Dragon Ball Super vs GT (Podcast)

Todo inició como una simple pregunta por Whatsapp sobre ¿por qué hay tanta gente que odia Dragon Ball Super y otra tanta que lo ama? Vossk contestó la pregunta por mensajes de audio y eso dio para hacer este pequeño podcast donde nuestro querido colocutor de DeFicciones nos expone sus razones de por qué la nueva serie de Toriyama es mejor que Dragon Ball GT.

Descarga de iTunes

Descarga de iVoox

 

Anuncios

Dragon Ball GT

Título Original: ドラゴンボール – GT (Doragon Bōru GT)
Género(s): Shônen, Comedia, Peleas, Sobrenatural, Ciencia Ficción, Henshin, Ecchi.
Director: Osamu Kasai.
Estudio: Toei Animation.
Emisión: Febrero de 1996 – Noviembre 1997.
Duración: 64 Episodios.
Extras: Dragon Ball, Dragon Ball Z.

En 1995, Akira Toriyama decidió terminar de ilustrar el manga, por lo que Toei Animation se quedó sin material para continuar la serie. Dada la popularidad de Dragon Ball, Toei tomó el proyecto en sus manos y creó su propia continuación, Toriyama se negó a ser el supervisor general de trama, ya que desde antes había decidido dar por terminada su labor dentro de Dragon Ball.

Aún así, esta nueva serie surgía como un proyecto ambicioso que prometía recuperar el factor aventura característico de la primera parte, abandonado a partir de la Saga de Cell; también se buscaba acabar con la continua superación de niveles e incluir personajes novedosos.

Tras la derrota de Majin Boo y después de 10 años de entrenar junto a su “reencarnación”, Gokú inicia una nueva aventura. Pilaf logra encontrar las Esferas del Dragón Oscuras y convierte a Gokú en un niño, tras pedir accidentalmente dicho deseo al dragón. Poco después, las esferas  se esparcen por el universo entero y deben ser recolectadas en un plazo menor a un año o el planeta en donde se pidió el deseo, la Tierra, será destruido.

Gokú, Trunks y Pan deciden embarcarse para encontrarlas lo más pronto posible. Durante su recorrido deben pasar por diversos planetas y vencer a cada uno de sus oponentes para finalmente reunir las esferas y regresar a la Tierra. Pero, durante su viaje, la población humana ha sido poseída para servir y ayudar a Baby, un ser que sólo desea destruir a los saiyajin. Baby se apodera del cuerpo de Vegeta, desatando una feroz batalla entre él y Gokú, quien tras recurrir a una nueva transformación, logra eliminar a Baby.

Desafortunadamente, a pesar del enorme esfuerzo, la Tierra está destinada inevitablemente a su aniquilación. Piccoro elige morir en la explosión para asegurarse de que las Esferas del Dragón oscuras sean exterminadas junto al planeta, restaurado posteriormente con las esferas auténticas.

En el infierno, el Dr. Myu (creador de Baby) se une con el Dr. Gero para crear un nuevo androide bajo su control completo: #17, el cual arriba a la recién reconstruida Tierra, logrando unirse con el #17 original y creando así al Súper #17. Gokú puede en última instancia derrotar a Súper #17 con la ayuda de #18, pero no antes que el Dr. Gero y el Dr. Myu sean asesinados por su propia creación.

Cuando Shenlong es convocado de nuevo para revivir a los muertos por Súper #17, las esferas se agrietan y un dragón oscuro aparece en su lugar. Éste se divide en siete dragones malignos, cada uno con una esfera en su interior. Gokú, con ayuda de Pan, lucha incansablemente para erradicar estos misteriosos dragones. No obstante, después de que seis de los siete son derrotados, el último absorbe las otras esferas, aumentando su poder. Gokú lo derrota después de la batalla más difícil de su vida, incluyendo una fusión con Vegeta en nivel 4 que termina sin que puedan derrotar a su enemigo. Gokú realiza una Genkidama con todos los habitantes del universo y vence al poderoso dragón.

Desafortunadamente, el resultado final fue una serie de baja calidad en general al no contar con una base sólida como lo fue el manga original de Toriyama. Duró poco más de un año al aire, debido a la baja popularidad que obtuvo tras la primera parte. Era obvio que volver a los inicios de DB después de todo el camino recorrido no era la mejor idea.

Dragon Ball GT ha sido criticada por los fans y analistas por varios desacuerdos que presenta con la serie anterior. El nuevo diseño de muchos personajes dio una mala impresión que hizo que los fans extrañaran y prefirieran Dragon Ball Z.

Muchos seguidores no lo ven como una continuación, sino más bien como un Spin-off del manga original. De entre lo rescatable tenemos la nueva transformación de Gokú en súper saiyajin 4, la aparición de Pan y la efímera saga del Súper 17, que nos permitió volver a ver a algunos de los villanos anteriores (dibujados con la mano izquierda).

Dragon Ball Z

Título Original: ドラゴンボール – Z (Doragon Bōru Z)
Género(s): Shônen, Comedia, Peleas, Sobrenatural, Ciencia Ficción, Henshin, Ecchi.
Director: Daisuke Nishio.
Estudio: Toei Animation.
Emisión: Abril de 1989 – Enero 1996.
Duración: 291 Episodios.
Extras: Dragon Ball, Dragon Ball GT.

A partir del capítulo 195 del manga original, su adaptación al anime fue llamada Dragon Ball Z. También fueron creados dos especiales para televisión que ampliaban la historia, además de 13 películas y 2 OVA. Esta serie nos sitúa cinco años después de que Gokú venciera al hijo de Piccoro en el 23º Torneo de las Artes Marciales.

Dividida en 3 “Sagas” o partes principales, DBZ nos explica el origen saiyajin del protagonista, para dar paso al verdadero clímax de la historia, junto a los enemigos principales de la serie. A la llegada del hermano mayor de Gokú, Raditz, se inicia una lucha por el control de las Esferas del Dragón, principal motivación del príncipe saiyajin Vegeta y de emperador Freezer, quien utilizó todos sus recursos para tratar de obtenerlas, incluso llamar a sus guerreros de élite: las geniales Fuerzas Especiales Ginyu. Se desatan todo tipo de batallas épicas y en ocasiones trágicas, mostrando una gran variedad de técnicas originales e incluso bizarras, destacando ampliamente la batalla final contra Freezer, durante la cual Gokú consigue transformarse por primera vez en el legendario súper saiyajin.

Tras derrotar al tirano galáctico, el siguiente problema son los poderosos androides creados por el Dr. Makigero (científico de la desaparecida Patrulla Roja), cuya misión principal es eliminar a Gokú. Sin embargo, todo el asunto de los androides encubre a un enemigo aún más poderoso: Cell, creación maestra del mismo científico, desarrollado a partir de las células de los peleadores más fuertes de la Tierra. El objetivo de Cell es convertirse en el ser perfecto, la entidad más poderosa de universo, para lo cual ha viajado desde un futuro lejano. Aún con el apoyo de un nuevo aliado saiyajin y el considerable aumento de poder de los protagonistas, Gokú termina sacrificándose para derrotar al androide perfecto, dejando la batalla final en manos de su hijo, Gohan.

Siete años después, Gokú y los demás deben lidiar con el enemigo definitivo, Majin Boo, un temible demonio creado por un malvado hechicero. Se libraron los combates más espectaculares, decisivos, y en ocasiones extraños, para el futuro no sólo de la Tierra, sino del universo entero. La desenfrenada superación de niveles llevó a los protagonistas a fusionarse entre ellos para derrotar a esta última amenaza.


Esta serie es y será un hito, un clásico que se debería apreciar por todo el que sea amante del anime. Puede parecer en principio algo monótono y predecible, pero son sus personajes y situaciones únicas lo que lo hacen brillar. Posee un final muy típico, donde se logra después de muchos esfuerzos “salvar el día” y que todos terminen felices. Vuelven los mismos personajes de la serie original pero, conforme van pasando los capítulos, se van agregando personajes nuevos que le dan un enfoque completamente diferente. Vegeta, Trunks, Mr. Satán, entre otros, van desplazando poco a poco a los personajes que acompañaban a Gokú en un principio, que pasan a un segundo plano sin desaparecer completamente de la vida del personaje. Los enemigos son de un nivel completamente superior, cada uno con su propio carisma y personalidad detallada que los hace memorables.

El apartado técnico sigue siendo sobresaliente, con una animación de buena calidad y una banda sonora que lo complementa perfectamente, sobre todo en las batallas, las cuáles han ganado una enorme importancia, llegando a convertirse en las verdaderas protagonistas de la serie. Una vez más, las Esferas del Dragón hacen su triunfal aparición, incluso en otros planetas, siendo de especial importancia durante la Saga de Freezer; pero las aventuras para reunirlas pasan a un segundo plano a partir de la Saga de Cell.

Como puntos negativos tenemos un mal que aqueja a muchas series más: el relleno. Los capítulos de relleno en Dragon Ball Z son bastante evidentes y numerosos. Llegan a abarcan “mini-sagas”, como la aventura en contra de Garlick Jr. al principio de la serie; o el Torneo de las Artes Marciales en el Otro Mundo. Sólo unos pocos aportan algo nuevo e interesante, como cuando Vegeta y Nappa hacen una parada en su viaje hacia la Tierra para conquistar un pequeño planeta y acaban con toda su población; o las actividades recreativas de Cell antes de que empiece su torneo. Pero en general son de baja calidad y no tienen importancia en la línea argumental.

El relleno también se manifiesta durante los episodios originales, alargando de forma insufrible las batallas. Cuando nos encontramos en pleno combate por el destino del universo, el argumento cambia repentinamente para mostrarnos lo que están haciendo los dichosos personajes secundarios (que no nos importa y no tiene algo que ver con el punto en cuestión), incluso consumiendo el resto del capítulo; o a media pelea nos encontramos viendo una pantalla vacía donde sólo se cruzan varias líneas rápidamente mientras el fondo gira dramáticamente, sin olvidar las enormes pantallas de humo/polvo que tardan siglos en disiparse. Para un ejemplo de todo ello basta con mirar los “cinco minutos” (más de ocho episodios) que tardó el planeta Namek en destruirse.

Dragon Ball

Título Original: ドラゴンボール (Doragon Bōru).
Género(s): Shônen, Comedia, Peleas, Sobrenatural, Ciencia Ficción, Henshin, Ecchi.
Director: Daisuke Nishio.
Estudio: Toei Animation.
Emisión: Febrero de 1986 – Abril 1989.
Duración: 153 Episodios.
Extras: Dragon Ball Z, Dragon Ball GT.

Gokú, un misterioso niño que vive sólo en las montañas, recibe la visita de una joven llamada Bulma, quien le cuenta la leyenda de las siete esferas del Dragón, capaces de cumplir cualquier deseo. Desde entonces, ambos se dedican a recorrer el mundo en busca de las poderosas esferas doradas, dando inicio a una de las más grandes aventuras jamás contadas.

En esta primera parte seguiremos a Gokú desde su infancia, cuando inicia el entrenamiento que lo convertirá en el hombre más fuerte del universo, y el punto central del argumento será precisamente reunir las Esferas del Dragón antes de que caigan en malas manos. Conoceremos a muchos de los personajes que nos acompañarán en el desarrollo de la historia, además de algunos antagonistas no tan malvados, cada uno con una personalidad detallada y profunda. Así, podemos dividirla en sagas, la primera contra Pilaf, siguiendo con la lucha en contra de la Patrulla Roja (Red Ribbon) y finalmente la batalla contra el primer rival serio de nuestro protagonista, Piccoro.

Ocasionalmente la trama volcará hacia el entrenamiento de Gokú y el famoso Torneo de las Artes Marciales (Tenkaichi Budokai), en el que los mejores luchadores de todo el mundo se darán cita, batiéndose en duelo a fin de demostrar quién es el más fuerte sobre la Tierra, utilizando todo tipo de técnicas especiales y habilidades únicas.

La serie está  llena de escenarios coloridos, personajes originales, momentos memorables y mucha acción, todo ello situado en un extraño mundo que combina elementos futuristas (autos voladores y prácticas cápsulas), criaturas prehistóricas (incluso animales parlantes antropomorfos), magia y componentes místicos, mostrando una calidad en animación sorprendente para su época, acompañada de una banda sonora de buena calidad.

Es un anime enfocado al público más joven y de fácil comprensión, lleno de mensajes positivos. El final es completamente obvio, ya que se trata del cierre de un ciclo, que en este caso es la niñez de los protagonistas. Posteriormente sería opacado por la segunda parte, que presenta un argumento más desarrollado y complejo, dirigida a un público más maduro.