Aho-Girl

Título Original: アホガール (Aho giru).
Género(s): Comedia, Slice of Life.
Director: Keizô Kusukawa y Shingo Tamaki.
Estudio: Diomedáe.
Emisión: 2017.
Duración: 12 episodios.
Extras:

Luego de ver Evangelion por Netflix, tenía ganas de ver una serie de comedia simple, sin demasiadas complicaciones y debido a algunos videos graciosos de compilaciones de anime me decidí a ver Aho Girl, anime basado en el manga 4-Koma de Hiroyuki, aunque su forma de mostrar la historia no responde tanto a este formato como lo hacen obras clásica del género como Lucky Star.

La calidad del anime está bien y ya, es genérico como el 90% de lo que se hace actualmente, con diseños simples y escenarios que no destacan en nada pero cumplen, la música es adecuada pero tampoco sobresaliente y la personalidad de los personajes es cliché pero se queda en el límite de ser insoportable. Quienes salvan realmente la cuestión de los personajes son los seyûs, pues realizan un buen trabajo, sobre todo Tomokazu Sugita quien da voz a Akuru, personaje que se parece mucho a Kyon de Suzumiya Haruhi no Yûutsu y a quien también da voz; que por cierto hace una semanas (ayer para el momento en que escribo esto) el estudio encargado de animar Haruhi (Kyoto Animation) sufrió un antenado.

La serie sigue las andanzas de Yoshiko, una chica de preparatoria sumamente tonta a quien no le importa nada salvo jugar y comer plátanos. Yoshiko tiene las peores calificaciones y su propia madre sabe que no logrará sobrevivir en sociedad a menos de que se case con algún buen hombre, por lo que ambas tratan de impedir que alguna otra mujer se acerque a Akuru, el único amigo de Yoshiko y a quien conoce desde la infancia. A diferencia de ella Akkun, como lo apoda, es un joven responsable y estudioso que sí se preocupa por su futuro, aunque lamentablemente la pesada amistad de Yoshiko perturbe su calma y su hermana menor sea igual de tonta que se única amiga.

A la dispareja dupla se une la simpática y amable Sayaka, quien trata de mantener la cordura en el grupo pero siempre termina sufriendo por la hiperactividad de Yoshiko. Juntos trataran de que Yoshiko mejores sus calificaciones y Akuru sea más sociable, aunque con pocos resultados. Además de ellos tenemos otros personajes, como la Presidenta del Consejo de Ética, quien está enamorada de Akuru y en secreto es una pervertida, Ryuuichi, un abusivo que idolatra a Akuru o los tres niños con quienes Yoshiko suele jugar en el parque y que a pesar de su edad de comportan de forma más madura que la protagonista.

La serie apela a una comedia física exagerada con bruscos cambios de ritmo que buscan enfatizar el peculiar humor al escalar las situaciones a niveles extremos en pocos segundos y agregando sendos, aunque no del todo sugerentes, toques de fan-service. Creo que el problema es que si bien escala las situaciones muy rápido, lo cual hemos visto funcionar de forma brillante en serie de comedia similar como Asobi Asobase donde vemos que las cosas pasan de algo tierno a algo tétrico en cuestión de segundos y de forma muy graciosa, aquí se alargan demasiado las escenas, tanto que deja de parecer un 4-Koma y pierde un poco el chiste.

El fan-service tampoco es del todo excitante, aunque hay muchas pantsu-shots e insinuaciones sexuales, algo inocentes, por parte de algunos personajes hacia Akuru, esa parte de comedia tonta le quita el impacto que podría tener. Digamos que por los estereotipos de las chicas se pudo haber desarrollado un interesante Ecchi harem, aunque la historia va por otro camino totalmente.

Si bien se muestra la vida cotidiana de los personajes, tampoco es que sea un Slice of Life como tal, lo catalogué así en la ficha técnica, pero aun cuando ese género busca mostrar el día a día lo hace de una etapa significativa en el personaje, aquí todo es plano y repetitivo, después de los primeros tres capítulos ya nada vuelve a ser sorpresivo, los personajes no evolucionan y todo termina igual que como comenzó, nadie crece realmente, a pesar de que los protagonistas hacen más amigos no es suficiente para apreciar un desarrollo en estos.

La serie es divertida, pero el problema es que es repetitiva y plana, después del capítulo tres todo es igual y llegué a hartarme por momentos. Los episodios duran sólo doce minutos, si hubiesen durado 24 como se acostumbra seguramente no habría soportado terminar la serie, me pasó lo mismo que con Amanchu!, aunque aquí no me costó tanto porque su duración es mucho menor. En capítulo final no me gustó para nada pues vemos a Yoshiko de niña la cual es odiosa e insoportable, si hubiese sido igual toda la serie no habría pasado del capítulo tres. Creo que es una de esas series para poner de fondo mientras haces otras cosas y sólo prestas atención a la pantalla de vez en cuando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s