Las formas antiguas

The Old Ways 1

Título Original: The Old Ways.
Género(s): Sobrenatural.
Director: Christopher Alender.
Emisión: 2020.
Duración: 130 minutos.
Extras:

Inspirada en la tradición de brujos de Catemaco en el estado de Veracruz, México, Las formas antiguas es una película sobre posesiones, donde un demonio entra en el cuerpo de una chica luego de que visitara una cueva conocida como La Boca, lugar maldito y prohibido por los lugareños. Y si bien las películas sobre demonios que secuestran el alma de un pobre desafortunado son muy comunes en la actualidad, la novedad es mostrar este tema desde la perspectiva del folclore mexicano, visto desde el lento de un estadounidense, claro está.

La película es muy buena en el aspecto técnico, personalmente me gustó la fotografía y los efectos especiales que mantienen ese toque sobrenatural y místico de la tradición mexicana. La música y en general todo el apartado sonoro hacen un trabajo excelente y logran evocar ese aire aterrador por momentos, que lamentablemente la trama y actuación no saber potenciar, pus si bien la actriz que encarna a la bruja da perfectamente el toque de madre mexicana, el resto de actores se sienten más con esa esencia de latinos de Miami, lo que le resta algo de credibilidad a la aparente tradición de Catemaco que tratan de emular.

The Old Ways 4

La historia gira en torno a Cristina, una periodista que regresa a su pueblo de origen luego de muchos años en Los Ángeles. Cristina visita una cueva maldita conocida como La Boca a pesar de las advertencias de su prima Miranda, luego de eso termina en la casa de una extraña señora y su hijo, quienes mantienen a la joven secuestrada pues al parecer un demonio vive dentro de ella. Al principio Cristina no les cree nada y cree que están loco o son secuestradores, pero con forme avanzan los días las manifestaciones de aquel demonio se hacen más fuertes, tanto que ella termina por creer y le pide a Luz, la anciana bruja que lleve a cabo el ritual definitivo para librarla del ente maligno.

El filme juega por momento con la idea de confundirnos entre si todo es real o los captores están drogando secretamente a Cristina para hacerla ver visiones, no obstante, todo resulta cierto y Postehki, el demonio, termina manifestándose ante ellos y luchando contra Luz por el alma de Cristina regalándonos una grandiosa escena donde la bruja y el demonio se enfrentan.

The Old Ways 3

La película es regular, tiene algunos momentos muy bueno como el enfrentamiento entre la bruja y el demonio y otros algo mediocres que no aportan nada y son mero relleno. El inicio se siente mucho con esa esencia gringa al hacernos dudar de si lo sobrenatural es real o no, pero la segunda mitad explota el folclore mexicano de una mejor manera. Por algunas cuantas escenas vale la pena pero tampoco es la gran maravilla, aunque no la considero una película mala pues si tomamos en cuenta el género y sobre todo el tema de las posesiones, creo que la mayoría de películas sobre eso son de regulares a pésimas.

Algo que sí debemos destacar es que no es un documental que intente difundir la cultura ni tradiciones del pueblo de Catemaco, toma el lugar y la tradición de sus brujos como inspiración pero nada más, es una película estadounidense, de director, escritores y actores que no son mexicanos, que tiene ascendencia latina sí, pero ni siquiera fue filmada en nuestro país, sino el Puerto Rico. Con eso en consideración no veo por qué criticar la los errores al mostrar la tradiciones y el misticismo del mandato pueblo de Veracruz, es obvio que todo es una interpretación desde una perspectiva anglosajona, eso se nota desde el principio.

The Old Ways 2

Lo que sí considero rescatable e importante de destacar es que el hecho de retomar el misticismo de un lugar en México como inspiración para el desarrollo de la historia es algún que personalmente considero positivo, pues la mayoría de ese tipo de películas siempre lo hace desde un tradición medieval europea sobre demonios y brujas, que se empiece a abordar desde el folclore latinoamericano o africano sería novedoso y muy rico si tomamos en cuenta lo extensas que son ambas regiones en cuento a ese tipo de expresiones culturales.

En conclusión, la película está bien, personalmente incluso diría que es buena a secas, el exotismo que le da ver a los demonios y brujas desde la tradición de Catemaco es novedoso y me agrada, y mientras no confundamos esto con un documental antropológico y nos quede claro que es ficción (y ni siquiera ficción Mexicana como para exigirle ser fiel a las expresiones culturales de la región) no habría por qué quejarnos de los errores que podría tener en cuanto a lo bien o mal que esté representados los brujos veracruzanos. Tiene algunas escenas buenas, el ritual que la bruja hace cuando se enfrente a Postehki me gustó y puede resultar una recomendación atractiva si les gusta el género y quieren ver algo que no sea de la franquicia de Annabelle.

The Old Ways 5

Ciencia Ficción en la FIL 2016

2016-02-23 18.28.25

El pasado viernes 26 de febrero asistí a una de las conferencias que se realizaron en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería sobre Ciencia Ficción. La conferencia estuvo a cargo de Javier Silvestre y Jorge Armando Romo, el organizador de la Tertulia de Ciencia Ficción de la Ciudad de México, con quien ya platicamos en algún podcast. La conferencia fue sobre la historia de la Ciencia Ficción Mexicana, se habló sobre las primeras obras del género y de su producción y difusión en nuestro país.

A mí en lo personal me interesaron tres tópicos que surgieron al momento de las preguntas. Uno de ellos fue la investigación sobre la historia de la Ciencia Ficción en México. Uno de los comentarios que me pareció interesante por parte de uno de los asistentes fue en hecho de que no hay como tal una distinción tajante entre “Ciencia Ficción en México” y “Ciencia Ficción mexicana”. Y en efecto, no es lo mismo considerar que algo es mexicano sólo porque su autor es de este país, a considerarlo así por el hecho de abordar temas que conciernen y hacen sentir identificado al público mexicano. Aunque por otro lado también se habló sobre el cliché del que por ser mexicana, la CF tiende a abordar temas muy popular de la idiosincrasia nacional.

FIL

El comentario anterior nos llevó a una pequeña discusión sobre cómo definir a la CF. Eso es algo que todos los estudiosos del género se han rebatido por años. En algún momento, investigando sobre teoría de géneros, leí en internet que alguien decía que un género no debe ser retroactivo, es decir, sí un género surge o se define en determinado momento no puede aplicarse para catalogar obras anteriores. Nunca estuve de acuerdo con él y ahora menos que antes, sobre todo después de escuchar el comentario de Jorge Armando a partir de las investigaciones de Miguel Ángel Fernández Delgado. Él dijo que para entender a la CF debemos hacerlo desde su dimensión histórica. Y en efecto, en determinada época hacer Ciencia Ficción era hacer obras que posiblemente no presenten todos los elementos que actualmente usamos para catalogar algo como CF.

El problema sigue siendo ambiguo pero estoy totalmente de acuerdo en que debemos partir del contexto sociohistórico en el que surgió la obra; lo que hace falta no es adaptar la obra al género, sino adaptar la definición del género según la época. No obstante, muchas veces en otras épocas eso que puede (o puede no) ser CF recibía otro nombre; la pregunta sigue siendo si respetar el nombre original o renombrarlo como Ciencia Ficción. Ahora bien, con respecto a la investigación histórica, se mencionó que muchas veces se debían encontrar las obras, pues las más antiguas no recibían nombres que denotaran su pertenencia al género; únicamente hasta que el investigador la leía era que podía advertir su pertenencia al mismo.

2016-02-27 13.13.52

El último aspecto que más me interesó, sobre todo porque es tiene que ver con el estancado proyecto CECiFi, es con respecto a la investigación académica sobre Ciencia Ficción. Jorge Armando mencionó que varios posgraduados están trabajando tesis sobre el género, e incluso un chico asistente mencionó su interés por hacer su tesis de licenciatura sobre el tema. Si bien hubo diferentes opiniones sobre la investigación de carácter académico, lo que me parece más importante es lo que Javier Silvestre comentó al respecto: “no hay apoyos para hacer este tipo de investigación porque no hay dentro del ámbito académico un público de posibles consumidores”. Y tiene toda la razón, como la CF no es tan consumida por el público espectador, entonces los estudios académicos al respecto no tendrán una utilidad real. Muchos amantes de la Ciencia Ficción han empezado a investigarla desde diferentes perspectivas científicas, pero los conocimientos que estos generan aún carecen de interés para las instituciones académicas.

Más allá de las conclusiones que la conferencia pueda haber generado, me parece que lo más rescatable es el esfuerzo de personas como Jorge Armando, Javier Silvestre, Miguel Ángel Fernández Delgado o Mauricio Castillo, quienes no sólo han dedicado varios años a escribir e investigar sobre este género que tanto nos apasiona a muchos, sino que además han buscado generar los espacio para la difusión de estos temas, como el que han logrado en la FIL de Minería o la Biblioteca Vasconcelos. Si queremos investigar sobre Ciencia Ficción, sea con carácter académico o no, o si queremos producir Ciencia Ficción primero debemos educar al público consumidor para que deje de considerarla como un género menor y para ello hay que empezar a buscar cada vez más espacio para su difusión.

Monstruos: Zona Infectada

Monsters 1
Título Original: Monsters.
Género(s): Survival-Horror, Ciencia Ficción, Drama.
Director: Gareth Edwards.
Emisión: 2010.
Duración: 94 minutos.
Extras:

En el amplio repertorio cinematográfico, existen algunas obras que pese a ser de Ciencia Ficción no parecen pertenecer al género, pues sus argumentos y el desarrollo de su historia nos permiten apreciar que no son ni los efectos especiales, ni la tecnología futurista lo que hace de un filme un buen filme, sino las múltiples lecturas que los espectadores pueden realizar de él. Zona infectada nos demuestra que no se requiere de un despliegue visual impresionante para contar una historia por demás interesante sobre un tema realmente álgido.

Monsters parece más un Mockbuster o una película de Serie B que se aprovecha del furor generado por las grandes producciones donde vemos monstruos gigantes asolar alguna afamada ciudad de Estados Unidos. Y en esencia es un poco eso, es una película con un presupuesto limitado, filmada con un equipo mínimo y que recurre a cutres efectos por computadora. No obstante, el desarrollo de sus personajes y el contexto en que se desarrollan los eventos hacen diferente y sobresaliente a esta humilde producción.

Monsters 5

La historia gira en torno a Andrew Kaulder, un fotógrafo que debe escoltar a Samantha Wynden, la hija de su jefe, fuera de la zona infectada. Dicha zona surgió seis años antes cuando una sonda de la NASA con muestras de vida extraterrestre se perdió en algún lugar de México, generando un área repleta de gigantescos monstruos. Para evitar su propagación, tanto los Estados Unidos como México decidieron aislar la zona y construyeron muros fronterizos para mantener a los extraterrestres alejados de las poblaciones vecinas.

Durante su travesía por México, Andrew y Samantha descubren la cruda realidad de las personas que viven cerca de la frontera, la corrupción de las autoridades encargadas de vigilar los muros, los daños colaterales a los que las poblaciones vecinas se veían expuestas y algunos aspectos sobre la desconocida naturaleza de aquellos peligrosos seres.

Monsters 4

Gareth Edwars no sólo dirigió y escribió la película, también realizó todos los efectos de la misma. Si a eso le sumamos el hecho de que sólo contó con dos actores profesionales, que muchos de los extras eran personas que pasaban por el lugar y que el equipo de filmación era de unas cuantas personas, tenemos una película de bajo presupuesto que resulta espectacular y no por su calidad final, sino por el trasfondo y el subtexto que vamos descubriendo a lo largo del filme pero que en apariencia no son la intención principal.

Durante una conferencia en la Comic-con del 2011, Gareth habló sobre cómo le surgió la idea de hacer Monsters, de la influencia que recibió de otras producciones de bajo presupuesto como The Blair Witch Project (Eduardo Sánchez y Daniel Myrick, 1999) y de cómo Cloverfield modificó la visión que él tenía sobre hacer una película de este género en cuanto a los efectos visuales. En esa misma conferencia el director aseguró que lo que él quería era contar una historia de lo que pasaba cuando al cabo de varios años conviviendo con extraterrestres la gente ya empezaba a ver la situación como algo normal, pero enfocándose en el desarrollo de sus personajes, sin embargo, al ser británico tal vez no alcanzaba a contemplar que lo que en realidad estaba filmando era una película sobre el problema de la migración que existe entre México y Estados Unidos.

Monsters 6

De acuerdo con los mapas que se muestran durante el filme, la supuesta zona infectada corresponde a los estados fronterizos de México con los Estados Unidos, aunque nuestros protagonistas inician su viaje en Costa Rica, pues supuestamente tanto México como Centroamérica se encontraban plagados por los extraterrestres. Lo que encontramos aquí es una grandiosa analogía, en primera, los países infectados son países tercermundistas de los que cada año salen miles de personas con la intención de llegar a los Estados Unidos para encontrar trabajo. A esos migrantes suelen llamarlos “Aliens”, pero acertadamente ese término nunca es usado durante toda la película.

Los extraterrestres son pues la representación de dos cosas: (1) los migrantes, pues en más de una ocasión escuchamos decir que estos migran hacia los Estados Unidos, que lo hacen por temporadas y que cada vez migran más, y (2) los problemas de pobreza, insalubridad, violencia y corrupción que afectan a los países latinoamericanos. Los extraterrestres son un peligro para las ciudades asentadas cerca de los muros que tratan de contenerlos, pero al mismo tiempo son seres incomprendidos a los que no se les da un lugar, pues si bien su origen es extraterrestre, ellos ya nacieron aquí, así que son residentes de este mundo igual que nosotros, aunque no nos guste, justo como pasa con los mexicoamericanos en el vecino país del norte.

Monsters 3

Los muros que tratan de contener a los monstruos son obviamente una referencia al muro fronterizo que nos separa de Estados Unidos y los problemas a los que están expuestas las ciudades colindantes son los mismos que tienen Ciudad Juárez o Tijuana. Los polleros y la corrupción de la autoridades también se hacen presentes, pues si bien hay formas legales para cruzar la zona infectada y llegar a salvo a los Estados Unidos estas son muy caras, por lo que la única alternativa para las personas pobres es cruzar caminando de forma ilegal y con el peligro de encontrarse a una de esas criaturas. No obstante, si vemos esa “zona infectada” desde el punto de vista de los centroamericanos que tratan de llegar al norte, los monstruos somos los mexicanos, pues para ellos el mayor peligro está en el abuso de poder de las autoridades mexicanas y la delincuencia organizada y no en el desierto que deben cruzar para alcanzar el sueño americano.

Algo que me gustó mucho fueron los elementos folclóricos que reflejan esa mexicanidad que está presente incluso en los pueblos asentados junto al peligroso muro. La típica fiesta mexicana de un pueblo fronterizo en cuyo horizonte se despliega una gigantesca valla que pretende frenar el avance de gigantescos monstruos es algo que sin duda me gustaría ver más a menudo. Aunque en la realidad, para nosotros lo mexicanos, esos monstruos gigantes y peligrosos son los Estados Unidos. Otro detalle que me encantó fueron las expresiones populares que hacen evidente la convivencia con los extraterrestres y que hasta cierto punto se acepta como normal, o mejor dicho, como la realidad que debemos afrontar.

Monsters 7

La película no pretende ser un documental, pero sin en la vida real existieran extraterrestres gigantes entre México y USA bien podría serlo. El reflejo, aunque breve, de la realidad fronteriza se hace evidente en más de una ocasión, al igual que las pobres condiciones de vida que fuerzan a muchas personas a migrar en busca de algo mejor, sin olvidar las repercusiones que deben soportar los mexicanos de la frontera a causa de los ataques químicos que los gringos llevan a cabo para evitar que las criaturas lleguen a su territorio. Y pese a todos esos ataques y muros, las criaturas —como los migrantes— logran ingresar a ese país.

Si bien todo el análisis sociopolítico que podemos hacer sobre la migración en muy extenso y hace de la película una obra destacable, tiene muchos elementos que le restan calidad. En primer lugar tenemos la incongruencia geográfica, pues prácticamente en ningún momento las locaciones coinciden con los mapas que se muestran. Si se supone que los protagonistas caminan hasta la frontera Mexicana con los Estados Unidos, no deberían hacerlo entre una selva que nos remite al suroeste mexicano. Otra cosa mala es que muchos de los elementos que impulsan la historia son muy débiles, lo que hace que la calidad en cuanto a guion disminuya bastante. Y finalmente, hay escena de noche que son tan oscuras que resulta imposible ver algo, y si bien dichas escenas son con el fin de ahorrarse los efectos, las pudieron haber omitido, pues de todas maneras no se ve nada.

Monsters 8

A pesar de sus carencias, la película es buena, la música es en extremo agradable y los argumentos de fondo son muy ricos. La precariedad con que está hecha no le resta méritos, por el contrario, nos demuestra que una buena película de Ciencia Ficción no requiere de grandes efectos cuando aborda temas tan densos y sobre todo tan familiares para los espectadores latinos como lo es la migración. Lo extraterrestres son un mero pretexto.

Para finalizar, vale la pena decir que el personaje principal es en realidad la situación de los habitantes que habitan en los lugares por los que pasan Andrew y Samantha. La pareja es únicamente el medio por el cual podemos ver la situación del migrante en carne propia. Como lo dice Andrew en un diálogo mientras observa el muro defensivo: “es diferente ver a los Estados Unidos desde afuera hacia dentro”, y eso es justamente lo que esta película nos muestra.

La voracidad del consumo virtual

Faith Hilling

Hace tiempo leí una frase que decía más o menos así: “Internet se escribe con tinta” y luego de meditarla por un rato concluí que es verdad. Todo el contenido que se sube a Internet, dígase imágenes, videos, audios o letras perdurará en la inmensidad de la red por siempre, incluso si borramos lo que hemos compartido eso se quedará almacenado en algún servidor alojado en un país con políticas sobre privacidad y derechos de autor un tanto endebles, oculto para la mayoría de internautas pero posiblemente accesible para quienes frecuentan la Deep Web. Y si bien internet tiene una memoria infinita y se ha convertido en el principal acervo de información en todo el mundo, la velocidad con que se mueven las modas virtuales es tan rápida que aquellos memes o videos que fueron los más populares en su momento quedan en el olvido cuando son desplazados por una nueva sensación.

¿Quién de ustedes no recuerda los videos de Edgar se cae y la Canaca, modas como el Harlem Shake o el Ice Bucket Challenge, los innumerables memes surgidos para ridiculizar la polémica del momento o, si nos vamos al ámbito del hastag, el #noerapenal y las decenas de versiones del #yamecanse? Creo que todos de una u otra forma, algunas veces de manera involuntaria, hemos sido víctimas de esa feroz viralización de determinados contenidos que pululan por la red. El ejemplo más obvio es el de las mentadas Selfies, que ha desplomado la venta de tripies para cámara y borrado de la memoria de los usuarios que existe una opción llamada “temporizador” que permite retrasar el tiempo del disparo. Todas esas modas logran captar a un público masivo, tan incuantificable que cierto video de un cantante coreano averió el contarlo de YouTube.

No era penal March

Ya en uno de sus capítulos, South Park nos ponía en alerta sobre la peligrosidad de seguir las modas de internet y sobre lo rápido que estas pasan. En el pasado la moda se determinaba por décadas, ahora debemos visitar diariamente Twitter para saber cuál es el trending topic de la semana o de esa tarde. Y eso mismo pasa con mucho contenido no viral de internet, los blogueros, los vlogueros, los streamer, los vinestars, los twitstar y los youtubers suben tanto contenido todos los días que en ocasiones algunas cosas que pueden ser muy buenas pasan completamente desapercibidas entre la enorme marejada de contenido al que tenemos acceso. Aunque puede pasar lo contrario como lo que me ocurrió a mi hacer algunas semanas.

En 2011 publiqué la entrada de Catolicadas como parte de una serie de entradas llamadas “La animación como distensor social”, que pretendía hablar sobre las animaciones que abordan temas tabú o que son difíciles de hablar por diversas razones. Descontinúe la serie porque preferí hablar de cada obra por separado y borré todas las entradas, incluida la de Catolicadas que casi nadie leyó. No obstante, como dicha entrada me parecía interesante volví a publicarla con el contenido exacto de aquella primera vez. Para mi sorpresa tuvo mucho éxito y de hecho es la entrada más compartida del blog, ha sido compartida más de 50 veces. Y eso fue lo que me llevó a escribir esto, pues me parece curioso que una entrada con el mismo contenido tuviese más éxito la segunda vez que aquella primera ocasión. Y si bien tengo más lectores ahora que hace cuatro años y la entrada versa sobre un tema polémico, no deja de ser un hecho interesante, sobre todo porque nos muestra que si bien internet se escribe con tinta y lo recuerda todo, la gente no.

Cat Breaded

La gente, sobre todo la gente mexicana, tiene una pésima memoria social, algo que para los políticos resulta ser nuestra mejor cualidad, pues al cabo de unas semanas, meses o años, dependiendo de las atrocidades de sus acciones, todo se nos olvida, perdonamos a quienes nos ofendieron y volvemos a votar por ellos. Y curiosamente ese lapso de memoria varía entre tres y seis años. Lo que ocurrió con la guardería ABC, con el 132, con Acteal, con Atenco y lo que está pasando con Ayotzinapa es la historia de siempre, los políticos dejan que el tiempo lo cure todo, y lo cura, eso y un poco de ayuda de la televisión y las noticias sensacionalista.

Así como las modas de Internet pasan y se olvidan a causa de la velocidad con la que surgen, los problemas sociales, los crímenes de estado y las promesas de campaña se olvidan de la memoria social, de las noticias y de la historia. Para mí, México vive en un estado orwelliano perfecto, donde el Ministerio de la Verdad ni siquiera tiene que preocuparse por borrar o cambiar la historia, pues la ciudadanía lo hará por sí misma. Podemos regresar a Internet, hurgar entre los archivos binarios como los arqueólogos virtuales de Pale Cocoon para reconstruir el pasado histórico a partir del registro digital (Internet será el paraíso de los arqueólogos e historiados del próximo siglo), podemos desgastar el scroll para ver los primeros videos de ese famoso youtuber, pero no podemos hacer lo mismo con los problemas sociales. Lo que ocurrió el 2 de octubre de 1968 no se ha olvidado, cada año hay una marcha, lo que ya se olvidó es el sentimiento de hartazgo ante los atropellos de la autoridad que llevó a los estudiantes de ese tiempo a marchar, y eso es lo que nunca deberíamos olvidar y lo que para desgracias de nuestro país olvidamos primero.