Train to Busan

Título Original: 부산행 (Boosanhaeng).
Género(s): Survival-Horror, Drama.
Director: Yeong Sang-ho.
Emisión: 2016.
Duración: 118 minutos.
Extras: Seul Station.

Durante finales de 2016 hubo una película de zombis que empezó a ganar renombre a nivel internacional, se trataba de una película de hechura surcoreana, que a pesar de pertenecer a un género sobre explotado y con muchos estereotipos se ha logrado ganar el gusto del público y un cúmulo de críticas generalmente positivas. Train to Busan, o Estación Zombi como se le nombró en Hispanoamérica, se ha convertido en una de las películas mejor logradas de la última década en este género.

La historia nos narra el viaje de un grupo de pasajeros que se trasladan desde Seúl hacia diferentes puntos del país en tren sin saber que un extraño fenómeno está regresando a los muertos a la vida. Para mala suerte de los pasajeros, una joven infectada logra subir al tren y los empieza a atacar, creando en poco tiempo una horda de zombis sedientos de sangre. La historia se centra en Seok-woo y Kim su-an, padre e hija respectivamente, quienes tiene una relación muy distanciada debido al trabajo del padre. No obstante, a lo largo del filme conoceremos a más pasajeros así como un poco de su historia.

La película salta casi de inmediato a la acción, con sólo algunos minutos de introducción en los que vemos extraños eventos causados por una compañía de biotecnología que es obvio será la causante del apocalipsis zombi que está por comenzar. A la par de los muertos vivientes vemos esa difícil relación padre e hija entre los protagonistas, lo cual si bien es un estereotipo, está muy bien trabajado, pues los personajes crecen mucho a lo largo del filme, algo a lo que generalmente se le da poca importancia en este tipo de obras.

Así como los protagonistas tienen sus propios dramas personales, el resto de personajes también hacen grandes aportes, crecen y nos dejan una valiosa enseñanza para reflexionar, que tiene que ver con el hecho de ayudar a los demás aun cuando sea nuestra propia vida la que esté en juego. Otro aspecto muy bien logrado a pesar de que ya no es para nada original, es la crítica a lo peligrosos, indiferentes y desconfiados que se pueden volver los humanos contra sus semejantes.

En muchas películas y series de zombis es frecuente que se muestren personajes que tratan de sobrevivir aun si eso implica matar a otras persona que como ellos sólo buscan salir adelante. En Train to Busan vemos exactamente los mismo, pero de una forma directa, sin medias tintas y que no da rodeos, cosa que se agradece sobre todo cuando este tema ya has sido tan sobre explotado por The Walking Dead. Creo que en cuestión de crítica social, la película coreana es mucho mejor que la serie estadounidense, o al menos resulta una opción más fresca.

Es sabido entre los cinéfilos de este lado del océano, que los asiáticos tiene una forma muy particular de hacer Terror y esta película lo demuestra, aunque también retoma elementos que resultan familiares para quienes estamos directamente influidos por las producciones Hollywoodenses, como la propia construcción de los zombis que me recuerda mucho a esos enjambres que vimos en Guerra Mundial Z.

El hecho de que la mayor parte transcurra dentro de un tren nos genera un espacio confinado muy particular, que al menos no había sido usado en películas de zombis, a quienes ya hemos visto restringidos a Supermercados, Edificios, Hospitales, Aeropuertos, Aviones y varios lugares cerrados más. Un tren tiene, a diferencia del resto, una estructura muy particular, no hay izquierda ni derecha ni arriba ni abajo, solo enfrente y atrás, lo que obliga a los sobrevivientes a avanzar en una sola dirección sin la oportunidad de poder dar la vuelta.

Tanto los elementos de aspecto occidental como el uso del tren como espacio confinado no son algo nuevo en el cine de Ciencia Ficción surcoreano, ya antes habíamos visto estos elementos en la película coreano-estadounidense Snowpiercer (2013). No obstante, Train to Busan en una excelente película que a pesar de los clichés se siente fresca y es una recomendación obligada para los fans del cine de zombis y aquellos que gustan del terror asiático.

Anuncios

World War Z

WW Z 1

Título Original: World War Z.
Género(s): Survival-Horror.
Director: Marc Foster.
Emisión: 2013.
Duración: 116 minutos.
Extras:

Basada en la novela homónima de Max Brooks, Guerra Mundial Z es uno de los más recientes estrenos de gran producción sobre la temática zombi. Pero a pesar de su grandiosa producción y sus impactantes efectos, no logró innovar en este ya sobresaturado mercado. Para quienes gustan del cine de zombis la película fue entretenida y hasta buena, pero para los más conocedores sólo fue un exacerbado despliegue de elementos visuales. No obstante, tiene muchos elementos que podemos rescatar, que si bien no revoluciona este trillado género le dan muchos elementos que le permiten destacar.

En cuanto a la calidad técnica sólo podemos alabarla, los efectos, la música y las caracterizaciones son formidables, logrando suficiente realismo en escenas que por sí mismas son difíciles de creer, como las marejadas de zombis. Visualmente sobrepasa a prácticamente todo lo que hemos visto en cuando a muertos vivientes, y esa calidad, aunada a los grandiosos efectos, nos sitúa en una trepidante y vertiginosa aventura plagada de acción. Claro está, la fórmula para producir miedo es la misma que hemos visto las últimas décadas: acción seguida de suspenso que generan tención en el espectador preparándolo para un susto imprevisto.

WW Z 6

La historia gira en torno a Gerry Lane (Brad Pitt), un ex corresponsal de la ONU que vive una vida tranquila en Filadelfia con su esposa e hijas. Un día cualquiera algo acontece en la ciudad y el caos invade todo rápidamente, ante el desconcierto Gerry y su familia buscan la forma de escapar. Mientras buscan una forma de salir de las calles cientos de personas empiezan a atacar a otras, las cuales a su vez se trasforman en fieros seres que empiezan a atacar a más y más personas. En unas cuantas horas, las principales ciudades estadounidenses son azoladas. Para fortuna de Gerry y su familia, el gobierno requiere de sus servicios, así que son rescatados y trasladados a un buque de guerra donde le encomendarán su nueva misión.

Gerry es obligado a escoltar a un virólogo para encontrar la causa de aquella epidemia a cambio de que su familia permanezca abordo. Gerry, el doctor Andrew y un grupo de SEAL vuelan a Corea del Sur pues allí fue el primer lugar donde se reportó un incidente con zombis. Lamentablemente las cosas salen mal y mucha gente muere, lo que obliga a Gerry a continuar su camino sólo hasta Israel con la esperanza de encontrar al paciente cero y poder fabricar una vacuna contra el virus. Como encontrar el origen de la enfermedad le resulta imposible, Gerry idea un plan para ocultarse de los zombis, los cuales al parecer sólo atacan a personas sanas.

WW Z 4

La historia no es demasiado compleja, pero tiene un gran aporte que hasta ahora no habíamos visto en este tipo de filmes, o al menos no a tal magnitud, que es la visión global de la pandemia. En todas las otras obras Survival-Horror siempre vemos que todo acontece en un ambiente local,  ya sea en un edificio como pasa en REC (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2008), en supermercado como ocurre con Down of the Dead (Zack Snyder, 2004), en una ciudad como en Resident Evil: Apocalypse (Alexander Witt, 2004), en un estado como en The Walking Dead o a lo largo de un país como en Z Nation, la diferencia es que aquí podemos ver y enterarnos de cosas que pasan en todo el mundo.

Otro elemento diferenciador propio de esta obra es la construcción del zombi, o lo que yo he llamado en otras reseñas “la teoría zombi” que no es otra cosa sino la explicación del origen y las habilidades, debilidades y comportamiento de estos muertos vivientes. Aquí vemos algo muy descabellado pero que una vez analizado tiene coherencia, que es el comportamiento de enjambre que tiene los zombis. Supuestamente como todos están infectados con el mismo virus y cada virus es una copia idéntica del resto eso hace que todos se comporten como un sistema vivo, como una unidad.

WW Z 2

Si bien en todo el filme los llaman zombis, no son zombis, son infectados, gente enferma. De hecho en ningún momento vemos que se coman a alguien, sólo atacan, muerden e infectan, el nuevo infectado se une a ellos y así continúan hasta que no queda nadie por infectar. Me resulta interesante el hecho de que no vemos que se coman las entrañas de sus víctimas, como pasa en otras obras similares, y también el hecho de que salvo algunos de los primeros infectados, ninguno está realmente muerto, no mueren y luego vuelven a la vida, simplemente se infectan como ocurre con cualquier otra enfermedad. No obstante, una vez infectados su cuerpo no puede morir como lo haría cualquier otro ser vivo.

Pese a este par de novedades, tenemos muchísimos clichés hollywoodenses, encarnados en su mayoría por Brad Pitt. El personaje que este actor interpreta es el típico papá superhéroe que trabajó en lugares peligrosos, tiene conocimientos militares, es indispensable para el gobierno y puede salir ileso de situaciones en las que miles más mueren. Obviamente este superhombre en quien encuentra una forma de lidiar con los infectados. Su familia, amigos, elementos de apoyó y demás personajes sólo juegan papeles muy sencillos y son quitados de pantalla muy pronto para que todo el protagonismo recaiga en Gerry. Pese a todos esos estereotipos, la película es buena, entretiene, logra generar momentos de suspenso y estrés y con ayuda de sus geniales efectos da como resultado una obra más que aceptable.