Chrno Crusade

Título Original: クロノクルセイド ( Kurono Kuruseidio).
Género(s): Sobrenatural, Comedia, Drama,  Romance, Shônen.
Director: Yû Kô.
Estudio: Gonzo.
Emisión: Noviembre 2003 – Junio 2004.
Duración: 24 Episodios.
Extras:

Monjas armadas hasta los dientes, armas de todo tipo, apóstoles, demonios, La Orden de Magdalena luchando para proteger al mundo de una amenaza infernal y un contrato, cuyo costo es la vida misma. Chrno Crusade, serie basada en el manga homónimo de Daisuke Moriyama, es una serie de acción que retoma el quizás trillado tema de las órdenes religiosas que cazan demonios, sin embargo, logra ser lo suficientemente original pese a los altibajos en su historia.

La calidad es regular. La animación es buena, fluida pero no demasiado sobresaliente. El diseño de personajes responde al público al que está destinada, por lo que hay personajes femeninos muy atractivos, y pese a que algunos presentan cierto crecimiento durante la serie no son del todo sólidos y en ocasiones se abusa de su aspecto cómico o moe. El soundtrack es bueno, ambienta adecuadamente y algunas canciones logran destacar, pero tampoco resulta en extremo atractivo.

La serie gira en torno Rosette Christopher, una monja cuya misión es exterminar a los engendros que amenaza el mundo mientras trata de rescatar a su hermano quien fuera seducido por el demonio Aion. Para lograrlo se integra a la orden religiosa de Magdalena, que más parece una división militar, y hace un pacto con Chrno, un demonio que en el pasado se enamoró de María Magdalena y encabezó una revuelta en el infierno junto a otros demonios que desafiaron las profecías de Fátima y trataron de obtener el poder de los apóstoles elegidos por Dios.

La serie engancha al espectador desde los primeros capítulos y pese a no tener un contenido profundo, la acción constante y el fan-service son suficientes para atrapar al público masculino, aún a pesar de los drásticos cambios de ritmo que van de geniales escenas de acción a momentos llenos de drama o comedia tonta. El tema de la orden religiosa que trata de mantener a los engendros bajo control con la ayuda de un demonio disidente es algo que ya habíamos visto en Hellsing, pero como Chrno Crusade apuesta más por una fórmula más comercial asegurar un relativo éxito. Pese a todo, resulta una serie entretenida, divertida, emocionante e incluso nostálgica.

He is my Master

Título Original: これが私の御主人様 (Kore ga Watashi no Gishûjin-sama).
Género(s): Comedia, Ecchi, Drama, Romance.
Director: Shouji Saeki.
Estudio: Gainax, Shaft.
Emisión: Abril 2005 – Junio 2005
Duración: 12Episodios.
Extras:

He is my Master, anime basado en el manga homónimo de Mattsu y Asu Tsubaki, es una muy ligera serie ecchi que, pese a contener mucho fan-service, está totalmente enfocada hacia un contexto de humor.

A pesar de ser una creación de Gainax, no alcanza la magnificencia que otras obras del mismo estudio han logrado. Es una serie simple, cómica, divertida y sin más complicaciones. La historia es muy sencilla y por momentos algo lenta y repetitiva. El humor que maneja muchas veces no se ajusta adecuadamente al contexto de la historia y nos provoca una impresión de que algo falta.

La calidad de animación es sencilla y se ajusta perfectamente al estilo de las novelas ligeras, pero algunas escenas parecen demasiado simples incluso a pesar del constante cambio en el estilo de dibujo. Otra de las características que sobresalen son las innumerables referencias a los antiguos trabajos de Gainax, sobre todo a Evangelion. En el aspecto musical, nos encontramos con buena música muy al estilo Idol, y pese a que el soundtrack no es tan sobresaliente, le da a la serie una ambientación adecuada.

La historia gira en torno a Yoshitaka, un joven pervertido y millonario quien contrata a dos lindas hermanas, Izumi y Mitsuki Sawatari, quienes son obligadas a trabajar como criadas y satisfacer todas las enfermas fantasías de su amo. La historia se complica cuando Anna Kurauchi, una obsesiva jovencita que está enamorada de Izumi, se une a las hermanas para trabajar en la mansión de Yoshitaka. Por si esto fuera poco, Pochi, el extraño cocodrilo mascota de las hermanas que está obsesionado con las mujeres, le hace la vida imposible a todo el mundo.

A pesar de que la trama central suena muy interesante y prometedora, la realidad es que la serie no explota al máximo los recursos con los que cuenta. Los personajes, la historia y el fan-service pudieron dar para más, pero se limitaron a desarrollar una serie simple y entretenida.

Pese a todos los inconvenientes que pueda tener y no ser la gran producción que cabría esperar de un estudio de tal reputación, es una buena recomendación para quien guste de las novelas ligeras con leves toques de romance y algo de comedia boba.

Ecchi

El género Ecchi (エッチ) es aquel que se basa del toque excitante para enganchar al espectador. Es decir, el argumento principal e incluso la historia entera pasan a segundo plano, siendo la parte sexual la más importante. Aunque esto no quiere decir que un anime ecchi no deba debe tener un trasfondo como base para las acciones de los personajes. Las series de este género están destinadas generalmente a un público masculino, pues los desnudos que se muestras suelen ser femeninos.

En una serie de este tipo siempre encontraremos las recurrentes pantsu-shots  (tomas en las que es posible ver la ropa interior del personaje), las shitapai (escenas en las que una chica utiliza una prenda que sólo cubre la parte superior de sus pechos) y el fan-service (desnudos parciales, nunca totales ni explícitos). Es importante aclarar que estos tres elementos no son exclusivos del Ecchi, pues muchas otras obras los usan como recurso sin que por ello deban ser consideradas parte de género.

Un error común es considerar Ecchi a todo anime que muestre chicas sexys y con ropa sugerente, sin embargo, esto no es del todo cierto. Para que una obra audiovisual pueda ser considerara parte del género debe tener, dentro de su desarrollo argumental, acciones o eventos que llevan a los personajes hacia situaciones sugerentes y excitantes. A diferencia del anime pornográfico, un buen anime Ecchi debe generar la situación con base en el propio desarrollo de su historia y no forzarlo ni inventarlo de la nada como ocurre en el porno. En animes como Ikkitousen el tema central son las peleas y estas son las que llevan a las chicas a quedar en poca ropa generando dicha situación sugerente.

Ikkitouse (Takeshi Watanabe, 2003)

Algo que siempre debemos considerar es que ni el romance ni el erotismo son lo mismo que el Ecchi. En el romance y el erotismo la historia gira en torno a las relaciones y los sentimientos que llevan a los personajes a un punto de verdadera sensualidad, mientras que en el Ecchi las temáticas suelen ser más cómicas e informales y el aspecto de la sexualidad se enfoca más en el deseo y la excitación del momento que en el amor.

También es importante recordar que en el Ecchi jamás encontraremos un desnudo total y las escenas de sexo, de existir, nunca serán explícitas. El recurso básico en cuanto a los desnudos es usar elementos del ambiente para cubrir las partes íntimas del personaje. Cuando existen escenas de sexo generalmente se crear un planteamiento en el que el espectador inferirá que los personajes tendrán relaciones pero jamás verá tales escenas.

Bokusatsu Tenshi Dokuro-chan (Tsutomu Mizushima, 2005)

El Ecchi cuenta con una mala reputación debido a múltiples factores, uno de ellos es el desconocimiento del género, ya que muchas personas por lo regular lo asocian con la pornografía, algo totalmente erróneo. Otro factor es la falta de buenas historias ya que muchos de los anime presentan temáticas pobres. El problema es causado en gran parte por el público, pues al enfocarse en la parte sexual olvidan que la estructura de la historia es igualmente importante, y debido al alto consumo de Ecchi con historias pobres los productores rara vez se preocupan por desarrollar series de calidad.

Para catalogar un anime como Ecchi hay que tener en cuenta las prioridades de éste. Sorprender a una chica en la bañera, por ejemplo, puede ser Ecchi si el argumento obliga al personaje a entrar al baño y esto se repite de manera frecuente. Si el incidente es un caso aislado y únicamente ocurre una vez durante toda la obra entonces fue un mero recurso de enganche y no un evento característico del género.

FLCL

Título Original: Furi Kuri (フリクリ)
Género(s): Comedia, Ciencia Ficción, Mecha, Anime Progresivo, Shônen.
Director: Kazuya Tsurumaki.
Estudio: Gainax, Production I.G.
Emisión: Abril 2000 – Marzo 2001.
Duración: 6 OVA.
Extras:

FLCL es una obra diferente, atrevida, divertida y extraña; quizás por eso es considerada como el más claro exponente del Anime Progresivo, a pesar de que catalogar a una serie dentro de éste género es muy subjetivo, pues tiene que ser vanguardista y novedosa, contar con una historia diferente que no siga los estándares establecidos, modificar las temáticas recurrentes en su género y mostrarnos personajes que no caigan en estereotipos.

La serie está plagada de referencia, desde las que aluden a otros trabajos del mismo estudio, como Evangelion o el video de apertura de la Daicon IV, hasta parodias de South Park, Gundam y Michael Jackson. Incluso se mencionan marcas famosas de instrumentos musicales.

La calidad de animación es buena y muy característica del estilo Gainax, con escenarios que van desde los más pintorescos y simples hasta los más psicodélicos y surrealistas. El diseño de personajes es atractivo y muy acertado, pues se desenvuelven de una manera hilarante y tan fuera de lo común que consiguen retorcer la historia en una extraña mezcla de ficción, locura y tecnologías sin sentido.

En el aspecto sonoro, la obra se defiende muy bien, pues el audio es sencillamente formidable y conjuga una buena selección de canciones de rock interpretadas por el grupo The Pillows que se acoplan perfectamente con la trama y el estilo en general.

FLCL 3

Furi Kuri nos presenta una historia sencilla y hasta cierto punto fácil de entender, pero que se desarrolla de una manera tan compleja y extravagante que resulta complicado seguirle el paso y lograr entender los numerosos diálogos plagados de frases incomprensibles y palabras que no existen.

La historia gira en torno de Naota Nandaba, un chico normal que vive una vida común pese a verse obligado a convivir con Mamimi Samemija, una chica algo rara y exnovia de su hermano. Todo cambia cuando es atropellado por Haruko Harukara, una chica que aparentemente no es de este mundo y que anda en busca de Atomsk, el Rey Pirata capaz de robar planetas. A partir de ese accidente, Naota adquirirá la extraña habilidad de sacar robots y demás objetos extraños de su cabeza, los cuales le causarán problemas que tendrá que resolver con ayuda de Haruko.

Entre las cosas raras que podemos disfrutar, están la mezcla de animación con dibujos de manga y la presencia de imágenes de acción real en el Ending, sin olvidar el extravagante y cómico —aunque muy poco sugerente— fan-service. También se muestran mensajes que hacen referencia a los cambios en la adolescencia, principalmente en el despertar sexual y en las implicaciones sociales que estos acarrean.

Debemos admitir que FLCL no es para todo público pero es una serie que bien merece una oportunidad, pues es una gran exponente de su género y nos demuestra que los trabajos alocados e innovadores también tienen cabida en esta industria.