocas palabras que cuando invertía no ponía pretextos, que Marcus siempre da los mejores consejos pero nunca lo eligen y que el tío Charly es al único a quien le importa más el emprendedor que el negocio. En fin, todos los memes surgidos de la serie. Que sí, hace ver bien a los empresarios ricos a quienes seguro no les interesan las clases bajas.

Shark Tank Algori

Así me mantuve durante algunas semanas hasta que vi tantos episodios que terminé por perder poco a poco el hype que me generó la serie. Supongo que el algoritmo se da cuenta de eso y menos de una semana después llegó con otra serie a la que me enganchó, cómo si supiera que iba a caer rendido a sus pies a pesar de que no pareciera tener nada en común con lo antes mencionado. Los Locos Addams en su versión de 1964 hizo su aparición en un canal que estaba emitiendo en directo los episodios completos (rotaba entre los mismos cuatro pero tenía muchos más ya subidos). Y me volvió a pasar, por otras dos semanas mi consumo en YouTube osciló entre podcast, Hololive y The Addams Family.

Lo tengo que admitir, empecé a verlos porque el rostro Carolyn Jones caracterizada como Morticia se me hacía atractivo, eso y que la cara de Gomez (Homero para nosotros en Latinoamérica) me resultaba inquietante. Al final la serie me maravilló, con todos los valores familiares que presenta y alguna que otra ocurrencia que incluso podemos decir estaba adelantada a su tiempo. La serie es tan buena que, si bien tiene esa sabor de ver algo ya entrado en años (por momentos me recordaba un Western por los valores familiares), sigue siendo vigente en la actualidad. Los Addams son una de esas familias de la televisión que nunca van a envejecer y siempre serán divertidos.

The Addams Algori

Como niño de los 90 me tocó crecer con las películas de esa década de la desquiciada familia, que si bien son muy buenas y divertidas sí se quedan cortas si las comparamos con la serie sesentera. Con la serie aprendí que Dedos en realidad se llama Thing (Cosa) y que el Tío Cosa en realidad se llama Uncle Itt (Primo Eso), que Homero (Gomez) y Lucas (Fester) no son hermanos en la serie, sino que Lucas en el tío de Morticia. Se explica también cómo se conocieron y casaron entre otras diferencian que tiene la vieja versión para la televisión con el resto de adaptaciones que han tenido.

La serie sólo cuenta con dos temporadas (64 episodios) y si bien no los vi todos (no he salido por completo de esa racha), YouTube decidió que su algoritmo estaba listo para recomendarme lo siguiente y resultó ser un canal que había sintetizado los capítulos de Yu-Gi-Oh! quitándoles todo el relleno y dejando únicamente los duelos, lo cual me resultó totalmente refrescante y disfrutable pues ver los duelos de corrido sin toda la palabrería y drama innecesario hizo que me sorprendiera al notar que el duelo de Yugi y Joey dura menos de 6 minutos. Y recientemente ha empezado a recomendarme video de gente jugando Forbidden Memories y ganándole a Henshin con el deck inicial. Me pregunto que será lo siguiente que me recomendará.

yu-gi-oh algori

Cuéntame cómo pasó

Cuéntame 1

Título Original: Cuéntame cómo pasó.
Género(s): Drama.
Emisión: 2002-Actualidad.
Duración: 22 temporadas (hasta 2022)
Extras:

A finales de enero, tal vez, no lo recuerdo, me embarqué en la titánica tarea de ver todo Attack on Titan y todo iba bien hasta que mataron a Sasha, mi tercer personajes favorito, por lo que decidí darme un descanso antes de terminar la última temporada. Mientras lo hacía descubrí por casualidad que un canal estaba retransmitiendo una serie de la que fui muy fan hace más de una década, Cuéntame cómo pasó, enganchado de nuevo con la serie el algoritmo de YouTube me llevó a un canal que sube los capítulos resumidos, poco más de diez minutos cada uno, así que en cuestión de días llegue hasta la temporada ocho (porque ese canal sólo ha subido hasta allí).

Cuéntame cómo pasó ocupa un lugar especial en mi memoria, pues recuerdo verla en compañía de mi mamá al regresar por las tardes de mis clases de inglés, cuando la pasaban por Canal 22 allá por 2004-2007 tal vez. La serie me gustó tanto que se me quedó muy pegado el acento español y con algún amigo de la preparatoria solíamos jugar a imitar dicho acento, y cómo me había aprendido muchas frases me salía muy bien.

Cuéntame 3

Reencontrarme con la serie desbloqueó esos agradables recuerdos de un tiempo en mi vida en la que todo era muy tranquilo, con no más que los deberes de la escuela como preocupación. Y creo que eso es justamente la serie, una llave que desbloquea tus recuerdos, porque si bien ni soy español ni mucho menos me tocó vivir en la dictadura de Franco, la serie se volvió un elemento muy distintivo de esa etapa de mi vida, cuando apenas empezaba a conocer el internet, no tenía este blog y mucho menos sabía qué era el anime. Mi mamá ya vivía en esos años obviamente, y tendría la edad de Inés, la hija mayor de la familia Alcántara, y justo fue el uso de diferentes canciones de la época al final de cada episodio, cosa que justo acabo de recordar mientras escribo esto, lo que la engancho a ella.

Para nosotros, a principios de siglo, las series europeas eran algo nuevo, acostumbrados a consumir lo que la industria televisiva y cinematográfica de Estados Unidos nos daba resultó refrescante poder ver algo nuevo en un idioma que mayormente podíamos entender. Que por cierto, ir descubriendo la jerga castellana fui otro de esos efectos colaterales de ver la serie que nunca me había puesto a reflexionar. Cuando empezamos a verla lo primero que hicimos fue compararla con Los Años Maravillosos, donde un niño era el personaje principal y su versión de adulto narraba ese pasado que veíamos en pantalla y sí, Cuéntame cómo pasó es la versión española de Los Años Maravillosos, hasta coinciden en las décadas, pero obviamente, el Estados Unidos de la Guerra Fría era un mundo completamente diferente a la España franquista.

Cuéntame 11

En aquellos tiempo la serie me resultaba interesante por la parte familiar y en menor medida por los eventos históricos que mi mamá me comentaba al haberlos vivido también, la llegada del hombre a la luna, el asesinado de Carrero Blanco, la época hippie, vamos que en esos años hasta una familia de ingleses llegó al, en ese entonces aún pueblo, donde vivía mi mamá y ella les sirvió de guía. Para ella sí fue recordar una época de su vida, aunque desde una perspectiva muy distinta y a la vez no tanto, pues el México de finales de los sesenta y principios de los setenta también estuvo marcado de represión por parte del gobierno y crisis económica.

Para mí, ahora en esta segunda revisión de la serie fue revivir esa etapa de mi adolescencia, tan diferente al México de Ordaz y Echeverría así como a la España de Franco. Pero pude notar otras cosas, en primera la excelente actuación de todo el elenco, en segunda las similitudes con otras obras familiares exitosas como Malcolm el de en medio o Los Simpson, que si bien son muy diferentes tienen algo en común, el detonante de las desventuras de los protagonistas es siempre la carencia económica, motivo por el cual como latinoamericanos podemos identificarnos perfectamente con esa España, la que en esas décadas era para el resto de Europa tan tercermundistas como nosotros. Y el tercer aspecto es que, al menos para mí en esta segunda vez, identifiqué como temas principales la protesta y el cambio.

Cuéntame 6

Nunca había puesto tanta atención a Tony como ahora, con todo lo que protestó y luchó contra la represión del Caudillo, ese capítulo donde los vecinos de San Genaro protestan, a pesar de siempre haber estado en contra de cualquier acción política, para que no construyeran una carretera que destruiría su barrio. Hasta se enfrentan a la policía, algo que sólo se atribuía a rojos, reaccionarios y estudiantes de izquierda, no a los habitantes ya mayores de un barrio pobre. De la mano a eso va el cambio, desde la llegada de la televisión, la televisión a color, electrodomésticos, el fin de la censura, entre muchas otras cosas hoy tan propias de la modernidad, vamos, que una mujer en pantalones era considerado algo temerario, así como una mamá soltera un gran sacrilegio o un divorcio algo vergonzoso para la familia entera.

Qué si han cambiado las cosas… Y así como las personas mayores tenían miedo de protestar contra el gobierno como lo hacían sus hijos, pues les tocó vivir en persona el yugo de la llegada de Franco al poder, eventualmente, a regañadientes muchas veces, fueron cambiando y adquiriendo otras ideas, pero sobre todo adquiriendo el valor para protestar, algo que la guerra les había quitado. Ese instinto natural que tiene una generación al cambio es justo lo que yo hoy percibo con la actual hola feminista en América Latina, nos sigue costando trabajo, pero eventualmente, así como lo hicieron los españoles al caer la dictadura, creo que podríamos lograr cambiar.

Cuéntame 9

La serie se presta para hablar sobre los recuerdos, propios y de ajenos, sobre otros tiempos, tiempos en donde las cosas que hoy damos por normales no lo eran, tiempos donde el miedo y la ignorancia nos hacían agachar la cabeza y mantener el status quo, tiempos en donde el cambio dolía, justo como ahora, porque si bien los tiempo cambian, nuestra forma de enfrentar esos cambio parece seguir siendo la misma en todas partes y en todos los tiempos, con generaciones jóvenes empujando por posicionar una nueva forma de pensar y generaciones viejas luchando por mantener las prácticas culturales que ellos conocen.

Y para no perder la costumbre, aunque creo que esta entrada no lo necesita, la serie gira en torno a Carlos Alcántara, el hijo menor de Antonio y Mercedes, con quienes vive al lado de sus hermanos Inés y Tony y su abuela materna Herminia. Carlos nos narra, ahora como adulto, sus recuerdos de la infancia desde 1968 hasta que termine (porque sigue en emisión), qué es lo que vemos en pantalla, con el uso de la voz en off como narrador del Carlos adulto. La actuación es maravillosa, la recreación de la época me parece muy buena y esa sensación de nostalgia y añoranza que una serie de éste tipo debe lograr se supera con éxito. El gran problema de la serie es que debió terminar cuando murió Franco, era la idea ver la vida diaria de una familia durante la dictadura, en la temporada actual ya llegaron a 1994 y como pasa como todas las series que extiende de más su tiempo de vida, perdió el sentido. Aun así, es una de las series españolas más queridas en todo el mundo.

Cuéntame 13