The Good Doctor (primera temporada)

Título Original: The Good Doctor.
Género(s): Drama médico.
Creador: David Shore.
Emisión: 2017.
Duración: 18 episodios.
Extras:

Hace un par de meses me encontrada de prácticas y el hotel donde nos hospedamos tenía un excelente servicio de cable, mil canales, de los cuales 400 eran con costo adicional, pero teníamos alrededor de 500 libres, o eso creo. Mientras cambiaba desaforadamente los canales tratando de recorrerlos todos me topé con una serie de la que había oído hablar, The Good Doctor. Lo que más llamaba mi atención para verla era la buena imagen que la actuación de Freddie Highmore me dejó con su interpretación de Norman en Motel Bates.

Tuve la oportunidad de ver dos capítulos de la primera temporada y posteriormente vi el resto en YouTube gracias a que algún usuario la subió en pequeños fragmentos de dos minutos. Pese a la mala calidad con la que vi la serie, me gustó, sobre todo por la grandiosa interpretación que Freddie hace de un chico autista.

La serie gira en torno a Shaun Murphy, un cirujano residente en el hospital Bonaventura en la ciudad de San José. Shaun tuvo una infancia difícil debido a su condición y el desinterés de sus padres por apoyarlo, únicamente tuvo la ayuda de su hermano menor y posteriormente del Dr. Aaron Glassman, quien fungió como su mentor desde que lo conoció y fue quien intervino para que el hospital aceptara contratar a alguien con su condición.

A lo largo de los episodios vemos cómo Shaun debe demostrar que a pesar de sus dificultades para relacionarse y comunicarse con los demás es un médico inteligente y capaz de enfrentar cualquier situación médica. Gracias a padecer el síndrome del sabio tiene una excelente memoria y eso le permite pensar y visualizar tratamiento que sus colegas difícilmente podría imaginar. Sin embargo, es propenso a la distracción y no es emocionalmente estable, por lo que le es difícil saber cómo actuar en muchas situaciones cotidianas que las personas sin su padecimiento no tendrían problemas para controlar.

Poco a poco vemos como Shaun empieza a abrirse a los demás, hacer amistades e incluso expresar sus sentimiento por Lea, una vecina por la cual se siente atraído. No obstante, sus colegas y algunos de sus pacientes siguen dudando de su capacidad para mantener el control en situaciones difíciles y temen que eventualmente pueda cometer un error fatal que no sólo acabe con la vida del paciente, sino que comprometa la calidad que el hospital ha ganado.

La serie está basada en una serie surcoreana y es producida por David Shore, a quien le debemos una de las series de temática médica más famosa de todos los tiempo, Dr. House. Haber producido dicha serie le da experiencia en el tema, pero también hace que se note la hechura de Shore y que muchas cosas nos recuerden dicha serie, sobre todo a nivel visual.

Algo en lo que sí se diferencia es en los personajes, pues si bien parece que todos los cirujanos tienen complejo de Dios, aquí esa arrogancia, si bien está presente, no es tan frívola como en Grey’s Anatomy, tampoco vemos esa acides sarcástica de Gregory House dado que nuestro protagonista es incapaz de entender el sarcasmo. Aunque parece que David retoma algunos vicios y nos pone a algunos de los personajes secundarios con personalidades muy parecidas a ciertos subordinados que tuvo House, como la Dra. Morgan Reznick.

A pesar de los elementos retomados de Dr. House la serie tiene su originalidad propia, las actuaciones son buenas y la interpretación de Freddie como un médico autista es impresionante, tanto que por momentos el personaje me parece demasiado irritante como para soportarlo, pero eso es algo que una persona con esa condición terminaría causando a otras personas.

La serie me gustó pero es algo blanda, pues se enfoca en ese mensaje de brindar oportunidades a las personas con ciertas condiciones o discapacidades y permitirles demostrar que puede trabajar con el mismo profesionalismo que cualquiera, pero eso hace que el resto de personajes termine por ser demasiado paternalistas con el protagonista, así que para el final de temporada ya me habían hartado un poco, pero espero que eso mejore en las subsecuentes temporadas que ya se estrenaron.

En conclusión, la serie es buena, es entretenida, me recuerda mucho a House pero también a Grey’s Anatomy por el hecho de que los cirujanos son internos que siguen aprendiendo y que están a disposición de los egos de los residentes. No obstante, si les gustan las series médicas y quienes ver una donde el protagonista tenga problemas para socializar, y pueden sentirse identificados con eso, entonces es una excelente recomendación para ustedes. Y no olvidemos que a pesar de todo estamos viendo el tema clásico del niño genio.

Motel Bates

Motel Bates 10

Título Original: Bates Motel.
Género(s): Suspence, Drama.
Creador: Carlton Cuse, Kerry Ehrin y Anthony Cipriano.
Producción: Universal Television.
Emisión: 2013.
Duración: 2 temporada [on-going].
Extras:

Los asesinos en serie siempre han tenido un encanto muy particular para los espectadores y un lugar especial en el cine de Terror, más cuando estos son perturbados sujetos que en apariencia no harían daño a nadie. Motel Bates nos trae de regreso a Norman Bates, aquel emblemático personaje que saltará a la fama en 1960 con la película Psicosis de Alfred Hitchcock.

A manera de precuela, Motel Bates nos narra la historia de Norman antes de convertirse en el desquiciado criminal que conocemos. No obstante, si bien vemos la adolescencia de Normal la serie no es del todo una precuela del filme, pues está completamente ambientada en la actualidad.

Motel Bates 9

La calidad de la serie es sobresaliente, la ambientación, la caracterización, las locaciones y la música responden perfectamente a las necesidades del suspence, género del que hacía un tiempo no veíamos algo tan bueno. Esa tención que genera en el espectador, el suspenso constante y los misterios sin resolver son los que atrapan al espectador desde los primeros capítulos, pues siempre hay algo extraño ocurriendo que nos tendrá al filo del asiento.

Algo que sin duda es la parte fundamental de la serie son la estupendas actuaciones de todos los personajes, pues logran mostrar una doble cara y demostrarnos que incluso las personas más confiables suelen ser los peores monstruos. Quienes sin duda se llevan las palmas son Fera Farmiga (Norma Bates) y Freddie Highmore (Norman Bates). Fera es una excelente actriz, pero el trabajo de Freddie es impresionante, pues luego de interpretar al tierno niño de Charly y la Fábrica de Chocolate, verlo como uno de los asesinos más icónicos del cine dejan en claro su capacidad histriónica.

Motel Bates 4

La historia gira en torno a Norman Bates, un chico de 17 años que se muda junto a su madre a White Pine Bay, un tranquilo pueblecito de Oregón para empezar una nueva vida luego de que el padre de Norman falleciera en un accidente. La madre del chico compra un motel en liquidación bancaria y ambos empiezan a arreglar lo que será su futuro negocio. Sin embargo, no todo es lo que parece en esa nueva localidad y nuestros protagonistas pronto se verán enfrascados en toda clase de problemas.

A lo largo de los capítulos veremos cómo la dominante y excesiva influencia que tiene Norma hacia su hijo empieza a causar en él un desequilibrio emocional muy grave, lo que hace que le sea difícil controlar sus emociones y que empiece a tener alucinaciones y perder el sentido de realidad. Esa fragilidad emocional, aunada a los violentos crímenes en los que su familia se ve involucrada, lleva a Norman al borde de la psicosis.

Motel Bates 5

La historia es muy ingeniosa pues muy pocas cosas son realmente predecibles, lo que acentúa el tono de misterio que requiere el suspence. El tranquilo pueblecito resulta ser un lugar maldito donde todos sus habitantes tienen cosas que ocultar y donde el cultivo y venta de marihuana son el principal motor de la economía loca, sin olvidar negocios más sucios como la esclavitud sexual.

Algunas escenas pueden ser un poco confusas ya que en ocasiones cuesta trabajo reconocer si lo que estamos viendo es real o una alucinación de Norman. Y la forma en que se perturba la mente del asesino y la influencia que ejerce la madre para convertir a su hijo en un monstruo es una crítica muy dura hacia la sobre protección y el apego.

Motel Bates 8

Una crítica muy dura y que pese a las diferencias culturales es una realidad muy común en México es la ilegalidad. En el pueblo al que se mudan Norman y su madre todos los habitantes tienen algo que ver con cosas ilegales, y todos en el pueblo lo saben. Eso mismo pasa en muchos estados de nuestro país, donde es común saber que el vecino de al lado vende droga o que el sobrino de un conocido se dedica al secuestro o que frente a la casa de los primos hay una casa de seguridad. Todos esos problemas que tanto afectan a nuestra sociedad son por lo general de conocimiento popular, pero lamentablemente parece haber un acuerdo intrínseco —en gran parte por miedo a represalias— de no decir nada de nadie.

La serie es fabulosa en todos los sentidos, en la tensión que te hace sentir, en la calidad actoral, en todo, pero además me parece una serie obligada tanto para quienes sufren “mamitis” como para aquellas madres posesivas que no dejan que sus hijos vivan experiencias por ellos mismos, comentan errores y aprendan de ellos. Sin duda una excelente reencarnación de Norman Bates que nos impide olvidar el daño que podemos hacer a nuestros hijos en nuestro afán de protegerlos.