Décimo Aniversario de Café Anime Lair

Hace diez años publiqué mi primera entrada en un blog. Bueno, a decir verdad fue mi primera entrada en un blog llamado “Piedra, Papel o Tijeras” y que tenía la intención de convertir en un blog de anime; antes ya había escrito algunas tonterías sobre cosas de la preparatoria que nada tenían que ver con la animación oriental. Esas entradas fueron borradas y sustituidas por la reseña de dos párrafos de la serie AIR, la serie de animación japonesa que había visto más recientemente.

El nombre de “Piedra, Papel o Tijeras” los copié de un blog español con el mismo nombre (sin la o) que actualmente ya no existe. Ese blog reseñaba de todo, anime, series, películas y lo hacía con un lenguaje simple y muy breve, a los más tres párrafos. Allí me enteré de OVAs que en su tiempo eran un tanto de culto, como Hoshizora Kiseki, Hoshi no Koe y Pale Cocoon. Chuz, autor del blog, fue quien me dio a conocer a Yasuhiro Yoshiura y Makoto Shinkai, actualmente dos de mis directores favoritos. Y mis reseñas empezaron con ese estilo ligero, simple e informal.

Este fue la primera imagen de cabecera que tuve al mudarme a WordPress

Pasado un tiempo (algunos meses, quizás un año) cambié el nombre a “Cafer’s Anime Lair”, en honor a una extinta página dedicada a Evangelion que de hecho nunca tuve la oportunidad de visitar (para saber más de este tema y de mi inmersión en el anime te recomiendo el Podcast Piloto). El tiempo pasó y poco antes de abandonar el servidor de Windows Live Space cambié el nombre al actual Café Anime Lair. En esos últimos meses en el viejo blog publiqué una reseña de Dragon Ball, la cual fue comentada magistralmente por Vossk al grado de que su comentario fue mejor que mi propia reseña, tanto que eso me animó a pedirle que escribiera una reseña de toda la saga para mí, y ahí fue donde uno de mis mejores amigos de la preparatoria se convirtió en un colaborador del blog. Con el paso del tiempo lo fui animando para que reseñara más cosas y eventualmente participara tanto en el Podcast como en los esporádicos videos que subimos a YouTube.

Pasaron algunos meses y el servició de Live Space desapareció, muchos blogueros nos mudamos a WordPress, algunos transfirieron todo su contenido de forma automática y otros más decidimos comenzar de cero. En agosto de 2010 se publicó una reseña más extensa, estructurada y profunda que las que solía publicar en la desaparecida plataforma, esa reseña fue la de La Princesa Mononoke. Con el salto a WordPress inició una nueva etapa de blogueo en la que ya no sólo se comentaba anime, sino todo tipo de animación, ciencia ficción o, como dice el slogan del podcast, cosas frikis de la cultura pop.

En diez años hemos visto pasar a varios seguidores, uno de los primeros fue un tal Dark Duelist quien nos siguió fielmente durante nuestra primera etapa. DD o Doble D como le apodábamos en secreto, una tal Gatomón y otros más que aún hoy Hotmail me recuerda sus cumpleaños fueron las primeras personas en comentar y las que me permitieron ver el tipo de comunidades que podían crearse en el ciberespacio. Al llegar a WordPress aparecieron otras personalidades como Ragnarok de Desde el Palacio Valhala, Mike de Habitación Otaku y Ernesto de Cerdo Venusiano, con quienes he tenido el gusto de colaborar, aunque el mayor reconocimiento sin duda es para Kino, uno de los más fieles seguidores. Desde aquí un enorme agradecimiento a todos.

Una década creando contenido para internet se dice fácil, pero no lo es. Al menos en tres ocasiones he querido abandonar el blog, pero me alegra mucho no haberlo hecho. Aunque por diversos motivos han habido temporadas en las que se ha quedado un poco abandonado. Y no sé si sea casualidad pero muchos otros blogueros, youtuberos y podcasters han estado cumpliendo la misma edad en sus redes.

Este fue la primera portada que hice del podcast

Pero si bien nosotros nos mantenemos, muchos otros que no lo han lograron. Recuerdo que unos de los primeros blogs que seguí fue el de un tal Kurtis Duende, un tipo antisocial que le tiraba mierda a medio mundo, sobre todo al gobierno y a Televisa, en aquellos días mi yo de dieciséis años quedó bastante impresionado por su forma de escribir tan inteligente, según yo. Kurtis Duende fue hackeado y desapareció.

Cuando ya me empecé a meter al mundo del anime encontré dos blogs más, uno de ellos, a quien considero mi máximo gurú, y quien quizás sea el blog sobre Japón más visitado en español es Héctor García de Kira, un Geek en Japón. Su forma de bloguear y de darnos a conocer el país del sol naciente en una época en que los japantubers no existían, me fascino e inspiró a seguir y mejorar cada vez más mi blog. El otro blog nació un par de años antes también el Live Space y después dio el salto a bloguer, lamentablemente en 2012, luego de siete años, cesó sus actividades, me refiero a la que quizás fue la página de noticia sobre anime en español más importante de su tiempo La Ventana de Saori.

Muchos otros blogs han desaparecido o han sido descontinuados. Anicast “la primera radio de anime en México” y otros creadores de contenido friki de la vieja guardia han pasado a mejor vida; incluso blogs más jóvenes que este ya ha sido abandonado. Eso resulta irremediable, pero si de algo puedo sentirme orgulloso no es de la cantidad de visitas que tenemos, ni de la calidad del contenido, es por el hecho de haber sobrevivido una década en un mundo donde el promedio de vida de un blog es de tres años, luego de los cuales los administradores pierden el interés o el tiempo para continuarlos.

Nosotros al menos no nos vamos a ninguna parte. Mi interés y emoción por escribir contenido para mi blog nunca habían sido mayores, tanto que ya tenemos cubiertas las reseñas para los próximos seis meses. En estos diez años se han publicado 406 entradas, se han suscrito 94 personas, hemos tenido 136 mil visitantes y acumulado más de 416 mil visitas. Y tan vez no seamos el blog más popular del mundo, pero al menos sí somos uno de los más constantes. Gracias por darse el tiempo de leer esta entrada tan especial para mí y espero que puedan acompañarnos durante diez años más.

Diez animes que no he reseñado (Podcast)

Pues continuamos con la celebración de la primera década de vida de Café Anime Lair. Como los seguidores más viejos sabrán, el blog nación en Windows Live Space, donde estuvo en sus primeros tres años (2007-2010). Ya en 2010 ese servicio desapareció y tuve que mudar el blog a WordPress, lo cual fue un gran acierto. Sin embargo, muchas reseñas de esa primera plataforma ya no fueron reescritas y se han quedado todo este tiempo sin ser reseñadas, así que en el Podcast de hoy hablo de 10 series de anime que vi pero no he reseñado.

Disponible también desde: Anchor, iTunes y Google Podcast

Décimo Aniversario: Mi colección de anime

En 2006 inicie a ver anime como tal. Obviamente desde niño había consumido obras como Dragon Ball, Ranma ½, Pokemon, Digimon, Slam Dunk, entre muchas otras, pero ni sabía que eso se llamaba anime ni que venía de Japón. Fue hasta mi época de secundaria que tuve mis primeros acercamientos con el anime (el cómo terminé viendo animación japonesa lo pueden escuchar en el Podcast Piloto), ya para la preparatoria me enteré de la existencia de algo llamado Neon Genesis Evangelion, que terminé comprando en un puesto pirata y viendo de corrido el mismo día. A partir de ese momento inició mi inmersión en el mundo de lo friki.

Tiempo después decidí que quería escribir de qué trataba cada anime que veía en una libreta para no olvidarlo, pero la idea se me hizo algo tonta, aunque hacerlo en un blog me pareció una mejor idea. Así surgió en 2007 Café Anime Lair, que al principio se llamaba “Piedra, Papel o Tijeras” y luego “Cafer’s Anime Lair” para terminar con el nombre actual por ahí del 2008. Hoy, a manera de especial celebrando la primera década de vida del blog les traigo este video donde muestro toda mi colección de anime que tengo, pues al fin y al cabo la razón inicial para hacer este blog fue la de tener un archivo al que yo pudiera acudir cuando quisiera recordar de que trataba una serie que había visto ya hace mucho tiempo.

Yu-Gi-Oh! 3D Bonds Beyond Time

Título Original: 10thアニバーサリー 劇場版 遊☆戯☆王 ~超融合!時空を越えた絆~ (Yu-Gi-Oh! 10th Anniversary Movie: Super Fusion! Bonds That Transcend Time).
Género(s): Shônen, Ciencia Ficción, Aventura, Juegos de Cartas.
Dirigido por: Kenichi Takeshita.
Historia por: Kazuki Takahashi.
Estudios: Studio Gallop.
Duración: 49 minutos.
Emisión: 2010-2011.

Continuando con mis aportes a este blog y estrenando el título de Colaborador, el día de hoy me dedicaré a analizar uno de los lanzamientos más recientes en la popular saga de anime Yu-Gi-Oh!. Me refiero, por supuesto, al mediometraje de décimo aniversario, creado para celebrar los diez años transcurridos desde que NAS comenzara con la producción de la primera serie. Proyectada en la pantalla grande nipona el 23 de Enero del 2010 en 3D, la película ha sufrido varias alteraciones hasta su lanzamiento para sistemas caseros en Junio de 2011, incluyendo la versión extendida estadounidense con diez minutos de material extra.

Al contrario de películas anteriores, 3D Beyonds Time tiene lugar en la misma línea temporal de las series regulares, convirtiéndose en parte del argumento general de Yu-Gi-Oh! 5D’s. Mientras Yusei Fudo se preocupa acerca del bienestar de la ciudad que acaba de salvar, sus amigos deciden retarlo a un turbo duelo para levantar los ánimos. A media batalla, un misterioso enmascarado aparece de la nada y reta a Yusei. Nuestro protagonista acepta el desafío e invoca su bestia máxima, Stardust Dragon. Sorprendentemente, el hombre misterioso logra capturar al dragón en una carta vacía y escapa, no sin antes advertir que la era de Ciudad Neo Domino está condenada a desaparecer.

Mientras Yusei y sus amigos investigan sobre la identidad de su atacante, descubren que alguien utilizó a Stardust Dragon para causar desastres en el pasado, por lo tanto el futuro ha sido alterado y la ciudad comienza a desvanecerse. Los poderes del Dragón Carmesí permiten a Yusei viajar en el tiempo para perseguir al enmascarado.

Varios años antes, en Venecia, Jaden Yuki (Judai en la versión original), está siendo atacado por versiones reales de las cartas Rainbow Dragon y Cyber End Dragon, controladas por un misterioso extraño. Jaden consigue resistir los embates de ambos dragones con la ayuda de Elemental Hero Neos y los poderes de sus espíritus guardianes, pero el forastero convoca a un tercer dragón jamás visto en esta época, Stardust Dragon. Stardust se prepara para acabar con Jaden, quien es salvado en el último momento por Yusei. Al percatarse de su aparición, el enmascarado escapa de nuevo. Jaden y Yusei deciden colaborar para perseguirlo a través del tiempo.

En el pasado, Maximillion Pegasus está patrocinando un torneo para promocionar su nuevo juego de Duelo de Monstruos. Yugi Muto también ha acudido al torneo junto con su abuelo, con la esperanza de conocer a Pegasus. De pronto, tres dragones aparecen surcando los cielos y provocan la destrucción total del lugar del torneo, junto con la muerte de docenas de personas, incluyendo a Pegasus y al abuelo de Yugi. Minutos después, Jaden y Yusei conocen a Yugi y los tres viajan en el tiempo treinta minutos antes del desastre, con el fin de evitarlo.

Se enfrentan al misterioso enmascarado, quien se revela como Paradox, y ha viajado de un futuro aún más lejano, donde el mundo ha sido destruido por la magia del Duelo de Monstruos. Para salvar su futuro, Paradox está decidido a cambiar radicalmente la historia, eliminando el juego y a su creador. Los tres protagonistas retan a Paradox a un Duelo por el destino del Mundo.

Así comienza un impresionante Duelo de tres contra uno. Paradox utiliza Malefic World para convocar su propia versión de los monstruos más poderosos de todas las épocas. Tras varios turnos, el villano invoca a sus monstruos principales, Malefic Paradox Dragon y Malefic Truth Dragon. Todo parece estar perdido, pero gracias al trabajo en equipo de los tres héroes, logran perseverar y derrotar a Paradox, quien desaparece por completo, no sin antes preguntarse si se habrá equivocado en su experimento. Todo vuelve a la normalidad, la historia y el mundo han sido salvados. Yugi, Jaden y Yusei vuelven a sus respectivas épocas, confirmando que sus ciudades aún existen, y esperando volver a reunirse algún día.

Esta película es de lo mejor (y hay muy poco) que he visto en Yu-Gi-Oh!. El apartado técnico es digno de un anime contemporáneo, con excelentes efectos de sonido, voces (incluso en inglés), banda sonora, etc. destacando ampliamente las CGI (Imágenes Generadas por Computadora) de los dragones utilizados por el antagonista y los poderosos lanzallamas o rayos galácticos disparados por los monstruos. Todos los elementos de la primera serie continúan: las combinaciones casi imposibles con las que logran sobrevivir por un turno más, las cartas que sólo aparecen en el anime, por tener efectos tan broken que estarían eternamente prohibidas y los efectos cambiados de muchos monstruos, que permiten disfrutar de la atracción principal del cortometraje como si se tratara de un capítulo más de las series de antaño.

Por supuesto, el principal atractivo del filme es el Duelo final entre Paradox y los tres protagonistas de las series. Éstos últimos solo utilizan sus cartas insignia, y realizan las mismas tácticas que utilizaron en su respectiva época. El aspecto de mayor importancia, creo yo, es el Deck de Paradox, quien utiliza los monstruos denominados Malefic (“Sin”, en el original), versiones trastornadas y corruptas de los mejores dragones de toda la historia, con un nuevo look blanco y negro. A diferencia del juego de cartas real, la película nos permite disfrutar del poder de los Malefic en toda su gloria, y claro, tendremos la clásica escena donde (Malefic) Blue-Eyes White Dragon acaba fácilmente con Dark Magician.

Este análisis no estaría completo sin un rápido vistazo a la versión norteamericana. Como es bien sabido por los seguidores de la serie, 4Kids Entertainment se encarga de masacrar nuestras series favoritas, añadiendo censura a más no poder y traduciendo de forma mediocre todo trabajo de animación japonesa que tiene la mala suerte de caer en sus garras, poniendo como excusa que “son series para niños y no se puede mostrar ese tipo de contenido en horarios familiares”.

En cuanto a 3D Bonds Beyond Time, la famosa productora se encargó de cambiar la banda sonora original por una “más suave”, y alterar el aspecto de las cartas por puro capricho. Además, algunos diálogos carecen completamente de sentido o no tienen nada que ver con el contexto en el que se desarrollan. El discurso de Paradox sobre muerte, paradojas y discriminación ha sido cambiado por palabrería vacía. Lo único rescatable es el buen trabajo que se realizó con la voz del antagonista.

En conclusión, 3D Bonds Beyond Time es un filme que disfrutarán los fanáticos tanto del anime como del juego de cartas. La casi inexistencia del relleno se agradece de verdad, y el argumento, aunque rápidamente pasa a un segundo plano, es conciso y permite que la historia fluya sin problemas. Tal vez hizo falta detallar cómo obtuvo Paradox las demás cartas de su deck, pero en general es una obra muy entretenida.