The Rain

Título Original: The Rain
Género(s): Ciencia Ficción postapocalíptica, Survival-Horror.
Productir: Christian Polativo.
Emisión: 2018.
Duración: 8 episodios.
Extras:

Después de algunas películas noruegas que he visto en los últimos años, ver que una producción original de Netflix provenía de Dinamarca me pareció interesante y más cuando la premisa era la de una historia postapocalíptica en la que la lluvia era aquel elemento del cual se debía huir, sobre todo por lo importante que es este fenómeno atmosférico para la vida.

La idea me pareció lo suficientemente buena y original para querer verla, además de que tenía ganas de una obra de este género. Para mi sorpresa la tensión inicial fue estupenda y me enganchó desde el primer episodio, pues tanto el peligro que significaba la lluvia como el desconocimiento de lo que estaba pasando, aunado a la banda sonora y una buena calidad general en pantalla, lograron sumergirme en un mundo a borde del apocalipsis.

La historia toma como personajes principales a Simone y Rasmus Andersen, hijos de un científico que por alguna razón sabe que algo malo pasará cuando llegue la lluvia. Sin explicarles nada, mete a su familia al auto y conduce tan rápido como puede para abandonar la ciudad, hasta que un accidente evita que salgan y los obliga a esconderse en un misterioso bunker en medio del bosque. Frederik, padre de los chicos, deja a ambos al cuidado de su esposa y sale del refugio pues al parecer él es el único que puede detener lo que está pasando.

Afuera todo es caos, la lluvia carga un mortal virus que mata a las personas casi al instante, miles de personas mueren y quienes logran salvarse no pueden exponerse al exterior pues la lluvia o los charcos están contaminados y cualquier contacto con el agua puede ser mortal. Así inicia un apocalipsis cuyas proporciones son tan grande que gran parte de Dinamarca debe ser puesta en cuarentena, pues los pocos sobrevivientes podrían estar infectados.

Simone y Rasmus pierden a su madre al poco tiempo de llegar al bunker, quedando solos por seis años a la espera de su padre, hasta que eventualmente las provisiones se agotan y deben salir a la superficie, donde encuentran un mundo totalmente distinto en donde la civilización y las leyes han perecido, con peligros en todas partes, tanto en el clima como en los sobrevivientes que no dudarán en matarlos por un poco de comida. Los hermanos conocen a otros sobrevivientes de quienes se hacen amigos y juntos tratan de llegar hasta el laboratorio donde creen que podía estar su padre.

Debemos aceptar que la parte de la lluvia es interesante aunque el resto de la premisa y sobre todo su desarrollo sea algo que ya hemos visto hasta el cansancio en obras como The Road (2009), Mad Max II, The Walking Dead o Nación Z. Y ese es justamente el problema de la serie, pues si bien tiene una premisa original el resto lo hace igual que todo lo ya visto.

Tenemos muchos clichés, como que los hijos cometen tonterías que terminan con la vida de su madre, que la civilización se pierde y muchos se vuelven salvajes o que hay grupos aparentemente pacíficos pero completamente locos, además de la premisa del elegido que porta una posible vacuna en su sangre. No obstante, la intriga que mantiene en los primeros capítulos es atractiva como para que quieras ver qué más pasa, aunque el final es donde todo se pierde y termina haciendo uso de lugares comunes ya muy vistos. Y ni siquiera los personajes malos que podrían representar una amenaza son tan brutales como en otras series.

Si bien en series postapocalípticas es difícil evitar el cliché de los hombres malos, la típica secta religiosa que oculta un secreto terrible o el uso de flash-backs como recurso para contar parte del pasado de los protagonistas y sus amigos, creo que no es imposible aún innovar en estos temas y eso es algo que me decepcionó de la serie, pues está muy bien hecha en el sentido técnico pero se va por el camino fácil de la fórmula que ya ha sido exitosa.

Aunque el peor de los problemas me parece que es la falta de lógica. En una serie sobre un virus donde los protagonistas han pasado seis años encerrados en un bunker es aceptable que no se enfermen porque estaban en un ambiente aislado, pero en ese caso ¿su sistema inmune no se vería comprometido y los haría más susceptibles al exterior cuando salgan?, ¿la falta de sol no les afectaría?, y ¿cómo lograron mantener la cordura encerrados tanto tiempo? dichas interrogantes ni siquiera se toman en cuenta.

Pero como ya dije, el principal problema está en el final (advertencia de spoiler). Si resulta que tu hermano es inmune a la enfermedad pero se vuelve altamente contagioso ¿por qué querrías liberarlo si es un peligro para toda la humanidad? Es obvio que el chico va a ser inmune y será la respuesta a la búsqueda de una vacuna, eso se deja ver desde el primer capítulo, son las motivaciones de los personajes para actuar como actúan las que no lograron convencerme.

Ahora bien, el principal problema de la serie está en el final, pero no por cómo termina, sino por dejarnos al vilo de una segunda temporada (recién estrenada este mes) en donde ahora una mega corporación sin rostro, todopoderosa y con recursos ilimitados es la culpable de propagar el virus con intenciones comerciales de carácter militar y que a pesar de que la enfermedad salió de su control no quieren aceptarlo, muy al estilo Umbrella de Resident Evil.

Lo que yo quiero es ver a un grupo de personas enfrentar una catástrofe de proporciones apocalípticas si tener idea de qué ni por qué ocurre, y sin que se explique en ningún momento, y que lo único que puedan hacer en tratar de sobrevivir, sin malos que los persigan ni grupos enajenados resultado de la “adaptación” al nuevo y salvaje mundo. La serie inicia bien y logra mantener tu atención, pero sus defectos termina por superarla, yo la recomendaría únicamente para quienes quieran ver una serie súper genérica de supervivencia.  Y recomiendo verla en idioma original porque el doblaje no me gustó.

Anuncios

Abuela Grillo

Abuela Grillo 1

Título Original: Abuela Grillo.
Género(s): Denuncia Social, Mitos, Drama.
Director: Denis Chapón.
Países: Bolivia, Francia, Dinamarca.
Emisión: 2009.
Duración: 12:42 minutos.
Extras:

Los Ayoreo son un grupo indígena que vive en una región que comprende los actuales países de Paraguay, Bolivia y Argentina. De éste grupo se desprenden los Totobiegosodes (“gente del lugar de los cerdos salvajes”), quienes —pese a ser una de las comunidades más aisladas del mundo— actualmente enfrentan un grave problema, pues sus tierras están siendo invadidas por especuladores, terratenientes y empresas que están deforestando los bosques y acabando con la riqueza ambiental del lugar.

Para una comunidad o grupo social, el deterioro de su medio ambiente (ecosistema) se traduce en la pérdida de su modo de vida, pues cuando su entorno natural se pierde, sus costumbres, ritos, mitos, herramientas y conocimiento asociado a ese medio en específico, se pierden también. Sin embargo, no sólo la destrucción afecta a los grupos humanos, sino el control, acaparamiento y privatización de los recursos naturales, como lo ocurrido en Cochabamba, Bolivia, en el año 2000, cuando el gobierno decidió privatizar el agua.

Abuela Grillo 2

Tomando en cuenta el conflicto boliviano y con base en la leyenda ayorea de Direjná, surge éste espectacular cortometraje que retoma la tradición de un pueblo indígena y la modifica para contarnos una problemática actual, en la que los recursos naturales se ven sobreexplotados por la codicia de los empresarios.

La calidad de animación —pese a su sencillez— es muy buena y nos demuestra que, a pesar de no existir una industria de animación latinoamericana que compita con las insaciables empresas estadounidenses, el talento está más que presente. El diseño de personajes es muy original y nos remite a las imágenes de las artesanías indígenas. La música es soberbia, amena y con todo el espíritu andino de la región. Y los escenarios nos sitúan perfectamente tanto en las selváticas regiones amazónicas como en las empinadas alturas bolivianas.

Abuela Grillo 3

La historia gira en torno a la Abuela Grillo, quien es la portadora de la lluvia y vive junto a una comunidad en una región selvática. Sin embrago, el exceso de precipitaciones afecta la aldea y los pobladores expulsan a la abuela del pueblo. La abuela triste por el rechazo vaga por la cordillera andina hasta llegar a una ciudad (presumiblemente Cochabamba o La Paz) enclavada en el corazón de las montañas. Allí es engañada por empresarios para hacer llover y vender esa agua a la gente afectada por la sequía.

La historia hace una inteligente crítica social, pues nos demuestra cómo la ambición de los empresarios explota de manera cada vez más desmedida e incluso absurda el recurso líquido, pero también nos deja ver cómo la oferta y la demanda encumbran dicha empresa, la cual sube sus precios cada vez más, obligando a la gente a pagarlos o morir de sed.

Abuela Grillo 4

El corto nos deja dos valiosas enseñanzas: respetar a la madre naturaleza y no lucrar con ella (mensajes que ya habíamos abordado con los cortometrajes españoles Bendito Machine). Dado que el equilibro de los ecosistemas es muy frágil, hacer un uso irracional de los recurso tarde o temprano provocará problemas y la madre naturaleza responderá de una forma tan violenta que no podremos contenerla, como ya empieza a suceder con el cambio climático. Además, el discurso es mostrado de manera tan bella que podríamos catalogarlo como un poema de denuncia social animado.

Sin duda, es una interesante propuesta que aborda un problema local pero con el apoyo de un grupo integrado por personas de distintos países. El director, Denis Chapon, es francés, los animadores son bolivianos y la producción corrió a cargo de la empresa danesa The Animation Workshop, de quien ya habíamos reseñado algunos de sus trabajos (Hum y Mighty Antlers).

Para saber más sobre los Ayoreo