Asobi Asobase

Título Original: あそびあそばせ (Asobi Asobase).
Género(s): Comedia, Slice of Life.
Director: Seiji Kishi.
Estudio: Lerche.
Emisión: 2018.
Duración: 12 episodios.
Extras: OVA.

Hacía mucho tiempo que no veía un anime que me hiciera reír tanto y sobre todo que manejara un sentido del humor tan particular, en aquellos ya lejanos primeros años del presente siglo tuvimos a Suzumiya Haruhi no Yûutsu, posteriormente ocupó su lugar Lucky Star, este año un nuevo anime basado en el manga 4-Koma de Rin Suzukawa se ha ganado los elogios de los fans por su retorcido e inesperado sentido del humor, Asobi Asobase es ahora uno de los candidatos a convertirse en una serie clásica de la comedia ligera.

Como muchas de las adaptaciones de los mangas a cuatro viñetas de comedia ligera, la calidad técnica es bastante decente pero con ciertos aspectos que la hacen lucir más simple de lo que es, como los tradicionales fondos deslavados y los diseños de personajes simples y genéricos. La música es peculiar puesto que tiene momentos muy buenos que te dejan sorprendido pero también hay escenas en las que la comedia es tan buena que uno deja de poner atención a la banda sonora.

El diseño de los personajes no resalta mucho, son el estereotipo de las personalidades, aunque los cambios drásticos de personalidad al momento de hacer algo gracioso es lo que les da ese toque distintivo. Algo que vale la pena destacar es el trabajo de las Seiyûs, quienes hacen una labor inigualable al cambiar de un tono de voz soso y monótono a uno serio, dramático o aterrador según se requiera. Aunado a la personalidad y a la voz, tenemos el cambio en el estilo de dibujo que acentúa esas partes cómicas, las hace hilarantes, irreverentes y hasta transgresoras, quizás no del gusto de todos pero sin duda se convierten en el toque característico de esta serie.

La historia gira en torno a tres amigas. Hanako Honda, la inteligente hija de una familiar rica, apasionada de los juegos, obsesionada por conseguir novio e inconforme con su cuerpo por tener los pechos muy pequeños; Olivia, una chica de padres extranjeros que nació y se crio toda su vida en Japón, le gusta fingir que es extranjera y a pesar de su aspecto rubio y ojos azules no sabe hablar nada de inglés; Kasumi Nomura, una chica tímida que le teme a los hombres pero ama escribir historias yaoi. Juntas conforman el Grupo de Estudio de Jugadores, que en realidad es un grupo de juegos no reconocido oficialmente por la escuela para pasar el rato después de clases.

El resto de la historia es bastante simple, se narran el día a día de las chicas en la escuela y sus mentiras con el club, juegan distintos juegos tradicionales japoneses y compiten contra otros clubes deportivos mientras tratan de sobrevivir a su propia amistad. El componente gracioso es la facilidad que tiene la historia para convertir una simple guerra de pulgares o el típico castigo a un perdedor en algo totalmente épico, completamente fuera de los estándares de la cordura y profundamente hilarante.

Esa exageración y las emociones llevadas al extremo es lo que resulta siempre tan gracioso, pues lleva situaciones sumamente comunes y que podrían resultar hasta aburridas al absurdo de una manera tan cómica que sin duda alguna te harán reír. Y además del buen manejo de la comedia hay una gran cantidad de referencias a la cultura pop, sobre todo en lo que respecta al ámbito de los videojuegos y el manganime. Asobi Asobase no es una obra profunda ni complicada, tampoco la mejor en su ramo, es simplemente una serie de comedia simple que saber hacer un excelente manejo de su peculiar y retorcido humor, recomendable para pasar un ameno rato de diversión.

Anuncios

Pan de Peace!

Título Original: パンで Peace! (Pan de Pîsu).
Género(s): Comedia, Shôjo.
Director: Hatsu Tsuji.
Estudio: Asahi Productions.
Emisión: Abril – Junio 2016.
Duración: 13 episodios.
Extras:

Hay ocasiones en las que buscamos animes cortos que nos permitan disfrutarlos sin ninguna complicación, sobre todo después de ver una serie densa o con una vasta cantidad de episodios. Sabía de la existencia de Pan de Peace! desde hace varios meses pero cuando noté que sus capítulos duraban tan sólo 3 minutos fue que me decidí a verla; para mi sorpresa, su breve duración fue más efímera de lo esperado.

La calidad general no está mal, el diseño es simple y agradable aunque no deja de ser genérico y los personajes pese a estar estereotipados resultan un tanto locos y raros que terminan por ser agradables y divertidos. La serie se basa en el 4-Koma homónimo creado por Emily, y al ser un manga en 4 viñetas tiene un estilo sumamente rápido que va directo a la acción, la cual consta generalmente de una sola escena. Para más referencia su desarrollo es similar al de Lucky Star, ya que ambas series se basan en mangas del mismo estilo.

La historia gira en torno a Minami Tani, una chica amante del pan que inicia su primer día en preparatoria. Al llegar a su salón de clases se frustra por no poder hacer amigas, hasta que conoce a Yû, Fuyumi y Noa, tres chicas que también adoran el pan. Gracias al peculiar alimento, las tres comienzan una gran amistad llena de risas, sorpresas y mucho pan. Como la familia de Fuyumi es dueña de una panadería el grupo de amigas tiene acceso a las mejores piezas, pero todo cambia cuando una nueva panadería francesa llega a la comunidad.

La serie es extremadamente simple y puede resumirse como “un anime para niñas sobre pan”. Y sí, sé que la descripción es idéntica a la de Long Riders, pero es que la premisa es similar, una afición que une a un grupo de amigas y cuya amistad y gustos similares las llevan a conocer cosas que quizás nunca habrían conocido por sí solas. En Long Riders todo giraba en torno al ciclismo, aquí todo lo hace en torno al pan, aunque el formato de 4-Koma le da un ritmo muy diferente y la duración de tan sólo 3 minutos por episodio lo acentúa aún más.

La serie es graciosa, pero el problema es que muchas veces terminas riendo no tanto por la comedia propia de la serie, sino por lo raras que están las chicas y por lo rápido, exagerado, ridículo y absurdo de las situaciones que se presentan. Y a pesar de ser un anime Shôjo tiene sus leves toques de fan-service y un poco de humor y referencias Yuri.

Es una serie entretenida, para pasar la tarde ya que los trece episodios pueden verse de corrido sin ningún problema y sobre todo es una buena recomendación para quien guste del manga a cuatro viñetas o quiera iniciarse en este tipo de formato tan fugaz.

Lucky Star

Título Original: らき☆すた (Raki ☆ Suta).
Género(s): Comedia, Slice of life, Shôjo.
Director: Hiroshi Yamamoto.
Estudio: Kyoto Animation.
Emisión: Abril 2007 – Septiembre 2007.
Duración: 24 Episodios.
Extras: Un OVA.

Basado en el 4-koma (manga en 4 viñetas) homónimo de Kagami Yoshimizu, Lucky Star es una de las series más cómicas y críticas de la industria, pues su extraño sentido del humor busca referenciar y hacer burla de otras series, patrones de conducta dentro de los fans, estereotipos en los personajes de anime y la vida de las figuras públicas de la cultura pop.

Podríamos decir que Lucky Star busca denunciar de manera muy sarcástica el modo de vida de los seguidores del anime y los productores de estos contenidos, los cuales se ven ensimismados en sus pasatiempos y olvidan desarrollarse en otros aspectos de su vida. Asimismo, busca evidenciar la falta de tolerancia que puede llegar a existir por parte de las personas que no tienen los mismos gustos o aficiones, pero que muchas veces se apasionan por cosas no convencionales.

La calidad de animación es regular, pues los escenarios no sobresalen en nada y ni siquiera actúan como un verdadero fondo ambientador. La música es simple y muy repetitiva, a pesar de tener un opening fuera de lo común con un para-para (baile) bastante atractivo. Y aunque la banda sonora no sobresale, sirve para referencia e incluso homenajear series japonesas de antaño, esto en el caso de los ending.

El aspecto de los personajes es el mejor logrado, pues ellos desarrollan la serie por completo, ya que el anime se basa únicamente en la vida cotidiana de sus personajes, por lo que la buena construcción de estos era indispensable para obtener los resultados deseados. Las personalidades están creadas a partir de una gama muy amplia de elementos totalmente estereotipados, que a pesar de ello logran actitudes originales.

La extrema cantidad de elementos moe (otaku, tsundere y yandere) de cada personaje sirven para criticar al vacío de nuevas ideas en la construcción de estos, pues hoy en día es muy común encontrar al menos a un personaje con los siguientes rasgos: tierna, tímida, torpe, intelectual ode pechos grandes. Lucky Star toma todos esos elementos y los pone dentro de sus personajes, por lo que cada uno de ellos tiene al menos tres o cuatro de estas características.

La apariencia física también es muy particular, pues a pesar de que los personajes tienen 17 años, su aspecto corporal parece de niñas de secundaria o menores. Ésta aparente burla al desarrollo se debe a que en la mayoría de los animes actuales las chicas de secundaria ya presentan cuerpos muy desarrollados que no corresponden a su edad, por lo que la serie busca hacer una denuncia de ello. Igualmente, el personaje de Patricia Martin, refleja el cerrado interés y conocimiento que los occidentales tenemos de la cultura japonesa, pues fuera del anime pocas veces nos interesamos por algo diferente.

La historia gira en torno a la vida cotidiana de Konata Izumi y sus amigas Kagami, Tsukasa y Miyuki, quienes están en el segundo año del bachillerato. En el trascurso de los capítulos veremos los problemas, distracciones y vivencias a los que deberán enfrentarse.

La historia avanza a un ritmo lento —pese a que cada capítulo es aproximadamente un mes de la vida real y un día puede estar representado en una escena de pocos segundos— ya que en ningún momento se presentan eventos sobresalientes que destruyan la rutina diaria. A pesar del lánguido desarrollo, no resulta una serie monótona o aburrida, por el contrario, la vida diaria resulta especialmente atractiva.

Lucky Star 3

Las características cómicas de la serie se basan justamente en la vida diaria y presentan situaciones comunes en las que todos hemos estados alguna vez y que al identificarnos con ellas resultan graciosas. Sin olvidar que toda esta gama de referencias se basa principalmente en anime, manga, videojuegos y relaciones personales.

Además de las referencias cómicas también hay una crítica a ciertos patrones sociales propios de la industrial, como la sarcástica alusión a la vida de una idol, la indirecta mención de los seiyûs o la parodia de los vendedores de anime y manga. En lo personal considero que Lucky Star intenta definir un estilo de comedia propio para los japonenses, por lo que hace referencia a cosas comunes que son naturalmente graciosas para ellos, pero que para el público extranjero son difíciles de apreciar.