Aceptados

Aceptados 1

Título Original: Accepted.
Género(s): Comedia.
Director: Steve Pink.
Emisión: 2006.
Duración: 90 minutos.
Extras:

Ya saben que me gustan las películas con temática escolar, pero la verdad esta película la vi sin la más mínima expectativa, quería una película para pasar la tarde sin prestar atención y de hecho ni siquiera tenía la intención de reseñar algo, así que por ese me decidí a este filme, pues esperaba algo ligero de comedia simple con la tradicional historia de adolescentes universitarios típica de los Estados Unidos. Aunque al ver que en ella participaba Jonah Hill tenía la esperanza de que fuera cómica al estilo de Superbad.

Sin embargo, a pesar de las mínimas expectativas que tenía en un principio la película me sorprendió mucho y resultó mejor de lo que yo esperaba, así que de inmediato fui por mi libreta para tomar notas y escribirle una merecida reseña. Aunque claro, tampoco es la gran maravilla, pero aborda un aspecto muy puntual de la vida universitaria que muchas veces no se toma en cuenta y que ahora, con las clases en línea, se ha hecho más evidente: la falta de motivación por parte de las universidades para hacer crecer a los alumnos en todas sus formas y no sólo cuadrar sus mentes con la única intención de convertirse en la mano de obra calificada que espera el país.

Aceptados 2

La historia gira en torno a Bartleby Gaines, un estudiante de preparatoria inteligente y con gran habilidad para manipular y engañar, pero quien no aprovechó su tiempo preparándose para ingresar a la carrera, por lo cual fue rechazado por todas las universidades a las que solicitó entrar, además del hecho de que él mismo no sabe aún qué quiere hacer con su vida. Ante tanto rechazo y presión familiar por seguir estudiando, decide inventar una universidad para engañar a sus padres y que lo dejen de molestar.

Con el fin de que su mentira sea convincente, obliga a su mejor amigo, Schrader, a crear un sitio web de la ficticia universidad, el Instituto Tecnológico South Harmon, el cual parece tan real que convence a sus padres. Viendo el éxito que tiene, sus amigos, que igual fueron rechazados, le piden que los ayude a ellos para también fingir su ingreso al nivel superior y así, Bartleby, Hands, el amigo que perdió su beca deportiva por un lesión, Rory, la decidida pelirroja que si bien es lista quedó fuera pues sólo solicitó ingresar a Yale y al parecer no tuvo las palancas suficientes para ingresar, y Glen, quien ni siquiera escribió su nombre en su prueba de ingreso.

Aceptados 9

Los cuatro jóvenes rechazados y Schrader, quien sí entró a la universidad de Harmon, llevan su engaño más allá con tal de convencer a sus padres y rentan un hospital psiquiátrico abandonado con el dinero que les dio su familia para sus estudios y lo arreglan para que parezca una escuela de verdad. Sin embargo, olvidan dar de baja el sitio web y cientos de rechazados de otras universidades solicitan su ingreso e incluso pagan su colegiatura. Ahora los chicos tienen un millón de dólares en colegiaturas y una escuela ficticia por administrar.

Con el dinero van mejorando las instalaciones y Bartleby visita recurrentemente el campus de Harmon para averiguar cómo administrar una escuela y gracias a ello descubre que si bien la educación se vende como de calidad y la preparación de los futuros profesionistas los capacita para un “exitoso” futuro, en ningún momentos toma en cuenta lo que ellos realmente quieren y los orilla a estar estresados y deprimidos por la carga de trabajo, la presión de los profesores, el acosos de sus compañeros y la falta de una verdadera motivación que los llene a un nivel personal y emocional más allá de los académico. Bartleby no quiere eso para su escuela de rechazados y decide que ellos creen su propio plan de estudios con material que en verdad les motiven y donde los alumnos son los mismo maestros.

Accepted

La película juega mucho con temas como el prestigio y el rechazo. Por una parte tenemos a la prestigiosa universidad de Harmon que se jacta de ser buena por el nivel de rechazados que tiene, sin pensar en si los estudiantes son realmente felices o si las personas que está preparando lograrán tener las habilidades para una vida realmente exitosa más allá de un buen salario. Por otra parte tenemos el rechazo, la falsa escuela termina por convertirse en un lugar para aquellos que por diversas razones no pudieron entrar a una escuela de verdad, no obstante, logra generar un verdadero y motivado aprendizaje, ya sea en el arte, la cocina o un deporte, la motivación los lleva a experimentar con cosas que les dejan un verdadero aprendizaje más allá de un montón de datos inútiles que seguramente olvidarán para cuando terminen la escuela. Y sobre todo, les da un lugar que los acepta y les permite tener la confianza que todos esos rechazos les hicieron perder.

Sin duda la película tiene su toque de profundidad a pesar de lo simple y típica que puede ser su trama, ya que si nos ponemos a analizar con detenimiento, una educación que sólo genera estrés y satura tu mente con datos que olvidarás al termina el semestre o nunca usarás en la vida diaria no es un ejemplo de éxito, pues éste no se puede medir igual para todos. Una educación experimental como la que se muestra aquí donde los alumnos son los maestros y ellos definen lo que quiere aprender me parece muy interesante, muy utópica e irreal de la manera en que la muestran en el filme, seguramente no funcionaría, pero una forma intermedia entre la organización y disciplina de una escuela forman con la libertad y la motivación de esta escuela falsa podría lograr un excelente resultado, pues formaría a profesionales capacitados en su ramo a la vez que ciudadanos competente a un nivel social y emocional. Un interesante ejemplo de que pensar fuera del cuadrado del sistema educativo actual podría dar buenos resultados.

Aceptados 18

Great Teacher Onizuka

Título Original: グレート・ティーチャー・オニヅカ (Gurêto Tichâ Onizuka).
Género(s): Comedia, Drama.
Director: Naoyasu Hanyu y Noriyuki Abe.
Estudio: Pierrot.
Emisión: 1999-2000.
Duración: 43 episodios.
Extras: 5 ovas

Un día decidí que quería ser profesor, un gran profesor, no de esos que se saben todo de memoria e inunda la mente de los alumnos con cientos de datos, ni el de la mejor reputación, sino aquel que realmente lograba dejar un impacto en la vida de sus estudiantes. Great Teacher Onizuka (GTO) es sin duda alguna la obra con temática docente más fabulosa que existe. GTO es el spin off del manga Shounan Jun’ai Gumi de Tôru Fujisawa.

La calidad técnica es muy buena, pues todavía tiene ese particular estilo rudo del anime de los 90 que resulta refrescante de ver en una industrian donde actualmente todo es súper estilizado y sin presencia. La música le va perfecto, el primer opening es asombroso y los escenarios sin ser lo más destacado cumplen a la perfección. Donde está el mayor acierto es en el diseño tanto a nivel visual como psicológico de los personajes, puesto que en conjunto todos aportan esa estructura tan versátil de la serie, para ir de lo cómico a lo dramático, del romance a la violencia, con adecuados toques de fan-service y acción en la medida justa.

La historia sigue a Eikichi Onizuka, un antiguo delincuente miembro de una peligrosa banda que ha decidido dejar esa vida atrás y encontrar un trabajo decente. Sin mayores estudios ni una preparación adecuada, decide hacer un internado para prepararse como profesor, pues es algo aparentemente fácil y le dará la oportunidad de estar entre jovencitas de preparatoria para enamorar a alguna de ellas. Así el sueño de Onizuka inicia por razones que el mismo terminará por dejar atrás al entregarse por completo a la docencia.

Su primera incursión en las aulas no es fácil, pues le toca el grupo de los problemáticos, alumnos rufianes a quienes no les importa aprender y que se aprovechan de la inexperiencia de su nuevo profesor para tenderle una trampa. Una de sus alumnas lo seduce mientras otros chicos de su clase le toman fotos inapropiadas, sin embargo, los malosos del salón no son nada para el viejo líder de una pandilla de verdaderos criminales. Usando sus habilidades en las artes marciales y su desprecio por las reglas académicas, Onizuka se gana el respeto y la admiración de sus estudiantes.

Pasado su interinato, Onizuka consigue su primer trabajo formal como profesor, ahora no deberá lidiar con violentos alumnos, sino con todo un grupo de adolescentes ingeniosos y sumamente inteligentes que detestan a sus profesores debido a la traición de uno de ellos tiempo atrás. La clase 2-4 es la más temida de la Academia Bosque Sagrado, varios profesores han salido llorando debido a las pesadas bromas de los alumnos y más de un tutor ha abandonado la docencia debido a su causa. Pero no Onizuka, quien logra sobrevivir a todos los ataque y ganarse el aprecio de cada estudiante en el aula poco a poco.

La sabiduría callejera de Eikichi parece ser lo único que le permite sobrevivir a sus clases y al odio que el subdirector, padres de familia y demás profesores tienen en su contra. Sin embargo, la directora de la academia y la profesora Azusa Fuyutsuki son las únicas que creen en él, pues a pesar de no tener los métodos más ortodoxos, tiene lo que un verdadero docente necesita para ejercer su profesión: una entrega total a sus alumnos.

La serie maneja la temática shônen de los enemigos multinivel, que en este caso son los alumnos de la clase 2-4. Cada grupo de alumnos a los que Onizuka se enfrente es más listo y peligroso que el anterior, pero siempre logra derrotarlos y ganarse su aprecio. Algunos incluso se hacen sus amigos y lo ayudan. Y ese aprecio se lo gana a pulso por dos cosas: (1) siempre asumía responsabilidad por sus acciones y (2) actuaba desinteresadamente para ayudar a sus alumnos, es decir, su interés era verdaderamente genuino; algo que uno de mis profesores llamaba el “brindarse al alumno”.

Por más delincuente que Onizuka haya sido en el pasado y a pesar de la falta de credenciales que lo acrediten como educador, tenía una cualidad muy importante, sabía escuchar a sus estudiantes, les prestaba verdadera atención, entendía sus problemas sin juzgarlos y sin importar las bromas o ataques que hubiesen hecho en su contra siempre estaba dispuesto a ayudarlos e incluso a entregar la vida por ellos. Y tal vez el propio Onizuka ni siquiera lo dimensionaba, pero eran las pequeñas acciones que él hacía las que resultaban significativas para sus estudiantes y hacían que se ganara su aprecio.

La forma de resolver los problemas es lo que verdaderamente le da sabor a la historia, pues lo hace de una manera asombrosa e inesperada, ya que no escatimará en el uso de la violencia para corregir a un estudiante conflictivo, ni en bromas humillantes para controlar a los más rebeldes, ni siquiera en exponer sexualmente a quienes abusan de los compañeros más débiles. Onizuka no era el profesor modelo, pero era el profesor que tenía que ser para mantener el control de una clase en su contra y lograr su principal objetivo, hacer de la escuela un lugar divertido. Y si bien Onizuka respetaba a sus alumnos, ese respeto no era gratis, ellos se lo debían de ganar.

Una de las cosas más sobresalientes en el manejo de la serie es el crecimiento de todos los personajes, los cuales maduran mucho, sobre todo el mismo Onizuka, quien en un principio sólo quería ser profesor para estar de morboso con las alumnas pero terminó por entregarse tanto a su trabajo que ni siquiera tuvo tiempo de acosar a las jovencitas. El resto de personajes también evolucionan de sobremanera, siempre guiados por las enseñanzas de Onizuka, las cuales no son como las típicas lecciones que se aprenden en el aula y se olvidan después del examen, sino que se aprenden con la experiencia y duran para toda la vida.

Con forme Onizuka se va ganando el aprecio de sus alumnos algunos capítulos bajan un poco su calidad argumental, y no me refiero a los que son de relleno, sino a aquellos en los que se trata de sacar a flote nuevamente este odio de la clase por los docentes, esto resulta en un abuso de los traumas de algunos estudiantes y eso se torna algo repetitivo por momentos, incluso el actuar de algunos alumnos se vuelve demasiado infantil y desesperante a pesar de estar justificado, fuera de ese aspecto el resto de la serie es excelente.

En una actualidad en donde la sociedad es hipersensible y los profesores no pueden aplicar correctivos físicos a sus alumnos pues estos los demandarían, GTO nos demuestra que un pequeño y violento correctivo a tiempo es mejor que un futuro criminal; hoy en día la serie podría considerarse como políticamente incorrecta en muchos aspectos. Hay mucho que rescatar en cuanto a las estrategias didácticas y pedagógicas que se muestran, pero la más importante es el tener genuino interés por tus alumnos.  Actualmente trabajo como profesor en nivel licenciatura y esta serie me pareció simplemente fabulosa, una recomendación obligada y directo a mi top 5 de anime favoritos.